Análisis | Unruly Heroes (PC, Xbox One, Switch)
Análisis

Análisis | Unruly Heroes (PC, Xbox One, Switch)

Un equipo de veteranos de Ubisoft Montpellier nos trae el juego más parecido en años a los queridos Rayman Legends y Origins. Maxi te cuenta lo bueno que está.

Avatar del

Por: Maximiliano Peñalver

Splasher fue uno de los mejores juegos de plataformas del 2017 y desgraciadamente casi nadie que conozco lo jugo. Carajo, casi nadie lo conoce. Punto. Y en lo que tiene que ver con Malditos Nerds, me hago responsable. 2017 y 2018 fueron años complicados y no pude escribir prácticamente nada para este sitio, algo que pretendo enmendar en este 2019.

Y es que con Unruly Heroes, creado (como Splasher) por veteranos de la serie Rayman, tranquilamente podría pasar lo mismo y es algo que me joderia demasiado. Es importante defender los géneros que nos apasionan. Si bien los juegos de plataformas no están abandonados ¿cuantos por año realmente valen la pena? Este año tengo el foco en ellos, aunque no podía empezar peor.

Esta vez el radar no me falló, aunque me enteré de la existencia de Unruly Heroes el mismo dia en que se lanzó. Es un título creado por un equipo reducido, varios de ellos ex-Ubisoft Montpellier, algo que se nota desde la primera imagen ya que el estilo visual del juego es exactamente el de Rayman Origins. Pero Unruly Heroes, aun con sus similitudes, es un juego completamente diferente.

La inspiración es Journey to the West, una novela clásica china del siglo XVI de la que existen innumerables adaptaciones a todos los formatos de arte conocidos. Una de las mejores es una delirante película de 2013, dirigida por Stephen Chow (Shaolin Soccer, Kung-fu-sión). Basándose en esta famosa historia del “Rey Mono”, Magic Design Studios creó un juego de acción y plataformas, con acento en esto último.

El combate puede convertirse muy pronto en un caos de ataques y efectos

De todas maneras, en Unruly Heroes, la historia es lo de menos más allá de ser un pretexto para la ambientación y el diseño. El juego se centra en cuatro personajes, y aunque claramente el diseño de los niveles y de las mecánicas está pensado para el juego cooperativo, funciona también a la perfección jugando solos.

Los cuatro personajes son un mono (personaje central de la historia original) un cerdo, un “bruto” y un monje. Si bien algunas habilidades se repiten en algunos (el doble salto, flotar) en el combate son todos bien distintos. Si jugamos de a cuatro cada uno tomara un personaje y en cualquier otra configuración, cualquiera podrá alternar entre los personajes que no estén siendo utilizados en ese momento.

Esto en ocasiones más que una opción es un requerimiento, -sobre todo cuando jugamos solos- ya que hay segmentos en que las habilidades específicas de cada uno serán necesarias para poder avanzar.

El equipo de Rayman Origins repite su magia con el diseño de estos clásicos de la literatura china

Cuando un personaje muerte, aparece en forma de burbuja, lo que nos permite “revivirlo”. Si esa burbuja la revienta un enemigo perdemos la oportunidad hasta llegar a un checkpoint, algo problemático sobre todo cuando jugamos solos y estamos enfrentando un jefe. Si, es un sistema similar al de Rayman Legends y New Super Mario Bros.

El combate es preciso y cumple con creces su cometido, sobre todo en los jefes, pero como en Guacamelee! nunca es mayor en importancia a los segmentos de plataformas.

Los niveles son lo mejor del juego y nos vuelan la cabeza. El estilo de arte dibujado a mano va escalando en cada mundo que visitamos. Los personajes, la variedad de enemigos de todos los tamaños, y también los fondos, las estructuras y todo lo que tiene que ver con los elementos. La paleta de colores es un espectáculo, los tonos vibran en cada pantalla resaltando los múltiples planos que las componen. Sigo asombrandome por las posibilidades que le brinda a los desarrolladores la plataforma Unity, que ha demostrado ser extraordinaria.

Cada uno de los mundos tiene un tono distinto

Detrás de este colorido y lisérgico mundo de fantasía hay un juego muy interesante que si bien empieza sencillo, se vuelve un poco más desafiante a cada paso. Lo básico queda claro desde el principio. Cada nivel contiene cien monedas, un fragmento de pergamino y una medalla a conquistar según nuestro desempeño (cantidad de muertes / tiempo que nos insume llegar al final). Son cuatro mundos, muy diferentes entre sí y cada uno tiene un “jefe” principal. Eso no es todo - en los 29 niveles que suman la totalidad de la aventura, vamos a encontrar muchas sorpresas, todo el tiempo.

Unruly Heroes hace gala de un control preciso, diseño de niveles interesante y variado, con secretos lo suficientemente ocultos para que sea un placer encontrarlos y no una pesadilla. Creanme que solo con esto hubiese sido más que suficiente para dejarme satisfecho, pero tras unos niveles introductorios el juego pone quinta a fondo y no solo eleva bastante su nivel de dificultad (nunca llegando a ser injusto o a un nivel “Celeste”) sino que nos presenta una nueva mecánica tras otra, cada una más original que la anterior, todas acompañadas de situaciones ideales donde utilizarlas.

A través de una de las mecánicas más originales, por ejemplo, podemos poseer enemigos y controlarlos. Con algunos de ellos podemos incluso instruir a sus compañeros a que tomen acciones contra nuestros enemigos o nos ayuden a superar tramos del nivel.

Es difícil elegir un favorito entre estos cuatro grandes personajes

Unruly Heroes también presenta varias formas de desplazarnos por los niveles además de caminar y saltar. Cada personaje tiene un movimiento especial que está enfocado en el combate, pero tanto del mono como del cerdo y del monje nos vamos a encontrar con monumentos que nos permiten realizar acciones que tienen que ver con la movilidad (el bruto a falta de estatua es el único con la fuerza para destruir cierto tipo de barricada).

Si bien no tuve grandes problemas para terminarlo, el juego explica muy mal un par de mecánicas fundamentales. Sobre todo una, que a su vez tiene dos propósitos: el Dash.

Este envión nos permite alcanzar lugares a los que ni con el doble salto podemos llegar y ademas (quizas lo mas importante), nos permite atravesar ciertos elementos sin sufrir daño. Esto no es menor, sobre todo en un segmento en particular que me costo muchisimo mas de lo que debería por desconocer esa posibilidad, un poco por la falta de explicación y por el otro porque es un movimiento que pasamos de prácticamente no necesitar a usarlo constantemente. Si lo juegan, tenganlo en cuenta.

Imposible que te explique lo que está pasando acá sin que te hagas un matete en la cabeza

Unruly Heroes es juego de acción y plataformas maravilloso, una gema que todos los amantes del género deberían atesorar. El control es increíble y las mecánicas son geniales. El diseño de los niveles -que hacen un mix de vertical y horizontal todo el tiempo- es variado, cada uno una experiencia única. Hay un par de niveles que ya los tengo agendados como candidatos a “mejor nivel del 2019” pero ninguno me parecio malo.

Una mención especial para los efectos climáticos. Es impresionantes pasar de bosques calmos y verdosos a zonas áridas con ríos de lava que escupen ceniza y huracanes que entorpecen nuestro avance. Es emocionante, entretenido, creativo y variado. Podemos estar resolviendo un puzzle enorme (la pantalla se aleja para darnos mayor visibilidad por momentos) y de repente estar corriendo de un enorme monstruo que no se detiene haciendo que un error de cálculo sea el último.

Unruly Heroes es realmente extraordinario, una de las primeras grandes sorpresas del 2019 y seguramente en el final, también será uno de sus mejores juegos.

En esta nota
  • indie
  • juegos de plataformas

Comentarios