Análisis | Judgment: Yakuza con un toque de Phoenix Wright
Análisis

Análisis | Judgment: Yakuza con un toque de Phoenix Wright

La búsqueda de la verdad, por sobre todas las cosas

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

Hace nada más que dos años, la serie Yakuza volvió a tomar vuelo en occidente para sorpresa de muchos con el excelente Yakuza 0 y desde entonces pareciera que no hay frenos que pare este tren que anteriormente iba a paso de tortuga. En sólo esos dos años recibimos localizaciones de cuatro juegos diferentes; algunos nuevos, otros remakes de juegos viejos. Este año, sin embargo, Sega se juega con una apuesta ligeramente diferente: Judgment, el nuevo juego de Ryu Ga Gotoku Studio, llega a nuestras tierras con la intención de ser una mezcla entre reconocible y nuevo.

Las comparaciones con la serie Yakuza son inevitables pero justificadas; por más que su nombre no lo indique, Judgment es esencialmente un spin-off de Yakuza. Judgment comparte el mismo mundo de la serie de la cual se desprende, situándose en la ciudad de Kamurocho, e incluso tiene lugar luego de Yakuza 6, al punto que los cambios en arquitectura que sufrió la ciudad en dicho juego se ven reflejados en este spin-off.

Si bien la ciudad es la misma, Judgment introduce un elenco de personajes y una historia completamente nueva y que casi no tiene relación con la serie Yakuza: nuestro protagonista, Takayuki Yagami (interpretado por el actor japonés Takuya Kimura), es un ex-abogado que ahora ejerce como detective privado en Kamurocho. El sistema judicial de Japón es especialmente particular ya que de los casos que van a juicio, el 99% de los acusados es condenado como culpable. Yagami, sorprendentemente, consigue ganar un caso como abogado defensor de un supuesto asesino situándose en ese raro 1%, pero cuando su defendido vuelve a caer en la cárcel otra vez por sospecha de asesinato, Yagami decide colgar el traje y dejar atrás su carrera.

Años más tarde, con Yagami ya trabajando como detective, Kamurocho se ve asaltada por extraños asesinatos en serie. Yakuzas del clan Kyorei, rivales del clan Tojo que controla la ciudad de Kamurocho, aparecen asesinados y con sus ojos arrancados. Como toda buena historia de misterio, estos incidentes que parecen no tener nada que ver con Yagami lo terminan envolviendo en una río de incógnitas que con el paso de cada capítulo crece cada vez más y que desemboca en uno de los clímax más satisfactorios de la serie.

Las cortes juegan un papel importante en la historia

Esta historia con Yagami en el centro y con excelentes personajes principales y secundarios alrededor es, por lejos, el atractivo más grande de Judgment. Al quitar el foco de la organización yakuza y ubicarlo en la historia de Yagami, este juego puede contar una historia donde el conflicto tiene un encare diferente a la saga principal. La historia de Yagami no es una historia sobre poder, como lo son las de los juegos de Yakuza; el concepto del poder es simplemente un matiz.

Gracias a esto, la historia de Judgment se siente mucho más íntima. Por supuesto que hay grandes conspiraciones y secuencias de acción con peleas impecablemente coreografiadas, pero las actuaciones del elenco y los temas de la trama hacen que la historia en general sea más humana que nunca antes en la serie. Judgment toca temas pesados que incluso me han afectado a mi mismo de manera muy cercana, al punto que tengo que admitir que se me cayó alguna que otra lágrima en ciertas escenas.

Así y todo, Judgment no deja de ser un juego que transcurre en la ciudad de Kamurocho, y sus calles siguen siendo tan peligrosas como en juegos anteriores. Por suerte, Yagami es un experto en artes marciales, por más que sea autodidacta. De manera similar a Yakuza 0, Yagami cuenta con dos diferentes estilos de pelea: el estilo de la grulla, enfocado a combatir grupos de enemigos, y el estilo del tigre, ideal para peleas de uno contra uno.

Yagami y su amigo de la infancia Kaito, ex-yakuza convertido en asistente de detective

El sistema de combate es a grandes rasgos lo que se espera de la serie, tanto para bien como para mal. Los Heat Moves de la serie Yakuza, esos extravagantes movimientos especiales que rozan lo ridículo, vuelven en forma de acciones EX, con su función básicamente intacta. Si uno tiene la suficiente energía, con simplemente apretar un botón Yagami realiza uno de estos movimientos que varía dependiendo de lo que tenga a mano para golpear brutalmente a los oponentes.

Propio del repertorio de Yagami, y algo nuevo para la serie, es la habilidad de correr hacia una pared y saltar desde ella, permitiéndonos realizar diferentes ataques luego del salto. Yagami es un personaje ágil, y esto se le nota también en su habilidad de saltar por encima de los enemigos. Sin embargo, estas innovaciones en movimiento y ligeros cambios en otras mecánicas no quitan que el combate trae las desventajas que la serie viene arrastrando hace tiempo, como por ejemplo lo frustrante que es combatir contra enemigos con pistolas o katanas. Por lo menos, el juego ofrece una variedad de dificultades que son más que suficientes para cubrir las necesidades de cualquier jugador.

Pelear no es lo único en lo que Yagami es bueno; no por nada vive de su trabajo como detective. Este nuevo enfoque trae consigo algunas mecánicas propias del oficio: identificar sospechosos, seguir gente por la calle, perseguir sujetos que escapan, conseguir evidencia fotográfica (para lo que también ayuda el dron que tiene Yagami) y deducir hechos en base a la información que obtiene en cada caso.

Una típica escena de investigación

Lamentablemente, la mayoría de estas mecánicas no son tan brillantes como deberían. En teoría, no son malas ideas, ya que aportan al juego más herramientas para diferenciarse de la saga principal al mismo tiempo que refuerzan la idea de Yagami como protagonista más intelectual y que no resuelve todos sus problemas a los golpes. El problema es que en la práctica, ninguna de las mecánicas es lo suficientemente entretenida o desafiante como para transmitir esa sensación de detective resolviendo un misterio. En el mejor de los casos se sienten simplemente como rutinas que no molestan, pero en el peor, pueden terminar siendo actividades gravemente aburridas.

Por suerte, trabajar como detective no es lo único que Yagami hace en Kamurocho. Siguiendo con la tradición de Yakuza, hay contenido para horas y horas de entretenimiento. Judgment presenta varias actividades secundarias tanto viejas como nuevas que ayudan a distenderse entre investigaciones. Además, todas esas distracciones aportan puntos para que Yagami pueda mejorar sus diferentes habilidades y otras recompensas útiles.

Clásicos de la serie son los arcades de Club Sega, donde podemos jugar Puyo Puyo o Virtua Fighter 5 entre otras opciones. Como buen juego moderno que tiene lugar en el año 2018, Judgment suma un centro de realidad virtual (ficticio, dentro del propio universo del juego) donde se puede jugar una especie de juego de la oca en VR con la ciudad de Kamurocho como tablero. También podremos participar en carreras de drones, visitar restaurantes y bares, apostar en casinos y más. Como ya es costumbre, Kamurocho está llena de establecimientos para pasar un buen rato.

El minijuego en VR será simple, pero tiene estilo

Además de fuentes de entretenimiento, Kamurocho es hogar de mucha gente que interactúa de alguna manera u otra con Yagami. Algunos de estos personajes son parte del sistema de amistad introducido en Judgment, en el que aumentaremos nuestro nivel de amistad realizando varias tareas que dependerán del personaje con el que nos querramos involucrar. Otros buscan a Yagami para ofrecerle casos a resolver con sus habilidades como detective.

Como es de esperarse en esta serie, los casos secundarios son en su mayoría altamente entretenidos. Por supuesto que al tratarse de trabajos de detective varios involucran infidelidades, encontrar a personas perdidas y otros elementos propios de este tipo de tareas. Así y todo, todos los casos tienen su vuelta de tuerca que le dan un encanto único, a veces acercándose a lo absurdo y otras a lo emocional.

Lo especial de todos estos elementos es cómo se relacionan entre sí y con Yagami. Visitar diferentes establecimientos puede abrir las puertas a nuevas amistades. Mientras más amistades establezca Yagami su nivel de reputación en la ciudad irá subiendo. A medida que su reputación crezca, la gente le ofrecerá más casos. Todos y cada uno de estos sistemas además recompensan puntos para expandir las habilidades de Yagami. Por sí solos, estos componentes generalmente no son la gran cosa, pero cada uno es una pincelada que hacen de Kamurocho una obra de arte como ciudad digital y de Yagami alguien que verdaderamente la habita.

Algunas de las amistades de Yagami posan para las selfies

Y es que Kamurocho, a la vista, es una ciudad hermosa. El motor gráfico de Judgment es el que el estudio viene usando en juegos como Yakuza 6 y Yakuza Kiwami 2, pero no por eso deja de ser admirable. Junto con una impecable dirección artística, este motor gráfico hace que Kamurocho se vea como una ciudad viva. Desde los ingeniosos pósters pegados en las calles hasta los carteles de neón que iluminan las noches, Kamurocho es una ciudad perfecta para realizar algo de turismo digital a pesar de no ser una ciudad real (si bien está basada en el barrio de Kabukicho, en Tokio).

Esta extraordinaria dirección artística también está presente en las numerosas escenas cinemáticas del juego. La serie en general tiene un impecable ojo para la cinematografía, y Judgment no es ninguna excepción. La banda sonora acompaña también a la altura de lo que se espera de esta serie, con canciones que acentúan el tono noir que tan bien sabe usar el juego cuando es necesario o que le contagian a uno las ganas de agarrarse a las piñas cuando Yagami entra en postura y el bajo empieza a sonar.

Cabe destacar que Judgment, por primera vez en la serie, cuenta con textos traducidos al español. El obstáculo más grande que estos juegos tenían en el pasado a la hora de recomendarlos era que requerían un razonable nivel de inglés para poder disfrutarlos. Si bien esta traducción es al español europeo y por lo tanto es un dialecto diferente al nuestro, la localización es perfectamente disfrutable. Por si esto fuera poco, el juego también cuenta con un excelente reparto de voces en inglés para aquellos que prefieran escuchar dicho idioma.

Kamurocho, hermosa pero peligrosa

Todo esto, en conjunto, hace que Judgment sea un juego muy especial. Si bien no termina de diferenciarse del todo de la serie de la cual proviene, está claro que no es lo que busca. En algunos aspectos esto le juega un poco en contra y algunos de los elementos únicos que aporta no son tan buenos como se esperaba. Así y todo, los ingredientes que trae de Yakuza que aún siguen funcionando, junto con el espíritu propio de Judgment representado a la perfección por Yagami y su historia, hacen que el juego sea más que placentero.

Ya sea para quienes se enamoraron de Yakuza en el pasado o para los que nunca escucharon hablar de la serie, las puertas de la Agencia de detectives Yagami están abiertas para todos y el servicio es altamente recomendable.

En esta nota
  • Judgment

Comentarios