Análisis | Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville es más de lo mismo
Análisis

Análisis | Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville es más de lo mismo

Quizás habría que regar un poco más esta tercera entrega

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Se siente raro ver un juego como Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville estando casi a fines de 2019, ni que hablar de lo que ya sabemos es la última temporada pesada de lanzamientos antes de la nueva generación de consolas. Esta serie de spin-offs del tower defense de celulares empezó en el 2014 y el panorama de shooters y videojuegos en general cambió mucho con el paso de los años. Este juego, sin embargo, pareciera un producto del pasado.

Battle for Neighborville, la tercera entrega de estos third-person shooters, es muy fácil de entender incluso para los que no tienen familiaridad con los juegos anteriores: tanto las plantas como los zombies tienen varios personajes en su grupo, cada uno con diferentes habilidades. La mayoría puede encasillarse en roles típicos del género como artillería a corta o larga distancia, soporte o incluso enfoque en combate cuerpo a cuerpo. Tendremos que usar nuestras herramientas para trabajar en equipo y cumplir los objetivos que los varios modos de juego presentan.

Antes que nada, sin embargo, el juego nos pone en una especie de lobby que hace las veces de menú, típico de varios juegos online de estos últimos años. Luego de un ligero tutorial que nos ofrece un paseo por el lobby, el juego nos suelta la mano y podemos elegir cualquier modo de juego para empezar a disparar tanto a otras personas online como a IA enemiga. Me parece importante destacar que es imposible jugar este juego sin estar conectado a internet. Por más tenga contenido que, técnicamente, podría jugarse offline, el juego no te va a dejar pasar la pantalla de inicio si no puede conectar con los servidores de EA (cosa que me pasó cuando me quedé sin internet por unas horas).

El contenido para un jugador es una campaña muy ligera, con poco diálogo que involucra intentos demasiado forzados por hacerte reír constantemente. Las misiones en sí son muy predecibles y repetitivas: hay dos áreas principales y cada área tiene un jefe. Para enfrentarte al jefe, primero hay que completar una serie de tres misiones, cada una con diferentes objetivos. Estos van desde escoltar a un personaje, destruir ciertos objetos o defender una zona. Es muy claro desde el principio que estas misiones están diseñadas para ser jugadas en cooperativo: la dificultad para un solo jugador es altísima porque no hay un único personaje que tenga las herramientas necesarias para abordar estas misiones de manera que no genere frustración.

Los jefes son varios, pero todos tienen tanta salud que derrotarlos sin jugar en cooperativo lleva demasiado tiempo.

Más allá de este modo, el multijugador competitivo tiene exactamente lo que uno espera de este tipo de juegos: un modo 4 contra 4 donde no pueden repetirse personajes, team deathmatch de 8 contra 8, un modo de 12 contra 12 que consiste en capturar zonas y la ya clásica adaptación de tower defense de Plants vs. Zombies a modo horda. Además, el juego tiene modos que están por tiempo limitado y que son modificaciones de los modos principales, como por ejemplo capturar zonas utilizando personajes específicos o modo horda en el que te toca un personaje al azar cada vez que sos eliminado.

Sin embargo, la gran pregunta en este tipo de juegos es: ¿qué se te ofrece para seguir jugando online? Las recompensas e incentivos de este Plants vs. Zombies son quizás el punto más flojo. Si bien los personajes tienen niveles propios, no hay nada que altere drásticamente la manera de usarlos, por lo que a los efectos de progresión vas a estar usando el mismo personaje de principio a fin (si tenés suerte y el juego no te pone en una partida obligándote a jugar el equipo opuesto al que te gusta usar). La gran mayoría de los elementos a desbloquear son estéticos y es imposible hablar sobre este aspecto sin mencionar lo obvio, especialmente cuando se trata de juegos de EA.

Misiones de escoltar personajes, algo que sorprende que todavía se siga haciendo en shooters modernos.

Hay dos maneras para conseguir accesorios para nuestros personajes. La primera es en la campaña, donde completar misiones o derrotar enemigos puede darnos una moneda especial, única de cada zona, para comprar accesorios en la tienda de cada mapa. A estas alturas no puedo decir si los accesorios ofrecidos cambian con el tiempo o si se reemplazan una vez comprados porque no pude conseguir ninguno de ellos. Todos los costos son muy elevados y además hay ítems más útiles, como mapas de coleccionables para conseguir más dinero, que también tienen altísimos costos.

La segunda forma de conseguir ítems es mediante la máquina de cápsulas gigante. Por 30.000 monedas, podés conseguir un ítem cosmético completamente al azar. No solo esto quiere decir que tenés más chances de conseguir algo para un personaje que no usás que para el que te gusta, sino que el precio es excesivo. Tanto las misiones como las partidas multijugador son muy largas para la cantidad de monedas que ofrecen. Quizás lo más alarmante todavía es que podés usar esas mismas monedas para comprar experiencia para tus personajes, lo que lleva inevitablemente a tener más habilidades disponibles por más ínfimas que sean. Por más que haya buscado para sacarme la duda, no encontré manera de comprar estas monedas con dinero real, pero no me sorprendería en lo más mínimo que se agregue esa opción después del lanzamiento del juego.

Hay una zona pública para combatir sin ningún compromiso, pero lo único que conseguís es experiencia y no mucha.

Lo más lamentable es que Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville no es, dentro de todo, un mal juego. Es un shooter con los modos multijugador que no solo se esperan de juegos de este género sino también de estos spin-off de Plant vs. Zombies en general, con una campaña que quizás perjudica más de lo que aporta y con varias opciones cosméticas para los personajes. Pero más allá de eso, no tiene mucho más con que atraparte.

Gastar $40 dólares en un juego que espera que le dediques un tiempo importante para conseguir recompensas que no generan sensación de progresión es bastante difícil de justificar. Especialmente cuando hoy en día hay shooters gratis que se sienten mejor al tacto, con más contenido, jugabilidad más original y que lo hacen a uno sentir que realmente está progresando. Este Plants vs. Zombies simplemente se siente quedado en el tiempo.

PLANTS VS. ZOMBIES: BATTLE FOR NEIGHBORVILLE

18/10/2019 (PS4, XBOX ONE, PC)
6.0

Jugué aproximadamente 6 horas de este Plants vs. Zombies en Playstation 4 Pro, probando todos los modos competitivos y las campañas de las plantas y de los zombies. Más allá de algunas situaciones donde mis disparos traspasaban enemigos o macetas donde plantar defensas para el modo tower defense desaparecían, no tuve ningún problema técnico.

En esta nota
  • Plants vs. Zombies Battle for Neighborville

Comentarios