Análisis

Análisis | American Fugitive (PC, PS4, XONE, SWITCH)

Un protagonista falsamente condenado por el asesinato de su padre, un extenso mapeado rural y un regreso a la jugabilidad de los primeros GTA. ¿Será suficiente para mantenernos enganchados? Sebas te lo cuenta en este análisis.

Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Fallen Tree Games es un estudio que ostenta estar integrado por desarrolladores que trabajaron en juegos de la talla de TimeSplitters, el FPS de culto “Black” y el delicioso vendedor de placas de video que conocemos como “Crysis”. Por eso, cuando nos ofrecen un nuevo título que promete reinterpretar la fórmula responsable del éxito temprano de Grand Theft Auto, lo mínimo que podemos hacer es prestar atención y ver que se traen entre manos.

American Fugitive es, nada más y nada menos, un juego de acción de perspectiva aérea en el cual debemos limpiar el nombre de nuestro protagonista que acaba de ser condenado por el asesinato de su padre. Así es como tomamos control de William Riley, escapamos de prisión y nos sumergimos en una vida de crimen para… bueno, sí, dejar en claro que matamos policías, civiles, robamos casas, autos y destruimos todo lo que está a nuestro alcance, pero a papá no lo matamos, eh? 

La progresión está atada a ciertos NPC que se encargan de darnos misiones, cada uno tiene su particularidad. Algunos nos piden ir a robar diferentes casas y comercios, enseñándonos cómo vender objetos robados y a salir de las casas antes de que llegue la policía, otros a robar autos, compactarlos para destruir evidencia o hasta destruirlos en un rudimentario combate vehicular. Estas actividades se desarrollan de forma lineal, no hay libertad a la hora de ejecutarlas, pero el extenso mapeado tiene algunas opciones para romper el tedio.



La exploración es uno de los puntos fuertes de la propuesta. El mapa de RedRock County es grande y ofrece una buena variedad de actividades para mantenernos ocupados. Hay rampas con saltos increíbles, cofres ocultos y desafíos cronometrados a cumplir con diferentes vehículos especiales. Y todo esto sería inútil si la jugabilidad no estuviera a la altura de las circunstancias, tanto al tomar control de Will a pie, disparando todo tipo de armas o conduciendo a toda velocidad, la respuesta de American Fugitive se siente precisa e intuitiva. Al menos tanto como la cámara aérea puede ofrecernos, claro, porque hacer reversa y cambiar la dirección a toda velocidad por lo general suele terminar en una tragedia.

A lo largo de la aventura iremos desentrañando una serie de misterios que nos acercará a conocer la verdad sobre el asesinato del padre de Will, pero también de una serie de homicidios que parecen haber sido ejecutados por el mismo asesino. La historia en sí es interesante, pero pasará rápidamente a segundo plano porque para avanzar deberemos cumplir una gran cantidad de misiones obligatorias que poco y nada tendrán que ver con nuestro objetivo principal. Así será como perderemos interés en la historia, o en el peor de los casos en American Fugitive en sí mismo, porque hay más de misiones repetitivas que redención para nuestro protagonista.

American Fugitive 01
Hay que tener cuidado cuando cruzamos las vías del tren, aunque con un poco de suerte podemos usarlo a nuestro favor

En cuanto al apartado técnico todo se ve muy bien. Desde las pequeñas cercas blancas que delimitan las casitas rurales, pasando por la vegetación, árboles y brazos de agua que interpelan los grandes espacios verdes, todo se encuentra diseñado con lujo de detalles. La música y la mezcla de sonido están bien realizadas, especialmente si juegan con auriculares, salvando algunas excepciones (las bocinas suenan como si estuviéramos debajo del agua) es uno de los puntos fuertes del juego de Fallen Tree Games. Sin embargo encontraremos algunos problemas técnicos de vez en cuando, misiones que no se activan bien o que se rompen si no hacemos las cosas exactamente como el juego lo prevé. Nada que no se solucione con reiniciar la misión, pero sigue siendo molesto y más aún en un juego relativamente pequeño.

La propuesta en sí está bien ejecutada y cumple con la premisa. No deja de ser una reimaginación de las mecánicas clásicas de los primeros GTA y la jugabilidad responde mucho mejor que en aquellos clásicos, sin embargo todo lo que American Fugitive tiene para ofrecer se vuelve viejo y tiene sabor a poco cuando superamos la franja de 8 o 10 horas de juego. Para empezar la historia quedará desplazada y vamos a pasarnos la mayoría del tiempo yendo de un lado a otro, persiguiendo marcadores de misiones y comenzando una nueva misión probablemente tan básica como la anterior.

American Fugitive 2
RedRock County está diseñado con lujo de detalles y a la noche podemos apreciar su belleza de los efectos de iluminación

Los diálogos, que al comienzo nos hacen involucrarnos con la historia de Will, pronto pasarán a ser un incordio que deberemos apurar entre una y otra misión. Los personajes son estereotipos de lo más genéricos y, si bien esconden algunos momentos graciosos, al final del día no aportan nada demasiado memorable a la experiencia en general. Finalmente el rol de la policía sigue siendo tan (o más) molesto e irreal que en aquellos juegos de hace 20 años. Un roce con otro auto desata una persecución policial con múltiples vehículos persiguiéndonos, haciendo que la misión quede completamente arruinada. No hay términos medios, da lo mismo atropellar a alguien que quitarle la pintura de un raspón a una camioneta estacionada, todo termina con 3 coches de policía detrás nuestro.

American Fugitive es divertido y está orientado a ese público de nicho que busca replicar la experiencia que tuvo con los viejos GTA. Tiene un mundo amplio y hermoso que explorar, una jugabilidad más que decente y una buena cantidad de objetivos y misiones para ocupar nuestro tiempo. Sin embargo falla en aspectos que podrían haberlo elevado por encima de la media, como la progresión, la utilidad del árbol de habilidades o el mismísimo rol de la policía que una vez más parece omnisciente al punto de actuar en detrimento de la experiencia. 

American Fugitive 3
En esta nota
  • american fugitive