Destiny 2: Shadowkeep
Análisis

Análisis | Destiny 2: Shadowkeep es un grito de libertad de Bungie

Bungie se separa de Activision-Blizzard justo a tiempo y apuesta todo a su gallina de los huevos de oro. ¿Sobrevive Destiny 2 a todos estos cambios? Te lo contamos en este análisis.

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

La empresa de continuar un juego tan importante, e igual de polémico, como Destiny demostró ser un desafío excepcional. A lo largo de los dos años transcurridos desde el lanzamiento original de Destiny 2, hemos sido testigos de los esfuerzos de Bungie por mejorar su obra y adaptarla a todo tipo de usuarios. Al abrir la experiencia al público general dejaron en el camino los fanáticos acérrimos que amaban pasar semanas farmeando recursos y encontrando mensajes crípticos en pos de conseguir una nueva arma exótica. Las mejoras quedaron en evidencia desde el primer momento, quizás simplificando por demás aquella serie de aspectos que más estrategia aportaba en pos de la accesibilidad y de mejorar la calidad de vida de la mayoría. El segundo año de Destiny 2 fue bisagra y demostró que Bungie prestaba atención al feedback de la comunidad. Forsaken lo transformó en un juego completo, balanceó lo importante, incorporó una increíble cantidad de contenido y divirtió a millones con sus 3 DLC. 

Shadowkeep 1
Para el final de la campaña vamos a necesitar un set completo del equipamiento nuevo. ¿No se ve fantástico?

Luego de adquirir los derechos de su propio trabajo e independizarse de Activision-Blizzard el estudio creador de Halo se dispuso a transformar a su gallina de los huevos de oro en un producto más rentable. ¿Cómo lo hizo? Ajustando más la propuesta de micro transacciones estéticas, incorporando un pase de temporada para dispensar recompensas simplemente por jugar y devolviéndole el componente estratégico que tanto pedía la comunidad. Con la llegada de Shadowkeep, Destiny 2 vuelve a orientarse hacia su público más fiel, aquel que lo acompaña desde sus inicios y que siempre está listo para abrazar las nuevas mecánicas, desentrañar los misterios de las nuevas raids y especialmente a poblar los servidores en cuanta actividad sea necesaria para conseguir equipamiento de mejor nivel.



Shadowkeep nos lleva de regreso a La Luna, uno de los mapas más emblemáticos del juego anterior. El hogar de La Colmena ha cambiado, hay pesadillas y fantasmas por doquier, y Eris Morn nos invitará a investigar la raíz de estos nuevos problemas. A lo largo de unas 6 o 7 horas aprenderemos más sobre la nueva amenaza, visitaremos locaciones familiares, veremos caras conocidas y hasta tendremos algunas revelaciones importantes, sin embargo el final será abierto y nos dejará con las ganas durante el mismísimo clímax. Es inevitable decepcionarse un poco porque, si Bungie mantiene el ritmo de entrega de los contenidos narrativos, no nos enteraremos de qué más pasa al menos hasta mediados del año que viene. Sin embargo hay esperanzas, en esta nueva etapa los planes indican la llegada de nuevas temporadas con una frecuencia menor, por lo que aún no está todo dicho. 

Además de la divertida, aunque frugal, campaña Shadowkeep incorpora nuevos mapas en el modo PvP Crisol (algunos reversionados de Destiny), el modo Gambit Prime, un puñado de nuevos asaltos, el pase de temporada (incluido junto con la compra de esta expansión) y el nuevo modo Vex Offensive. Por un lado Gambit Prime es una versión concentrada del divertido escenario que mezcla PvE con un componente PvP, se resuelve en un round largo e incluye algunos cambios como tener que matar las escoltas del Primeval para poder herirlo y maximizar el daño si nos paramos dentro del aura adecuada tras eliminar la última escolta. Personalmente me resultó aún más divertido que el modo original ya que las partidas pueden remontarse mejor al no depender de rounds y las invasiones son más útiles ya que no siempre estaremos en condiciones de dañar al Primeval. 

Shadowkeep 2
El escenario del nuevo asalto se puede revisitar, es la mejor forma de matar pesadillas para los contratos de Eris Morn

La Ofensiva de los Vex, en cambio, es una actividad PvE en la que un equipo deberá sobrevivir algunas actividades que requieren atacar Vex Sobrecargados o Escudados, romper algunos cristales y finalmente derrotar un Vex Gate Lord que se mueve por varios sectores. La actividad es entretenida pero se vuelve vieja pronto, las recompensas son decentes y es una de las pocas que otorga equipamiento poderoso de Tier 2, a diferencia de la mayoría de las otras que dan de Tier 1. El problema es que por ahora hay un solo mapa y ninguna variante para amenizar la constante repetición a la que nos somete. Para cumplir el objetivo semanal deberemos hacerla unas 5 veces, claro que si levantamos los contratos de Ikora en La Torre se hace más ameno pero, en comparación a las vueltas de Gambit Prime y su submodo para forjar equipamiento de las motas juntadas, sencillamente palidece.

La verdadera estrella de la expansión es el nuevo sistema de progresión para el equipamiento llamado Armor 2.0. Tanto armas como armaduras tienen la posibilidad de personalizarse hasta el más mínimo detalle, para lograrlo primero hay que subirla de nivel invirtiendo recursos. Al comienzo bastará con fragmentos legendarios, luego necesitaremos ítems un poco más raros, pero con cada nivel ganaremos un punto de energía y habilitaremos un slot para equipar una habilidad. Cada una requiere una cierta cantidad de energía y aportan todo tipo de mejoras que sin duda hacen la diferencia. Por ejemplo una nos permitirá apuntar con agilidad y reducir los disparos errados cuando utilizamos una familia de armas (rifles, pequeñas, pesadas) y necesita entre 4 y 5 puntos de energía para funcionar. Eso significa que habrá que mejorar la pieza de armadura al menos hasta nivel 5 para usarla, pero puede intercambiarse por otra en cualquier momento y sin costo alguno. 

Shadowkeep 3
La Luna se encuentra muy cambiada, invadida por pesadillas y con fantasmas ocultos en todas las esquinas 

Las habilidades se consiguen a través de un nuevo artefacto que sube de nivel junto con nosotros y gana experiencia a medida que completamos contratos, asaltos o partidas en cualquier modo. Funciona de forma similar a un árbol de habilidades tradicional, las habilidades más caras son mejores y para acceder a ellas deberemos primero alcanzar el nivel de artefacto necesario. La otra forma de conseguirlas es comprándoselas al armero con 10 partes de mods, su stock se renueva en cada refresh y una vez comprada queda disponible para todo nuestro equipamiento. Las habilidades son el punto más alto de la personalización dentro del universo de Destiny 2, permitiéndonos configurar un equipo especialmente para participar de cada actividad. Así podremos estar listos para ir a Crisol, o tener listo armas contra escudo o sobrecarga para Vex Offensive o preparar una armadura para participar de la nueva Raid y sus enemigos imparables. 

Aquellos que estén dispuestos a sumergirse en este mar de estadísticas disfrutarán aún más de la experiencia, pero el costo de complejizar el progreso de esta manera es directamente dejar perplejos a los jugadores nuevos. Y no es poco decir ya que, junto con el lanzamiento de este nuevo DLC, la experiencia se volvió Free to Play e incluye una generosísima cantidad de contenido para enganchar a los nuevos usuarios. Todo lo que fue el año 1 de Destiny 2 y sus expansiones forman parte del nivel de acceso gratuito, dejando a Forsaken y Shadowkeep como una compra opcional. Pero aún en este modo, con contenidos de hace dos años, se aplica el nuevo sistema de progresión por lo que lo más probable es que la cantidad de misiones, habilidades, clases de personaje, recursos de forja y monedas de cambio apabullen a todos aquellos que recién se suman a la aventura. No es difícil y la campaña es tan llevadera que seguro terminen aprendiendo orgánicamente, pero puede resultar un poco agresivo si consideramos que la propuesta original era diametralmente opuesta. 

Shadowkeep 5
Los finishers ejecutan a cualquier enemigo al que le quede poca vida, son espectaculares y hasta otorgan bonificaciones

El resto de la experiencia sigue a la altura de lo que nos tienen acostumbrados. Destiny 2: Shadowkeep está diseñado para ser disfrutado tanto en sesiones cortas como en una maratón dominical, con la mejor selección de armas (tanto en diseño como en variedad, utilidad y sensación de disparo) en toda la industria y con un renovado apartado estético para que podamos personalizar visualmente las armaduras sin la necesidad de cambiarlas: aplicando skins. Los nuevos límites de poder se ven astronómicos en los altos 900, pero a diferencia de los años anteriores ahora es mucho más accesible subir hasta los 920 recomendados para aventurarnos en la nueva raid y los asaltos de ocaso más complicados. Si completamos la campaña y hacemos las actividades que otorgan objetos poderosos, de cualquier tier, todas las semanas pronto estaremos listos para el desafío mayor.

Shadowkeep es un gran paso adelante para Destiny 2 y, si bien la campaña se siente corta e inconclusa, se nota que la independencia de Activision-Blizzard le dió las alas a Bungie para que haga lo que mejor sabe hacer. Las microtransacciones se siguen manteniendo en el costado cosmético y son más tentadoras que nunca, pero se puede jugar sin tener que pagar un peso, y los finishers aportan espectacularidad y hasta un poco de estrategia al combate. Se pueden comprar en la tienda o ganar jugando y, si bien son pocos por ahora, son realmente vistosos e ideales para terminar con un enemigo al que le queda poca vida en cuestión de segundos. El nuevo pase de temporada funciona como la zanahoria necesaria frente a nuestros ojos, para seguir haciendo contratos y completando partidas en cualquier modo. Cada uno de sus 100 niveles es accesible, haciendo las cosas bien podremos subir un par de niveles por sesión y llevarnos jugosas recompensas en forma de recursos, engramas exóticos o nostálgicos, armas, cosméticos y hasta partes de armadura. Habrá que ver cuál será su precio a partir de la próxima temporada, ya que este venía incluído con la expansión, y aún no queda claro si hay forma de comprarlo con algún recurso del juego y sin poner dinero real como en la mayoría de los títulos que lo implementan desde hace tiempo y en los que claramente está inspirado.

Shadowkeep 6
Los nuevos sets de armadura están inspirados en el horizonte lunar, se ven increíbles y esta vez vamos a necesitarlos.

Destiny 2 está pasando por su mejor momento, un logro increíble si nos retrotraemos a las críticas post lanzamiento y algo que Forsaken ya había conseguido hacernos sentir: todo se encuentra mejorado y pulido al extremo. Puede llegar a ser un remolino abrumador de misiones para los nuevos jugadores, es innegable, pero vale la pena el tiempo invertido ya sea en su versión F2P como comprando sus expansiones. En ese sentido la versión de Steam ostenta una ventaja atroz con sus contrapartes de consola, con precios que están entre los 280 y 400 pesos para los dos DLC. Si a eso le sumamos la posibilidad de utilizar tu misma partida en las 3 plataformas (comprando los contenidos por separado, eso sí) gracias a la activación del cross-save y la increíble cantidad de jugadores que se han sumado a la aventura salvar la galaxia nunca fue tan divertido.

DESTINY 2: SHADOWKEEP

1/10/2019 (PC, PS4, XBOX ONE)
8.5

Soy un veterano de Destiny con más de 500 horas de juego en su haber a través de los dos juegos y sus expansiones. Para Shadowkeep sumé más de 40 horas con personajes nuevos, poniendo al día a mi personaje principal (un cazador) y experimenté en profundidad con el nuevo sistema de personalización de equipamiento. Me quedó pendiente la raid, ya que aunque llegué al mínimo de poder necesario para intentar no conseguí una escuadra consistente a tiempo, pero sin dudas durante las próximas semanas se dará.

En esta nota
  • destiny 2

Comentarios