Análisis | Fortnite Temporada 7
Análisis

Análisis | Fortnite Temporada 7

El juego que definió 2018 y que le marca el pulso al resto de la industria, se sigue renovando con su nueva temporada y una frecuencia de actualización que pone en ridículo a cualquier otro juego como servicio.

Avatar del

Por: Guillermo Leoz

Cada tres meses aproximadamente Fortnite lanza una nueva temporada. Eso puede significa un cambio total del mapa, nuevas armas, nuevas mecánicas o simplemente un nuevo artilugio narrativo que le agrega misterio a la trama de un Battle Royale que vive y se nutre constantemente del fervor de su comunidad. La sexta temporada del juego más popular del mundo quizás no había sido la más revolucionaria hasta el momento, incluso con toda la fiebre que despertó el cubo moviéndose por todo el mapa. Pero para cerrar lo que tranquilamente puede ser uno de los años más exitosos de cualquier videojuego en la historia, la gente de Epic nos ha dado una de las temporadas con más cambios en cuanto a la dinámica de las partidas que hemos visto. Es que cada modificación, por más pequeña que parezca, le da otro color y otro ritmo a cada vez que entramos en esta isla.

Lo más fácil de identificar son los cambios que suceden con el mapa, eso está a la vista. En esta ocasión y celebrando el invierno del hemisferio norte, tenemos un cuarto totalmente cubierto de nieve. De repente Fortnite se transforma en una especie de centro de ski con montañas, cabañas y estaciones que simulan ser parte de una locación como el Cerro Catedral. Esta porción de nieve incluso extendió el mapa unos cuantos metros, haciéndolo todavía más grande; algunas locaciones ya no están entre nosotros como Greasy Grove o Flush Factory y nos vamos a encontrar con un lago congelado que nos hace deslizar y hasta convierte nuestros pies en un cubito. Todo esto implica, por supuesto, tener que refamiliarizarse con un mapa que nos puede llegar a dar muchas ventajas estratégicas en los momentos finales de las partidas. Ya teníamos parte desértica, ir para este tipo de clima era una elección obvia pero que a fin de cuentas ayuda a refrescar un terreno que luego de cientos de partidas por temporada ya se nos vuelve un viejo conocido. Si bien podría tener más trabajo en cuanto a edificaciones (quizás se vayan develando novedades a medida que la nieve se vaya derritiendo), el cambio es bienvenido, sobre todo porque las modificaciones no son simplemente visuales.

Nuevos skins y mecánicas para esta séptima temporada

Pero si te metiste en el subreddit de Fortnite o estuviste en redes sociales durante esta temporada, seguramente viste cómo muchos jugadores hábiles realizaron todo tipo de jugadas increíbles y piruetas destacables subidos a avionetas. Porque cuando pensabas que Fortnite no podía ponerse más loco o seguir agregando mecánicas, Epic va y te mete AVIONES. Cualquier otro juego podría haber roto por completo el balance y la dinámica al introducir algo así, pero este Battle Royale parece no fallar y termina dando una novedad que suma muchísimo y que brinda grandes momentos de sorpresa y diversión. Básicamente vamos a tener estas aviones desparramadas por lugares del mapa y pilotearlas es sumamente fácil, nada de controles complicados como si fuera un Battlefield. Vamos a poder volvar y disparar a la vez con una metralleta que estos vehículos traen incorporados pero si lo deseamos (incluso estando solos) podemos decidir cambiar de “asiento” y disparar con nuestro propio armamento. Esto hace que quizás queramos bajar a un avión enemigo con nuestro propio rifle, imantados a las alas de la avioneta sin que nadie esté realmente piloteando y sin que se estrelle. Es hermoso ver cómo a Fortnite las leyes de la gravedad o el realismo no le interesan ni un poco; el objetivo siempre es generar el mayor grado de diversión posible. Podemos usar las avionetas como arma ofensiva o simplemente como medio de transporte para llegar al círculo, las posibilidades son muchas, lo importante es que la elección es nuestra. En lo personal, la inclusión de este vehículo me volvió a generar anécdotas como hace tiempo no tenía dentro del juego, con escapes milagrosos y combate aéreos de película.

Si hablamos de momentos de película, uno que puedo recordar es como alguien utilizó una de las nuevas formas de moverse dentro del mapa para enseñarme una elección y matarme de manera elegante. Me refiero a unas tirolesas que están desplegadas por toda la isla, no sólo en la parte de nieve. Cuando saltamos en una de ellas, automáticamente y literalmente un imán gigante nos lleva de una punta a la otra, permitiéndonos disparar en el trayecto. Esto funciona en ambos sentidos de esta tirolesa y no sólo se encuentra en zonas con elevaciones, sino incluso en lugares como Dusty Divot. Es otra prueba de cómo Fortnite con muy poco a veces provoca cambios enormes. Que ahora el círculo cierre en un lugar con estas tirolesas puede generar un tipo de enfrentamiento totalmente distinto al que antes se podía dar.

Lo que por supuesto siempre genera que la acción sea diferente es el equipamiento y semana a semana se nos fueron dando nuevas armas o items con los que poder experimentar. Introdujeron una “boom box” que con cada pulso de la música va derriba estructuras construidas por los usuarios, un item que puede cambiar un poco la dinámica final de las partidas donde todo se transformaba en una batalla por ver quién podía construir más rápido. También introdujeron cambios a los globos, a las miras de varias armas (incluidas algunas con sensores termales), trajeron de vuelta items de otras temporadas, nos permite ahora ponerles envoltorios a nuestro equipamiento y obviamente que hay una serie de nuevos emotes y skins para consigamos con el battle pass o usando v-bucks.

La nieve copa Fortnite

Frescura quizás puede ser la palabra que defina a esta nueva temporada de Fortnite, pero no hay aspecto que mejor defina este concepto que el nuevo modo Creativo que lanzaron y una zona del mapa llamada “The Block”, aspectos que están íntimamente relacionados. El modo Creativo es la perfecta amalgama entre Minecraft y Fortnite; en él vamos a poder crear a nuestro antojo todo tipo de estructuras y hasta modos de juego. Tendremos nuestro propio servidor e incluso podremos invitar a amigos o amigas para que se sumen a divertirse en modos de juego bastante extravagantes. El modo Creativo por ahora se encuentra en un estado primitivo y anticipado; Epic misma salió a aclarar que todavía le falta bastante desarrollo y que puede ser propenso a bugs y todo tipo de errores. Sin embargo, es una plataforma ideal para que Fortnite siga reinando YouTube, ya que es la herramienta perfecta para generar contenido fácilmente viralizable. Las mecánicas de construcción y edición son bastante intuitivas y no es complicado hacer las estructuras que tenemos en mente. Quizás en un futuro podría tener más opciones de customización a nivel estético, pero más allá de eso es un buen comienzo y cuenta con edificaciones prefabricadas para contar con una base sobre la que poder editar si se nos complica construir sobre un terreno vacío.

Las mejores estructuras y locaciones creadas por la comunidad, serán seleccionadas por Epic y puestas por tiempo limitado en la zona del mapa llamada The Block. Esto nos da una locación nueva para descubrir semana a semana; quizás una no nos gustó demasiado o sentimos que no agrega mucho a la experiencia, pero la próxima puede volarnos la cabeza. Por un lado es una gran herramienta para destacar las creaciones de los usuarios y por otro es una forma sencilla de siempre traer frescura al mapa y de focalizar la atención en una parte específica. El techo es altísimo para lo que pueden hacer con The Block y con el contenido generado por los usuarios, simplemente le faltaría ajustar un par de tuercas en cómo le dan crédito a las personas autoras de este tipo de contenido.

Fortnite no es el juego más grande del mundo de casualidad. La frecuencia de actualización y la calidad del contenido que se le agrega semana a semana lo vuelve un fenómeno sin precedentes. No hay juego en la industria que pueda compararse en ese aspecto; por supuesto que no hay otro que genere tanto dinero, pero hemos visto cómo juegos exitosos del mismo género o aquellos considerados como “servicio” no pueden competir con la capacidad de Fortnite de refrescar su dinámica de partidas, su mapa e incluso sus items cosméticos. Para colmo el famoso Pase De Batalla sigue funcionando bien, ya que por una baja suma tendremos desafíos nuevos para hacer constantemente, dándonos un objetivo por cumplir más allá de ganar las partidas. La séptima temporada de Fortnite es una de las mejores que han hecho hasta el momento, con mucho encanto, con grandes modificaciones al mapa, con nuevas mecánicas, vehículos y con más locura que nunca. La única duda es si alguna vez se romperá esta burbuja de mega éxito en la que Fortnite vive o cuál es el techo de uno de los fenómenos a nivel cultura pop más grandes de los últimos tiempos. Cuando parecía que el interés por este Battle Royale estaba decreciendo, Epic volvió a pegar una trompada al mentón de su competencia y demuestra que son los reyes del género.

En esta nota