Análisis

Análisis | Children of Morta es uno de los mejores indie de 2019

Un Roguelike de Acción más que competente va más allá gracias a una narrativa sublime. Conozcan Children of Morta y enamórense de la familia Bergson

Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Análisis | Children of Morta es uno de los mejores indie de 2019

Análisis | Children of Morta es uno de los mejores indie de 2019

La narrativa en los videojuegos no es esencial en muchos de sus géneros, pero darle contexto a nuestras acciones dentro de los mismos es siempre una necesidad, aunque más no sea “Salvar a la Princesa”, “Obtener el Objeto” o incluso “Derrotar al Villano”. Hay instancias en las que el juego en sí se mueve a lo largo de la historia que intenta narrar, como hemos visto en incontables Aventuras Gráficas y, más recientemente, los infames Walking Simulator que dependen casi exclusivamente del poder de su historia para triunfar o quedarse en el camino. ¿Puede la narrativa, entonces, ajustarse a un Roguelike de Acción? Children of Morta viene a decirnos que sí… Claro que sí puede.

Los Roguelikes de Acción se han ganado su merecido rincón en la industria siguiendo una serie de reglas simples, elementales pero casi obligatorias para mantenerse relevantes a lo largo de los años. The Binding of Isaac es uno de los mejores ejemplos del caso, ofreciendo una altísima rejugabilidad gracias a un sistema de progresión que iba añadiendo más y más ítems a sus mazmorras procedurales. Dead Cells también supo hacer de las suyas mediante el sistema de Células, las que debíamos utilizar para habilitar nuevas armas y poderes entre niveles, los que quedarían para instancias previas. Pero ninguno de estos ejemplos, o de otros menores en esta rama específica de los Roguelikes, otorgaba una narrativa más profunda, digna de nuestra atención e interés. Ninguno de estos juegos, o de otros ejemplos menores, conseguía preocuparnos con la suerte que corriera el protagonista, porque sabíamos que un nuevo mártir lo reemplazaría en la siguiente incursión.

Pero… ¿y si no fuera así…?

Los Bergson; una familia muy unida

Children of Morta nos presenta a los Bergson; una familia compuesta por John, el padre; Mary, la madre; el tío Ben; la abuela Margaret; y los jóvenes Mark, Kevin, Linda y Lucy, a los que más tarde se sumará Joey. Este adorable grupo humano vive en las cercanías de Morta, una montaña que acaba de sufrir un severo caso de Corrupción. Históricamente, los miembros de la familia Bergson son los encargados de enfrentar a este mal y mantenerlo a raya, y una vez más el deber llama a su puerta cuando una súbita oleada de Corrupción emana de la montaña y comienza a cubrir toda la zona, transformando a su paso a las criaturas de la región en nefastos seres sedientos de destrucción.

Hay un primer impacto claramente visual. Children of Morta goza de una de las estéticas Pixelart más trabajadas que he tenido el placer de apreciar en los últimos años; no sólo en sus escenarios sino especialmente en la impresionante versatilidad de las animaciones de sus protagonistas, tanto los enemigos que azotan cada nivel como los propios Bergson. Se nota que Dead Mage, los desarrolladores, invirtieron una considerable cantidad de tiempo en pulir este apartado; pero no fue el único. Más allá de los gráficos, un buen juego Roguelike de Acción necesita una buena jugabilidad; y me alegra anunciar que Children of Morta tiene jugabilidad de sobra.

Piñas, golpes, magia y poderes especiales

La idea central del juego es entrar a cada nivel asumiendo el rol de un miembro de la familia Bergson. Cada integrante posee un arma icónica y características propias, volviéndose Clases independientes con estilos de juego totalmente diferentes. John, el padre, hace uso de espada y escudo para atacar y defenderse de los peligros que esperan más adelante; mientras que Linda, la hija mayor, se vale de su arco para encajar flechazos a distancia, siendo más vulnerable a ataques cara a cara. El juego puede ser encarado en solitario, pero también ofrece la opción de coop para que dos jugadores recorran los niveles a la vez, lo que ofrece combinaciones de personajes con mucho potencial.

Cada miembro de la familia Bergson posee un árbol de habilidades propio, que se va activando a medida que obtenemos puntos de experiencia. Los protagonistas cuentan con un ataque básico y dos habilidades adicionales que dependen de un cooldown para volver a activarse. Un movimiento de barrida viene a completar el set de control básico, permitiendo a los Bergson escapar de una situación peligrosa o moverse con presteza hacia el próximo enemigo. De ahí en más el resto está en nuestra habilidad para controlar a nuestros héroes, y ocurre que la sensación de control es muy grande, en especial con el impacto de algunos golpes y la enorme satisfacción al realizar combos con nuestras diversas habilidades.

Algunos enemigos vienen en versiones más poderosas

Se ha hecho un delicado trabajo de balance en este apartado. Ningún miembro de los Bergson se siente poderoso por demás. Todos poseen condiciones negativas a tener en cuenta, como el hecho de que la pequeña Lucy no puede atacar y moverse al mismo tiempo, o que la enorme fuerza de Joey compensa la lentitud de sus ataques con el martillo. De hecho, en un principio algunas Clases van a sentirse un poco inútiles, pero a medida que accedemos a nuevas habilidades ganamos más y más beneficios que hacen de cada individuo un deleite a experimentar. Mucho más cuando el juego enfoca la jugabilidad en un elemento que oficia de eje central de la experiencia: la unión familiar.

A partir de aquí es donde Children of Morta deja de ser un muy decente Roguelike de Acción para convertirse en una de las experiencias más memorables de este 2019. Todo el juego está construido en base a una sólida narrativa enfocada en la unión de los Bergson como familia, y una de las formas en que esto queda demostrado es en la propia jugabilidad. Al llegar a cierto nivel con cada miembro se activarán beneficios que afectan a toda la familia, lo que incentiva a no concentrarnos únicamente en un individuo sino en darle a cada personaje su propio momento para lucirse.

Hay momentos de pausa con escenas emotivas

El juego nos empuja un poco por ese lado en el hecho de que, si jugamos demasiado tiempo con un mismo personaje, éste empezará a cansarse y mostrará severas desventajas en incursiones futuras. La idea aquí es ir rotando de personaje constantemente, ya sea para encarar mejor una situación (algunos personajes son más aptos para los enemigos de ciertos niveles) o para ir aumentando sus niveles de forma más pareja. Los beneficios no se limitan a bonificaciones pasivas, sino también a roles activos dentro de las partidas; por ejemplo, encontrando Runas que añaden efectos de otros familiares a las armas de nuestro personaje actual, o recibiendo una ayuda adicional de un pariente en medio del combate. Con cada nivel alcanzado no estamos haciendo más fuerte a un individuo, sino a toda la familia.

Y aquí es donde cerramos el círculo abierto al inicio de la reseña, porque si hay algo que transforma este juego—que ya considerábamos una de las experiencias más memorables de 2019—en el que, en mi opinión, es uno de los principales contendientes a Juego del Año, es toda la narrativa de fondo. Esto no es un mero juego de acción Roguelike, sino una historia narrada desde el primer instante. Una historia con personajes cuidadosamente definidos, de los cuales descubriremos sus personalidades y sus propias evoluciones personales poco a poco.

La pequeña Lucy entrena sus poderes

Los niveles ocultan habitaciones con eventos que hacen avanzar sub-tramas que terminarán afectando de una forma u otra a la familia. Al terminar una incursión—ya sea porque llegamos al final del nivel o porque la piedra mágica en nuestro poder nos regresó a casa antes de recibir el golpe final—el juego nos recompensa con un poquito más de historia familiar; con escenas en las que personajes pixelados expresan emociones con un nivel de efectividad que no podría haber esperado jamás.

Poco a poco nos damos cuenta de que ya no somos meros jugadores, sino un miembro más en la familia Bergson. Los conocemos, sabemos lo que piensan, entendemos sus frustraciones, celebramos sus éxitos. Estamos allí, con ellos, en las buenas y en las malas; y de repente la Corrupción se siente más personal… Más palpable… Una verdadera amenaza tangible cuya propia historia vamos a ir descubriendo, también, de a poquito, lo que llevará a revelaciones impresionantes. No puedo sino ponerme de pie y aplaudir ante algunas de las secuencias más tensas, giros argumentales sorprendentes, que me cayeron como un balde de agua helada, igual que le ocurre al resto de la familia. Jamás había visto semejante nivel de calidad en la narrativa de un Roguelike de Acción; y es esa magnífica línea argumental lo que me incitó a seguir jugando, una y otra vez, nivel tras nivel, hasta ir alcanzando cada nueva etapa de la odisea de los Bergson; porque, de alguna forma, también se había vuelto mi odisea.

Todos juntos hasta el final

¿Hay fallos en el juego? Los hay, desde luego; pero no me parecen lo suficientemente grandes como para siquiera tenerlos en cuenta. Muchos son propios del género Roguelike: algunos picos de dificultad, a veces a causa de que la generación procedural nos jugó un poco en contra. La narrativa también depende mucho de nuestro progreso, de manera que es posible pasar etapas sin que haya avances en la historia; aunque en otras ocasiones—y suponiendo a causa de haber avanzado demasiado rápido—las secuencias de historia no parecían concordar exactamente en la línea temporal, mostrando eventos que no podrían haber ocurrido en ese orden específico (y no deseo entrar en detalles para evitar spoilers de la trama). Pero esos son detalles que no terminan de afectar al producto principal, y que tampoco deberían ser difíciles de solucionar con un par de parches.

No podían faltar los jefes al final de los niveles. ¡Guarda con el Golem!

Children of Morta es una agradable sorpresa. Una muy agradable sorpresa. Es un juego que ya hubiera funcionado bien tan sólo con sus mecánicas de combate y jugabilidad en general; pero que va más allá de todos los límites gracias a una narrativa fuerte, íntima, emotiva; con sus momentos de tristeza y esperanza perfectamente planteados y ejecutados; con personajes memorables, queribles, de los cuales vamos a preocuparnos muchísimo. Con una historia sencilla… Tan sencilla como “Detener la Corrupción”… pero colmada de pequeños matices que la vuelven una odisea personal; tanto para los Bergson, los defensores de la Montaña… y para nosotros, los jugadores… los nuevos miembros de la familia que nos abrió la puerta de su casa para dejarnos entrar.

Pude experimentar la versión de Review de Children of Morta por aproximadamente 13 horas. En todo ese tiempo el juego no hizo otra cosa que enamorarme, escena tras escena, de esta familia tan especial, preocupándome por sus integrantes y sintiéndome personalmente involucrado en la misión que los mantiene unidos. No puedo dejar de recomendar este juego.

En esta nota
  • children of morta

Comentarios