Análisis | Mario Kart Tour es la nueva estafa de celular de Nintendo
Análisis

Análisis | Mario Kart Tour es la nueva estafa de celular de Nintendo

Nintendo tiene una nueva oportunidad para no decepcionarnos en el mercado de teléfonos móviles… ¿la sabrá aprovechar?

Avatar del

Por: Tomás García

Es imposible el día de hoy ver un juego móvil gratuito, y no pensar que su interior está plagado de microtransacciones. Imposible. ¡Todos lo hacen! Hasta Nintendo. Tal como escucharon: ¡Hasta Nintendo no quiere quedarse afuera! Por eso cuando anunciaron que iban a meterse de lleno en el mercado móvil, ilusos nosotros, pensamos en su catálogo de juegos en el teléfono o alguna cosa loca con la Switch, que es una consola portátil, cómo bien podría ser un celular. Pero no. Eran solo las viejas y sucias microtransacciones otra vez.

La primera impresión no es buena. Más que nada porque si no tenés una cuenta de Nintendo, no podés avanzar del menú principal sin asociar dichas cuentas. Esto significa que si no tenés la cuenta, el proceso es bastante más largo y molesto, y eso que ni tuviste la chance de jugar el tutorial siquiera. Igual, una vez que pasamos este obstáculo, nos asalta un menú repleto de cosas para apretar —y comprar—, pero por suerte nos lleva directamente al tutorial, y nos dejan de doler los ojos.

Después del lanzamiento de juegos como Super Mario Run, Dr. Mario World y Animal Crossing Pocket Camp, donde básicamente destruyen algún héroe de tu infancia mediante un juego inferior plagado de microtransacciones, que te obligan a utilizar después de ciertas horas de juego, era de esperarse que este juego sea parecido. Nintendo llama estos juegos Free2Start. Además de ser una de sus franquicias más antiguas y exitosas, este juego móvil se cuelga del relanzamiento de Mario Kart 8 en Switch tuvo tanto éxito, es como que volvió a ser el juego de moda. Y no es para menos, la octava entrega es una de las mejores. ¿Pero esta versión de teléfono es Mario Kart?

Empecemos por los controles, uno de los aspectos más polémicos de la serie en general. Si no te suele gustar cómo se controla Mario Kart, esta nueva versión te va a enfermar. Para empezar, no hay forma de acelerar. Solo podemos doblar moviendo el dedo de lado a lado. Es más, si lo dejamos jugando solo, lo hace bastante bien. A lo sumo, lo único que se puede es arrancar más rápido, si empezamos a sostener apretado desde el segundo 2 de la largada. Los controles se podría decir que son adecuados, pero gracias a la pantalla táctil, no quisiéramos comprometernos tanto. Moviéndonos de lado a lado podemos doblar, como en el original, con la diferencia que si en Tour doblamos un poco de más, entrá automáticamente en modo drifteo, una entre tantas decisiones polémicas. También podemos lanzar items con un simple click en la pantalla, pero no mucho más. Eso es todo lo que podemos hacer. Por supuesto, podemos "planear" con nuestro planeador y conseguir puntos extra por duración de vuelo, pero realmente no hace diferencia para ganar o perder. Es más, típico de Mario Kart, muchas veces ni siquiera supimos qué hicimos para ganar.

 

Continuando con la tradición de Nintendo en este nuevo mundo de juegos online, Mario Kart Tour se juega en modo retrato, lo cual es muy cómodo para los que no disfrutan sostener su teléfono de manera diferente, solo porque van a jugar un juego. Pero teniendo en cuenta que la única mecánica es mover de lado a lado el dedo gordo de una mano, que es básicamente el movimiento falso de mandar a volar algo, capaz el modo retrato no es lo mejor si queremos mantener el teléfono nuestra mano.

¡Por otro lado! La primera vez que jugamos una carrera pensamos que jugábamos contra otras personas la carrera, pero después de hacerlo algunas veces más, nos dimos cuenta que no. Son solo bots con nombres de personas online. Por qué Nintendo haría esto, no sabemos. Hasta podríamos confundirlo con una técnica de engaño, pero Nintendo sabe mejor. El tema es que Mario Kart Tour no tiene manera, por lo menos por ahora, de jugar con otras personas. Así es, el juego reconocido mundialmente por ser divertido para jugar con amigos o extraños, de momento no tiene modo multijugador.

Conseguir estos personajes clásicos es casi imposible sin invertir.

Otra gran diferencia con el juego original es que no podemos elegir el personaje con el que queremos correr. O mejor dicho podemos, si lo tenemos. Y "tenerlo" nos revierte a las microtransacciones, un tema que nuestro médico nos dijo de evitar a toda costa. Por supuesto, los mejores personajes tienen muy pocas chances de salir, y si queremos comprar un personaje particular, tenemos que gastar aún más plata. Y no solo hay personajes, también hay diferentes kartings y planeadores, así que hay suficientes elementos en los que gastar la moneda virtual del juego, y claro, la de la billetera.

Ya de por sí es increíble que Mario Kart Tour haya salido como un juego únicamente Single Player. Claro, esto puede que a futuro cambie. Pero un juego que es decididamente multijugador, pasarlo bruscamente a una experiencia para un sólo jugador, es algo que hace ruido. Esto empeora cuando recordamos que en cada carrera que jugamos daría la impresión de estar jugando contra otros jugadores alrededor del mundo, pero no, son bots con nombres. ¿Por qué? De momento la opción para multijugador está inhabilitada y dice que llegará pronto. ¿Piensan agregarlo de un día para otro? ¿Estará supeditado de alguna manera a las microtransacciones? Solo el tiempo lo dirá.

Peor que el Mario Kart que conocés, pero es "gratis", con microtransacciones y pseudo lootboxes.

Ah, sí, microtransacciones. Podríamos habernos pasado la review entera hablando de estas, porque realmente hay tantas. El juego esta repleto de monedas diferentes, varias de las cuales, requieren ser compradas con dinero real. Por ejemplo, la única manera de jugar la velocidad más alta, que sería la forma de competir, es través de un pago mensual de 5 dólares, que supuestamente incluye otros beneficios. Pero la realidad es que nos perdieron en "pago mensual" en un juego gratuito. La razón por la que no vamos a entrar en detalles, es porque todos conocemos este tipo de juego con este tipo de monetización. Nintendo ya lanzó cuatro o cinco de estas adaptaciones de sus gacha games, que son sumamente exitosas en Japón, y probablemente lo sean de este lado del mundo también.

Pero más allá de este tema moral, el problema principal con este videojuego, es que si somos alguien que no tiene una consola de Nintendo, y aún así queremos disfrutar de una partida de Mario Kart con amigos, de momento no es posible. Y aún así, el juego enterrado debajo de todas esas microtransacciones apenas se parece a la clásica experiencia de Mario Kart. ¿Entonces para quién es este juego? O mejor aún, ¿por qué existe? Para hacer plata. Es un juego “gratuito” cuya existencia se basa únicamente en la de producir dinero. Algo no anda bien. Es eso, o nos están cachando.

Es realmente lamentable que en vez de mantener su sello de calidad en el mercado móvil, Nintendo haya caído en el mismo juego de aquellos que buscan exprimir hasta el último centavo de los jugadores que buscan divertirse con el juego. La técnica de bloquear contenido detrás de las microtransacciones, o excesivas horas de juego, está funcionando a la perfección, y nos convierte al resto en un montón de cínicos que no entienden cómo esto se convirtió en algo viable.

Mario Kart Tour no tiene nada de Mario Kart 8. Ni los controles, ni los gráficos, ni las ideas originales. Ni siquiera el encanto. Mario Kart Tour falla absolutamente como un buen Mario Kart, pero al mismo tiempo, es lo único de este estilo en teléfonos móviles, y solo por eso —y ser un producto de Nintendo— puede que termine de manera exitosa. Pero como ocurrió con los juegos móviles de Animal Crossing y Fire Emblem, Nintendo tendrá que darle a los jugadores beneficios dignos de su tiempo para mantenerlos enganchados.

No sé si es algo común con estos juegos, pero con Mario Kart Tour, me sentí estafado de principio a fin. Un juego que claramente no tiene la misma energía y encanto del juego original, y mucho menos la diversión, y en su lugar pone el equivalente de una máquina tragamonedas. Le faltan opciones básicas de lo que hace a un Mario Kart, y encima, después de terminar el tutorial, ya me estaba ofreciendo opciones de hasta 70 dólares, ¡sí, setenta lechugotas!, para comprar su moneda virtual. Así no, Nintedno. Así. No.

En esta nota

Comentarios