Análisis | Golazo! es una oda a los arcades de fútbol de los noventa
Análisis

Análisis | Golazo! es una oda a los arcades de fútbol de los noventa

El desarrollador argentino Purple Tree Studio revive un género que parecía olvidado, trayendo de regreso tanto sus virtudes como también sus defectos.
 

Avatar de Jeremias Curci

Por: Jeremias Curci

Ah, los noventas. Más allá de la pizza y el champagne que algunos disfrutaron, fue una década de florecimiento musical, de la cual nacieron distintos íconos de la cultura pop que aún siguen siendo influyentes al día de hoy. También fue una década que dio inicio con un mundial de fútbol que marcó generaciones: Italia 90, el cual nos tuvo soñando con la gloria de la mano de un equipo repleto de figuras en el que, pese a tener a Maradona, Caniggia o Fabbri, entre otros, todos queríamos ser Goycochea. El álbum de figuritas ofrecía un paseo también por la estética distintiva que se manejaba en aquel entonces: bigotes tupidos, pelos con brushing, truzas tipo mini short de cintura bien arriba. 

De hecho, Golazo! está ambientado exactamente en 1992, por lo que todo ese sentido estético está presente en todo momento en el juego, tanto desde los menús como -más importante todavía- en los jugadores que engalanan el terreno de juego. Pero las influencias de aquella época van mucho más allá de lo estético: Golazo! tiene un fuerte condimento de los juegos de fútbol de la vieja escuela. Mientras que hoy el “derby” se disputa entre FIFA y PES, hubo una época en donde había una enorme cantidad de opciones para jugar fútbol digital y donde no todo se trataba de recrear los partidos con realismo y naturalidad.

El juego de los argentinos Purple Tree Studio se apoya principalmente en los viejos arcades de fútbol apegados más a la sencillez desde los controles y el espectáculo inmediato: fáciles de aprender y que rápidamente te pueden poner a competir por la gloria con cualquier invitado, sin importar qué tan ducho sea (o sean, ya que en Switch se puede jugar de hasta cuatro jugadores). Golazo! es diversión instantánea. Dos botones de pase, uno de tiro, un par de fintas y un árbitro que difícilmente vea una falta son los rieles por donde corre la acción, sazonada por distintos power ups que pueden hacer que, por ejemplo, podamos correr a toda velocidad sin cansarnos, o patear más fuerte que el rival. Los partidos son dinámicos y muy divertidos, embarrados tal vez por un comentarista que se repite a sí mismo más de lo que uno quisiera.

Los filtros de CRT y VHS suman muchísimo a la estética retro que el juego evoca.

Desde una sencilla interfaz, Golazo! nos ofrece modos de juego clásicos, muy en línea con lo que cabría esperar de un arcade de aquellos tiempos: partido amistoso, liga mundial y copa mundial. Se perdió una oportunidad importante en el hecho de que los modos de juego “más elaborados” sólo puedan ser disputados por un jugador, quedando el “multi” relegado a piques de un solo partido. Además de estas tres opciones de juego, tenemos una tienda donde con monedas que ganamos a medida que vamos jugando, podemos desbloquear camisetas, pelotas y más. Sin contar con licencias oficiales, Purple Tree Studio hace un trabajo soberbio replicando las camisetas clásicas de aquel entonces -mención especial a la de Alemania, que era facherísima- como también de glorias del ayer y hoy que dan el presente como técnicos -Armande Miradone, el mejor por lejos-: un trabajo de “simulación” del que PES tendría que tomar nota.

Su excesiva simpleza es a la vez su talón de Aquiles, y es también en gran medida lo que nos indica por qué los arcades de fútbol han pasado a mejor vida. Y es que en un par de partidas, Golazo! nos muestra todas las cartas que tiene en su mano, que no son muchas, y la sorpresa pasa a un plano completamente secundario. Al carecer de modos online y de todo tipo de progresión a largo plazo, nos quedamos rápidamente sin mucho para hacer con él salvo que contemos con la presencia de amigos. Golazo! es un arcade de fútbol como los de aquellas épocas y uno que lo que hace lo hace bien, pero es por sobre todas las cosas, un “party game” que depende, obviamente, de estar bien acompañados.

Los partidos en Golazo! son de 6vs6 pero igual están repletos de acción.

Nos queda entonces un juego que por definición hará que aquellos que estén cerca de las 40 primaveras se retrotraigan a viejas épocas de gloria -futbolísticas y videojueguiles por igual- pasando momentos de diversión genuina con un planteo sencillo que se queda muy rápido sin cosas para decir y sin excusas para que sigamos jugando con él de manera sostenida. Dicho esto -y bajo el precepto de que “siempre un fulbito tenés que tener en tu juegoteca”- en lugar de los elevados costos de PES y FIFA, tal vez lo más recomendable sea éste título que, al contrario de sus esbeltos jugadores, tiene piernas cortas, pero también un potencial indiscutible de ser el alma de tu fiesta. 

Jugué Golazo! en su versión de Nintendo Switch a lo largo de unas 8 horas, con lo que pude disputar y ganar una copa mundial, además de un vistazo a la liga y una buena cantidad de partidos amistosos. 

En esta nota
  • golazo

Comentarios