Blazing Chrome
Análisis

Análisis | Blazing Chrome trae Contra a una nueva generación indie

El nuevo título de Joymasher es una oda a la mejor época de Contra, con su dificultad endiablada y controles ajustados, aunque por suerte ostenta una identidad propia.

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Si hablamos de shooters de scroll lateral en 2D lo primero que nos debería venir a la mente es Contra. La saga de Konami fue la responsable de popularizar y pulir este género que tuvo su mejor momento en los 16 bits, para luego terminar en una serie de entregas irregulares y caer en el olvido. El estudio brasileño Joymasher, fundado por Danilo Dias y Thais Weiller, se especializa en capturar la esencia de géneros olvidados y plasmarla en algo completamente nuevo, pero que se siente a la vez parte de un legado antiquísimo. Así lo hicieron con Oniken y Odallus, que respetaban a grandes rasgos los lineamientos de los plataformeros de acción de 8 y 12 bits, pero esta vez duplicaron la apuesta.

Para Blazing Chrome decidieron dar el salto de generación y utilizar herramientas propias de los 16 bits, pero no de casualidad, porque la idea era reproducir la sensación de aquellos Run n´Gun de Konami que nos transformaban en una máquina de esquivar balas y matar soldaditos pixelados. El resultado es un shooter intenso, de controles responsivos y dificultad endiablada, que claramente es un abrazo a los fans del género, pero a la vez no se siente como una vil copia ni se queda en un homenaje: estamos ante un nuevo juego de la misma estirpe.

Desde el primer instante se respira el aire ochentoso por la increíble música en chiptune a cargo de Tiago Santos y Dominic Nimark, pero el trabajo de Danilo Dias en el diseño de los protagonistas, la estética y la sencilla historia que le da contexto al tiroteo, es absolutamente delicioso. Parece un juego sacado de un cartucho perdido de Sega Génesis, de hecho hay claras referencias al grandioso Contra: Hard Corps, algún efecto de sonido que nos lleva directo a 1994, una ciudad demasiado familiar y hasta un guiño al entrañable Mortal Kombat 3 Ultimate. Blazing Chrome fue desarrollado con un amor por Sega que solo un estudio brasileño, gracias al efecto TecToy, podría haber llegado a demostrar.



La propuesta es sencilla, el mundo se encuentra arrasado por robots manejados por una inteligencia artificial y el futuro de la humanidad depende de un pequeño grupo de rebeldes comandado por Mavra, una rubia que captura perfectamente la esencia que Linda Hamilton aportó a Terminator 2. Una vez superada la breve cinemática, y sin más preámbulos que elegir nuestro personaje y el orden en el que vamos a enfrentar los primeros 4 niveles, Joymasher nos arroja a la acción. ¿Qué podemos esperar en los 6 niveles que conforman esta aventura? Diferentes mechas comandables, bosses gigantescos con diferentes fases, situaciones que requieren que desarrollemos reflejos cibernéticos para sobrevivir y hasta escenas con motos voladoras que parecen inspiradas en el infame (y legendariamente difícil) capítulo de Battletoads. Todo balanceado perfectamente para ser disfrutado solo o acompañado por un player 2 habilidoso, aunque lamentablemente sólo de manera presencial.

Blazing Chrome es un juego difícil que no nos perdonará ni un descuido, pero el estudio entiende que su propuesta implacable no es para todos, por eso incluyó una serie de mecánicas para hacerlo más accesible. La más importante es el modo “Fácil”, que proporciona más vidas y es el único que tiene contenedores de energía, y resulta ideal para aprender a jugar o tener una aventura más llevadera. Pero también incluye ayudas en el resto de los modos, como revivir a nuestro compañero con una vida extra si superamos un jefe tras quedarnos solos y sin vidas en el modo coop. Pero al final del día, y por más facilidades que nos den, la única diferencia entre vivir o morir sigue la siguen haciendo nuestros reflejos y mucha, pero mucha práctica.

Blazing Chrome 2
El filtro CRT es de los mejores que hemos visto implementado, inclusive en los mejores compilados oficiales de ROMS

A la hora de jugar Joymasher incorporó todas las mecánicas probadas por los clásicos para crear un gran shooter: 4 armas bien diferenciadas, 3 drones de asistencia, dos movimientos de evasión (salto y roll defensivo) y la inclusión de un golpe cuerpo a cuerpo para protegernos. El roll sirve para avanzar más rápido y salir de situaciones escabrosas, por eso si bien se echa de menos el doble salto es más un cambio de paradigma que una omisión. Ahora la posibilidad de golpear a melee, que se activa con el botón de disparo y únicamente cuando estamos bien cerca de un objetivo, expande nuestro abanico de estrategias de forma insólita. Y es que no parece mucho, pero termina siendo la mecánica que separa a un jugador experimentado de uno que recién da sus primeros pasos en el juego, sirve hasta para romper algunos proyectiles y resulta vital a la hora de superar los últimos niveles. 

El resto de la propuesta está a la altura de las expectativas, con un apartado técnico exquisito, completamente diseñado en hermoso pixel art, ostentando una banda sonora ochentosa en chiptune rockero y con la suficiente cantidad de guiños como para mantener sonriendo a los fans del género. Al completar la campaña en dificultad normal, que en mi caso fueron 3 horas y media de aprendizaje furioso, Blazing Chrome nos premia con una dificultad extra, un modo Boss Rush, el modo espejado y dos personajes extra. La dificultad Hardcore nos limita a 5 continuaciones (a diferencia de las otras dos en las que siempre son infinitos) y no nos permite guardar nuestro progreso, es decir que hay que completar los 6 niveles de una sentada.

Blazing Chrome 1
Aunque jugarlo a pantalla completa con los píxeles puros también tiene su encanto y deja brillar con fuerza los colores

En cuanto al modo Boss Rush, que incluye también a los semi bosses, resulta divertido e ideal para aprender los patrones de ataque y evasión de los jefes. Se puede jugar en modo cooperativo y también nos limita a 5 créditos. El modo espejo invierte horizontalmente todo el juego y, aunque parezca algo sencillo, resulta increíblemente divertido. Es un recurso que generalmente se utiliza en juegos de carreras, con geniales resultados, y en este caso añade una sutil capa de dificultad que hay que experimentar para entender: Jugar un Run & Gun de derecha a izquierda resulta tan extraño como refrescante. Finalmente los dos personajes extra son un ninja y una guerrera cyborg que parece sacada del mismísimo Solbrain, y que transforman al juego en una suerte de Ninja Gaiden: combaten exclusivamente a melee, tienen un ataque cargado que ofrece daño a distancia y un dash aéreo para nivelar la balanza a la hora de esquivar las millones de balas que vendrán directo a nosotros. 

Joymasher nos deleita con un shooter atípico, con menos muertes injustas y más situaciones complejas, pero de las que podemos salir airosos si hacemos las cosas bien. Es cierto que la curva de dificultad comienza arriba, pero en cuestión de horas termina transformándonos en hábiles soldados, capaces de acabar con una legión de robots y esquivar todos sus proyectiles sin que nos lleguen a tocar. Para cada situación hay una solución, para cada ataque una forma de evadir, y todo esto hubiera sido en vano si no cumpliera (y lo hace con creces) con los tres requisitos fundamentales del género: respuesta fluida a nuestros comandos, gameplay adictivo y la posibilidad de jugarlo completamente en cooperativo con nuestro player 2 favorito.

Blazing Chrome 4
Los niveles de motos hacen gala de los efectos de scroll independiente y ponen a prueba nuestros reflejos

En conclusión, Blazing Chrome es el juego que todos los fans de Contra siempre esperamos y Konami nunca nos quiso dar. Joymasher tomó lo mejor de las mecánicas de 16 bits y lo llevó a una experiencia moderna, respetando a rajatabla todo lo que identifica a los mejores exponentes del género, pero sin perder de vista la evolución de la industria en los últimos 20 años. Si tengo algo que reclamarle son más niveles y diferentes finales, después de todo está claramente inspirado en Contra: Hard Corps, pero el altísimo factor de rejugabilidad se encarga de compensarlo. Y aunque lo terminemos diez veces, la vuelta está asegurada gracias a los modos y personajes desbloqueables, pero en especial a su pulida y adictiva propuesta que no nos dejará soltarlo hasta formar parte de esa esquiva élite llamada “Top 10 Players”

Blazing Chrome Puntaje
En esta nota
  • blazing chrome

Comentarios