Análisis

Análisis | Untitled Goose Game es una fantástica gansada

Un juego breve pero extremadamente entretenido; disfrutemos siendo un verdadero ganso en esta divertidísima propuesta de caos y graznidos

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Análisis | Untitled Goose Game es una fantástica gansada

Análisis | Untitled Goose Game es una fantástica gansada

Qué difícil es escribir una reseña sobre Untitled Goose Game y hacer que el texto le haga justicia a todo lo que el juego hace bien, cuando la verdadera respuesta es ir y jugar Untitled Goose Game y descubrir qué es ese Todo que hace tan bien; porque esta es una experiencia inesperada, sorprendente y, por sobre todas las cosas, entretenida. Permítanme espoilearles el final y decir que Untitled Goose Game es un juego que hay que probar tan pronto como puedan pues, a pesar de su corta duración, será una de las cosas más divertidas que van a descubrir este año. Si les interesa saber por qué, sigan leyendo, que ahora pasaré a explicar.

Nuestro protagonista es un ganso. Sí, una bolsa de plumas que emerge graznando desde unos arbustos y se lanza a una odisea de incordios a lo largo de cuatro escenarios principales y sus caminos intermedios. Nuestra ave puede moverse a paso normal, bamboleando el cuerpo con “física de ganso”, lo que significa que la cabeza permanece siempre quieta; uno de los muchos pequeños detalles que hacen de este juego una delicia. También podemos correr, lo que dificulta doblar con rapidez; algo sorprendentemente necesario a tener en cuenta a la hora de huir de nuestros eventuales persecutores. Con el gatillo Izquierdo bajaremos la cabeza de nuestro animal, lo que nos permitirá alcanzar objetos pequeños que estén en el piso y escabullirnos por accesos de menor tamaño. Interactuaremos con el mundo mediante nuestro pico, picoteando cosas o recogiéndolas para llevarlas con nosotros. Finalmente, hay un botón exclusivo para graznar y otro para extender nuestras alas. Esta última acción es técnicamente inútil… con excepción de una misión específica que no revelaré aquí.

Nos vamos con la música a otra parte

Con los pocos comandos previamente mencionados, la desarrolladora House House nos ofrece un protagonista original, orgánico y sumamente adorable… a menos que seamos uno de los habitantes del pequeño pueblo inglés por el que nuestra amenaza plumífera irá de visita. Cada una de las cuatro áreas principales poseen una lista de actividades a realizar; desde descubrir cómo entrar a un jardín hasta robarnos un botecito de juguete; nuestro itinerario de pequeñas y grandes diabluras no parece tener mayor objetivo que entretener. Objetivos que hemos de cumplir de varias formas, siempre acudiendo a nuestras habilidades de sigilo, nuestro ingenio, y el uso de las herramientas que encontremos en el campo de batalla. Muchos han hecho comparaciones con Metal Gear Solid y Hitman, y una vez que probamos el juego podemos entender perfectamente la legitimidad de tales comentarios.

Untitled Goose Game apela más a una sensación de ternura y picardía, sin embargo. Su hermoso diseño de arte alude a colores planos, sin líneas que los delimiten, dándole a todo el apartado gráfico un aire agradable, relajante. Tan relajante y agradable como la fantástica banda sonora, que se limita a una serie de melodías en piano que se ejecutan a medida que la acción se desenvuelve. Es música incidental en su más sutil expresión, y suma muchísimo a la hora de crear la ambientación perfecta para nuestras travesuras de ganso… Para nuestras gansadas; eso es. Todo se expresa con imágenes y sonido, sin acudir ni una sola vez a diálogos o palabras dichas por los pocos pueblerinos que caerán víctimas de nuestras fechorías. Es un excelente uso de todos esos elementos.

¡Oh, Dios, este ganso sabe usar herramientas!

Probablemente su único verdadero defecto es su corta duración. Podremos recorrer todo el juego en un promedio de 3 horas (mucho menos cuando ya sabemos qué hacer), aunque debo decir que tras finalizar la aventura descubriremos que hay más misiones a realizar, lo que es una linda sorpresa que suma contenido al juego. Estas nuevas misiones son más complejas que las originales; que en algunos casos se podían resolver casi sin que nos demos cuenta. Sólo algunas de ellas presentan cierta dificultad; en especial en las que hay que juntar una serie de objetos en un punto específico del área actual; pero al no haber posibilidad de morir, todo se reduce a prueba y error y, más que nada, a pasarla súper bien molestando a los demás; y eso está perfecto.

El crimen perfecto, muejeje--digo, "Honk"...

Al final del día, Untitled Goose Game es una pequeña joya que nos va a dejar con una sonrisa perpetua a medida que exploramos todo lo que nos ofrece. Nuestro ganso es un absoluto desgraciado, pero eso también parte de la naturaleza de quien se pone a su control; el jugador que, por un rato, disfruta con cada pequeña diablura perpetrada por nuestro plumífero protagonista. Ojalá House House anuncia DLC con más contenido en el futuro cercano, pero, de no ser así, lo que ya hay disponible en el juego final es más que suficiente para divertir a toda la familia, por más breve que sea. Y como bien dicen: si bueno y breve, dos veces bueno. ¡Honk!

Superé Untitled Goose Game tras poco más de 3 horas de juego, dejando una hora más para ir probando los desafíos adicionales. Es una experiencia agradable y sumamente entretenida. Pero en serio, ojalá haya DLC con más áreas. ¡Queremos más Untitled Goose Game!

En esta nota
  • untitled goose game

Comentarios