Análisis | Teppen es el universo Capcom en tu bolsillo
Análisis

Análisis | Teppen es el universo Capcom en tu bolsillo

Ryu se enfrenta nuevamente a personajes como Dante o Wesker pero en un juego de cartas

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Pocas compañías de videojuegos tienen en su repertorio franquicias tan queridas como Capcom. Ya sea gracias a juegos de peleas como Street FighterDarkstalkers, juegos de acción como Devil May Cry, clásicos como Megaman o titanes del horror como Resident Evil, el estudio japonés es uno de los más importantes en la historia de los videojuegos. Con un universo de personajes de tal magnitud, la compañía también incursionó en crossovers y es exactamente eso lo que, en colaboración con GungHo Online Entertainment, presenta con Teppen: Capcom en un formato compacto.

Teppen es un juego de cartas free-to-play para Android y iOS que combina numerosas franquicias de la compañía japonesa en un estilo diferente a los demás juegos del género. Mientras que los juegos de cartas por lo general presentan partidas por turnos, Teppen ofrece duelos en tiempo real, lo que tiene tanto sus puntos positivos como sus contras.

Por empezar, Teppen nos da la opción de elegir un personaje que el juego denomina como “héroe” para representar nuestro mazo. Los personajes disponibles provienen de varias franquicias de Capcom: Ryu y Chun-Li de Street Fighter, X de Megaman X, Dante de Devil May Cry, Morrigan de Darkstalkers, Albert Wesker de Resident Evil, y Rathalos y Nergigante, de Monster Hunter. Cada uno de estos personajes tiene su propio episodio en el modo historia, y la primera vez que iniciemos el juego estaremos jugando automáticamente la historia de Ryu a modo de tutorial.

Teppen tiene dos tipos de carta que constituyen cualquier mazo. En primer lugar, el tablero tiene tres espacios para colocar cartas de ataque, que una vez jugadas atacarán constantemente. Cada carta que se juega en el tablero tiene un valor de ataque y un valor de vida. Si nuestra carta no tiene ninguna otra carta inmediatamente en frente, atacará directamente los puntos de vida del oponente restándole de su total de 30 nuestros puntos de ataque. Si, en cambio, otra carta recibe nuestro ataque, se le restará de sus puntos de vida el valor de nuestro ataque.

El otro tipo de carta se denominan cartas de acción. Estas cartas tienen variados efectos especiales y al utilizarse se pausa toda acción del juego para poner en marcha los efectos de la carta. Cuando uno de los dos jugadores utilice una carta de acción, su oponente tiene 10 segundos para responder con otra carta de acción propia si así lo desea. Al final de esta cadena de acciones, se activarán todos los efectos de las cartas empezando por la última carta jugada.

El tablero de juego en una partida típica

Por supuesto que jugar cartas no es un movimiento que pueda hacerse constantemente. Cada carta, ya sea de ataque o de acción, tiene un costo de PM que debe gastarse al momento de ponerla en juego. El PM está en constante regeneración, a una velocidad lo suficientemente balanceada para obligar a armar mazos que tengan una buena combinación de cartas con bajo costo de PM, fáciles de usar rápido, y cartas poderosas de alto PM, por las que valga la pena esperar.

El primer gran problema de Teppen es que toda esta información está explicada de manera increíblemente atroz en el juego. Teppen pone a los jugadores directamente en medio de la acción en su tutorial con pequeños recuadros de texto para explicar cómo jugar un juego de cartas completamente nuevo y ni siquiera detiene el juego para algunas de sus explicaciones. Es la definición de aprender a las patadas y si bien uno efectivamente termina aprendiendo, deja una muy mala primera impresión.

No ayuda en nada que, además, Teppen tiene graves problemas para enseñar sus sistemas fuera del tutorial. De hecho, cualquier explicación sobre el juego es prácticamente inexistente. Muchas cartas tienen efectos especiales propios de la carta en sí, como por ejemplo el estado “Vuelo” en los personajes que suelen tener alas, o efectos que se activan en determinadas situaciones, como “Venganza” o “Contraataque”. El problema es que el juego no explica en absoluto qué hacen estos efectos ni tampoco qué los activa. Uno puede inferir qué es un contraataque, pero no existe ninguna indicación en el juego que pueda quitar esas dudas y el único botón de ayuda nos lleva a sección de preguntas de la página oficial del juego en el navegador web. Y ni siquiera eso contiene todas las respuestas que uno necesita.

La historia del juego no tiene mucho sentido.

El modo historia, por suerte, es lo suficientemente fácil para practicar el juego. Cada personaje tiene su propio episodio que deberá completarse para desbloquearlo junto con un nuevo mazo, y cada episodio se divide en tres peleas con pequeñísimas viñetas que no van hacia ningún lado narrativamente y sirven más que nada como excusa para ver diferentes personajes de Capcom interactuando.

El juego tiene también un modo práctica, en el que podemos elegir nuestro oponente y su dificultad, así como también un modo desafío en el que tendremos batallas con mazos predeterminados. Ambos modos son simples y ayudan a entender mejor el juego, aunque no quitan el problema que tiene Teppen a la hora de aclarar las cosas.

Una vez que estemos listos para armar un mazo, podremos utilizar la gran variedad de cartas que hayamos conseguido al desbloquear los diferentes héroes. Además, varias de las actividades del juego nos recompensan con tickets y monedas que se utilizan para comprar paquetes de 6 cartas que no se consiguen en el modo historia. Por supuesto que también pueden comprarse dichos paquetes con dinero real, pero los materiales gratis para comprarlos se consiguen de manera bastante regular en los varios modos de juego. La construcción del mazo en sí, sin embargo, es un tanto compleja debido a algunas limitaciones que, de nuevo, Teppen no explica bien.

Algunas cartas son claras en sus efectos, pero otras no tanto.

Lo primero que se elige a la hora de crear un mazo es nuestro héroe. Este personaje tiene una habilidad especial que se puede utilizar de manera activa en medio de una batalla y además tiene un determinado color asignado: rojo, verde, púrpura o negro. Luego, tendremos que elegir 30 cartas para utilizar, cada una de ellas también con su color. Los diferentes colores representan a grandes rasgos un determinado estilo de juego. Las cartas rojas, por ejemplo, están enfocadas en ataque puro, mientras que las verdes suelen priorizar la recuperación de puntos de vida. Las cartas de distintos colores pueden mezclarse, pero por cada color que no coincida con el de nuestro héroe tendremos una penalización que restará del máximo de 10 PM, por lo que no será posible usar las cartas más fuertes en mazos que no se centren en un color específico.

Con nuestro mazo ya armado, podemos adentrarnos en el atractivo principal del juego: los modos online. Además de las clásicas partidas libres y partidas en lobbies, el juego cuenta con dos grandes modos online. El modo Grand Prix, que aún no está habilitado y parece que será utilizado para grandes eventos, y las partidas por rango. El sistema de rangos es similar a cualquier otro juego con este modo, donde más victorias nos harán subir de rango y derrotas consecutivas nos quitarán la oportunidad de avanzar.

Las cartas de ataque son clave para un buen mazo aunque, de nuevo, los efectos necesitan ser más claros.

Si bien es divertido probar nuestro mazo contra otros jugadores, el modo online demuestra que Teppen quizás no es tan juego de cartas como dice ser. Debido al sistema de batalla en tiempo real, Teppen termina pareciendo más un juego al estilo defensa de torres que un metódico juego de cartas. La acción es constante, hay muchas cosas pasando al mismo tiempo y sin descanso, y la estrategia favorece la intuición por sobre detallada planificación que podría tener lugar si se jugase por turnos. Cada partida tiene un límite de 5 minutos, y esos son 5 minutos en los que uno tiene que estar constantemente pendiente de varios elementos en la pantalla sin lugar a un respiro para planear estrategias. No es inherentemente malo, pero sí es diferente a lo que uno espera cuando escucha “juego de cartas”.

Esto trae consigo otro de los problemas de Teppen, y es que no se siente tan cómodo como juego de celulares. El juego únicamente utiliza el modo horizontal, por lo que ambas manos son necesarias para jugar. Sumado al alto nivel de concentración que exige, esto limita las condiciones de juego de una forma que otras propuestas en estas plataformas no. Uno tiene que sentarse a jugar Teppen, no puede simplemente abrir la aplicación en cualquier lugar mientras hace otra cosa y esperar tener una buena experiencia. Por eso, Teppen quizás se sienta más a gusto en tablets que en celulares, y definitivamente se beneficiaría de alguna manera de poder jugarlo en PC.

Por si esto fuera poco, en mi experiencia Teppen no es exactamente un juego con buen rendimiento. Si bien el juego se ve muy bien con ilustraciones hermosas, consume demasiada batería en mi celular, durando apenas un poco más de dos horas. Además, a la sexta vez que la aplicación crasheó, cerrándose automáticamente sin darme ninguna opción ni explicación, dejé de contar las veces sucesivas. Esto refuerza más todavía la idea de que Teppen quizás estaría mejor en otras plataformas que no sean exclusivamente móviles.

Podemos ver repeticiones de nuestras partidas online e incluso pausarlas para analizar la acción.

Lo cierto es que, a pesar de todos sus problemas, Teppen es un juego entretenido. Combinar personajes del universo de Capcom tiene de por sí un atractivo que a muchos nos puede, pero además Teppen tiene sus méritos propios. Si bien es pésimo para explicar sus sistemas, una vez que uno entiende el sistema de batalla es divertido ponerse a prueba contra otra persona online. El juego tiene muchos problemas a solucionar, pero precisamente son problemas solucionables. Quizás en un futuro, con mejores tutoriales y, esperemos, ports a otras plataformas, Teppen realmente pueda llegar a ser un juego que pise fuerte en el mundo de los juegos de cartas.

En esta nota
  • Teppen

Comentarios