Análisis | Resident Evil 2: The Ghost Survivors DLC (PS4, X1, PC)
Análisis

Análisis | Resident Evil 2: The Ghost Survivors DLC (PS4, X1, PC)

El primer pack de contenido gratuito de la remake de Capcom mantiene el alto nivel del original, sumando mecánicas originales y tres historias breves pero sustanciosas

Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Si había algo que no esperaba de la remake de Resident Evil 2 era la sincera compasión que tiene hacia las víctimas de la tragedia de cine Clase B que sufre Raccoon City. Esperaba sustos, acción, y reirme de las frases repetidas de Leon, pero no me imaginé que un par de escenas del juego me hiciesen un nudo en la garganta.

Esto no es casual. Los diseñadores aprovecharon la calidez de las capturas faciales del motor gráfico RE Engine para comunicar sutilmente emociones que nos hacen empatizar con los personajes. ESA escena dentro de la armería tiene una dignidad que la serie jamás había logrado - o mejor dicho, que ni siquiera había buscado.

La catástrofe de Raccoon City tiene, como claramente explica el primer modo extra, cuatro sobrevivientes, ¿pero qué pasaría si las cosas hubieran sido de otra manera? En The Ghost Survivors Katherine Warren aprovecha la distracción del jefe Irons para defenderse y escapar del orfanato, Robert Kendo no aprieta el gatillo y decide honrar la memoria de su hija huyendo del apocalipsis, a la vez que un soldado olvidado conocido como Ghost recibe una segunda oportunidad para replicar la hazaña de HUNK.

El objetivo de cada aventura de Ghost Survivors es simple: llegar del punto A al punto B, con armas predeterminadas y enemigos que siempre están en los mismos puntos. Como en “The 4th Survivor” la idea es jugarlo varias veces hasta conocer la ubicación de los zombis e ir desarrollando estrategias para enfrentarlos. Además, cada modo presenta un nuevo tipo de enemigo que complica el combate.

A diferencia del modo de HUNK disponible en el juego base, en el que no hay items extra para recoger en los niveles, Ghost Survivors suma como pequeña variante enemigos que cargan mochilas con distintos objetos. Algunos, como las llaves y nuevas armas, son necesarias para avanzar. Otras mochilas tienen municiones y plantas curativas, y será nuestra decisión arriesgar la vida para mejorar nuestro arsenal. Además de las mochilas, hay máquinas expendedoras que ofrecen tres objetos distintos de los que solo podemos elegir uno.

Katherine no era más que un cadáver en el juego base, y se merece el final feliz que este DLC le deja buscar

Desde el principio se pueden elegir los tres niveles, cada uno con una graduación de dificultad distinta. Ninguna de las tres es particularmente difícil para veteranos del juego, pero la enorme cantidad de zombis y la imposiblidad de salvar la partida hace que la dificultad básica ya sea más alta que cualquier momento que vivimos en las campañas de Leon o Claire.

La más fácil (y corta) es la aventura de Katherine, la hija del alcalde. Partimos del orfanato camino a las celdas de la comisaría, y casi de inmediato encontramos nuevos enemigos, zombis blancos que deben ser ejecutados con armas especiales o regeneran hasta el infinito.

Katherine se enfrenta a espacios cerrados que son casi puzzles, cada uno una nueva situación que puede resolverse de distintas formas dependiendo de las armas que tenga a su disposición. Cada uno tiene una llave escondida que abre un candado que nos permite acceder a la zona siguiente.

Es la más simple, y quizás por eso la más rejugable de las tres aventuras, con momentos espeluznantes como el descenso de una multitud de zombis de ese colectivo abandonado que recordamos del juego base. Un escalofrío garantizado, sin importar cuántas veces lo hayas jugado.

¿Qué pasaría si Robert Kendo se hubiese dado una nueva oportunidad?

La aventura de Robert es un poco más complicada. Los enemigos especiales son zombis de ojos brillantes que al morir lanzan una nube de humo venenoso. Esto nos obliga a matarlos a distancia y a evitar los espacios cerrados, aprovechando ventanas y ángulos que dejan muy poca libertad de acción - pero ese es el desafío, claro. Para colmo de males, Robert tiene solamente una pistola y la escopeta que es una sentencia de muerte inmediata si la usamos contra los nuevos enemigos.

Robert debe descender desde su armería hasta el incinerador, tomando la ruta de las cloacas. Es un camino más o menos directo para los conocedores del juego con un par de complicaciones que tienen que ver con las puertas que los diseñadores decidieron mantener abiertas. No esperes terminarlo sin problemas en la primera pasada.

No esperes que ninguno de los tres personajes se juegue distinto. No tienen diferencia de velocidad o resistencia

La aventura final es la de Ghost, un soldado del equipo de Hunk que elige escaparse a través del laboratorio. La complicación de este caso son sus propios compañeros zombificados, con chalecos antibalas y cascos que impiden los disparos a la cabeza, así que balas a la rodilla, y a correr. Es otro recorrido breve, con un par de grandes cameos al final.

Cada una de las historias empieza y termina con breves cinemáticas en el estilo de proyecciones fílmicas en blanco y negro. Como todo en este DLC son sutiles pero efectivas formas de reutilizar contenido sin invertir en nuevos assets. Las actuaciones de voz mantienen el nivel del original y, por supuesto, están traducidas al castellano.

Al terminar las tres historias, el DLC ofrece una pequeña sorpresita extra, que es mejor que descubras por tu cuenta. Además, hay una alta cantidad de objetos destrabables que hacen que las múltiples pasadas por cada historia no se sientan repetitivas. Parece increíble que poner una máscara de león a un personaje no baje ni un poco la tensión de estas aventuras.

Las nuevas mecánicas de Ghost Survivors convierten cada ambiente del juego en un puzzle emergente, complicando las estrategias que aprendimos en el juego base y haciéndonos improvisar y perfeccionar nuevas técnicas. La confianza de los diseñadores en su sistema de combate hace que este DLC parezca casi un boceto de las situaciones que podría ofrecer un Resident Evil VIII.

Ghost Survivors pierde la oportunidad de expandir el "lore" del juego. No hay textos ni referencias a la historia de Umbrella

Hasta ahora este 2019 ha sido un año de pequeñas y grandes decepciones. Far Cry: New Dawn, Metro: Exodus, Anthem y Kingdom Hearts III no están a la altura de lo que prometían, y Resident Evil 2 es un recordatorio de que la ejecución impecable de ideas clásicas supera a la acumulación inconexa de conceptos de gameplay disonantes. Ghost Survivors demuestra que aún con sistemas que parecen a primera vista limitados hay lugar para la experimentación.

Con The Ghost Survivors, la experiencia Resident Evil 2 se puede considerar completa. Es un verdadero regalo para los que creían que habían sacado el jugo, ya que las nuevas mecánicas se adaptan de forma orgánica a los sistemas que conocemos y no es difícil pensar lo interesante que sería volver a jugar desde el principio con estas armas y enemigos.

Y a la vez, la idea de volver a recorrer los mismos tres ambientes otra maldita vez resulta abrumadora. Resident Evil recicla sus ambientes con una inteligencia e imaginación que pocas veces se ve en un juego de terror, pero si Capcom está planeando a futuro vender contenido descargable, es hora de que se sumen nuevos escenarios.

En esta nota