Análisis | Doctor Mario World es otra decepción de celular de Nintendo
Análisis

Análisis | Doctor Mario World es otra decepción de celular de Nintendo

A pesar de las ideas interesantes, no es suficiente para lograr un juego que atrape

Avatar del

Por: Lucas Rivarola

A estas alturas está claro que Nintendo no planea bajar los brazos cuando se trata de llevar sus queridas franquicias a teléfonos celulares. Hace unos pocos días, Doctor Mario World fue lanzado para Android y iOS y a las pocas horas ya daba que hablar. Después de todo, es un juego gratis que busca monetizar vía microtransacciones. Así y todo, qué tanto pueda uno disfrutar de este juego dependerá de qué es lo que busca en él.

Doctor Mario World es un juego simple: cada nivel presenta un tablero lleno de viruses y nuestro doctor tiene un determinado número de cápsulas para combatirlos. Deslizando cápsulas hacia arriba de la pantalla, el objetivo es atacar un virus con una cápsula de su mismo color. Cuando juntemos tres o más, el virus es eliminado. Es, en cierta forma, una interpretación diferente de Tetris, como siempre lo fue Doctor Mario.

Este juego cuenta con más de 200 niveles, cada uno con un tablero determinado. El desafío está en no quedarnos sin cápsulas al tratar de completar cada nivel, aunque durante los primeros niveles la dificultad es fácil. A medida que vamos avanzando, el juego introduce nuevos elementos: hay virus congelados, otros atrapados en burbujas u ocultos en bloques. Nuestro objetivo también puede ser diferente, teniendo que juntar todas las monedas ocultas de un nivel o completarlo en un tiempo determinado.

Es ahí cuando se empieza a asomar el sistema de monetización del juego. Cada intento cuesta un corazón, que se recuperan de a uno cada treinta minutos o al completar exitosamente un nivel. En teoría, si completamos cada nivel la primera vez que lo jugamos, nunca nos quedaremos sin corazones. En la práctica, por más fáciles que sean algunos niveles, cada vez que un nivel mezcla todos aquellos tipos especiales de viruses y bloques uno no puede evitar pensar que el juego busca que nos quedemos sin cápsulas y, por lo tanto, utilicemos otro corazón para reintentar. O peor todavía, que paguemos dinero para tener más cápsulas y no reintentar el nivel.

Los niveles son interesantes cuando no parecen diseñados para hacerte quedar sin cápsulas

Esta es solo una de las maneras que tiene el juego de hacer dinero. Mario no es el único doctor disponible, sino que hay una lista decente de otros personajes que se calzan el guardapolvo para este juego,cada uno con una habilidad única como por ejemplo limpiar líneas enteras al azar. Además, cada doctor puede tener hasta dos asistentes que ofrecen variados efectos como la posibilidad de empezar un nivel con la barra de habilidad llena o simplemente aumentar nuestra puntuación final en un porcentaje determinado.

Lamentablemente, estos personajes se reclutan ya sea pagando dinero real o utilizando monedas que conseguimos al completar un nivel. Al final de cada nivel se nos da una calificación que indicará las monedas que conseguiremos, con tres estrellas como calificación máxima donde cada una recompensa 50 monedas. Reclutar un personaje cuesta 4000 monedas, y así y todo el resultado es al azar, mezclando tanto doctores como asistentes. La realidad es que ninguno de estos personajes influye mucho la forma en que jugamos, pero para aquellos que quieran desbloquear más caras conocidas el proceso es demasiado arduo si no se quiere gastar dinero.

El juego también cuenta con un modo duelo donde se puede competir con otro jugador online en tiempo real. Es en este modo donde el utilizar diferentes personajes entran más en juego ya que estos también cuentan con valores de ataque y defensa. Así y todo, este modo es más un complemento que una parte clave del juego, por lo que no hay mucho motivo para dedicarle demasiado tiempo salvo para aquellas personas que realmente disfruten la idea de Doctor Mario de manera competitiva.

La imagen que dice más que mil palabras

Para bien o para mal, Doctor Mario World no ofrece mucho más que esto, y es ahí donde yace el gran conflicto del juego. ¿Es un buen Doctor Mario? No realmente. Se ve, suena y dentro de todo se juega como uno, pero quienes esperan una nueva gran entrega de la serie se van a decepcionar. ¿Es un buen juego de celulares? No tanto. Sirve para jugar un par de niveles en un viaje de colectivo o cuando querés evitar conversación en algún almuerzo familiar pero gracias a pobres intentos de monetización que dependen de limitar la experiencia de juego, no consigue atrapar de la misma manera que otros juegos similares.

Si Mario quiere volver a ejercer medicina se va a tener que buscar otro consultorio, porque los celulares no le sientan tan bien como piensa.

En esta nota
  • Doctor Mario World

Comentarios