Volvieron los pibitos, volvió la alegría
Análisis

ANÁLISIS| Young Justice: Outsiders S03E01: Princes All

Se tomaron su tiempo, pero los jóvenes titanes animados vuelven con una historia que los va a poner una vez más a prueba, en esta ocasión, fuera de los límites de la legalidad. Ups.

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Se hicieron rogar, pero los “Jóvenes Titanes” (esos no, los otros) están de regreso con su tercera temporada, esta vez, aterrizando de forma exclusiva en el nuevo servicio de streaming de la Distinguida Competencia (habrá que esperar su distribución en Netflix). Esta entrega nos llega con el subtítulo de “Outsiders”, un calificativo bastante acertado si tenemos en cuenta el planteo de este arranque con “Princes All”.

Tras los eventos de “Young Justice: Invasion” (2012-2013), la muerte de Wally West y la partida de Dick Grayson del equipo, la historia retoma su trama dos años después, donde el descubrimiento del metagen propició un violento tráfico de jovencitos con poderes. Ahora, estos metahumanos arrancados de sus familias son convertidos en recursos armamentísticos al servicio de naciones y organizaciones privadas.   

Con Lex Luthor convertido en el nuevo secretario general de las Naciones Unidas, la Liga de la Justicia siente que tiene las manos atadas para intervenir, y tras un tremendo incidente en el planeta Rann, Batman, Arrow y otros miembros del grupo superheroico deciden renunciar para volver a su condición de vigilantes clandestinos. Así, tanto la Liga -ahora comandada por Wonder Woman y Kaldur (convertido en el nuevo Aquaman), como el equipo de sidekicks, ven partir a varios de sus integrantes más importantes, favoreciendo un posible conflicto interno y externo.

 

 

Dick habrá seguido por su lado (ya no esgrimiendo su alter ego superheroico), pero operando desde el extranjero logra rastrear una de estas operaciones criminales hasta Markovia, una nación cuyos soberanos -su hija fue secuestrada tiempo atrás- decidieron darle pelea a este tráfico de metahumanos. Un atentado contra sus vidas, deja el poder en manos del barón DeLamb (hermano de la reina), al menos hasta que el hijo mayor tenga la edad suficiente para sentarse en el trono. El incidente pone a Markovia bajo la ley marcial, prohibiendo la circulación de cualquier individuo con poderes, incluyendo a los héroes de la Liga.

Nada de esto va a detener al joven Grayson que vuelve a casa para juntar a un grupo selecto de compañeros (Superboy, Tigress y Black Lightning) para intentar infiltrarse en el país y ponerle un alto a esta amenaza.  

Así, bien arriba, arranca esta nueva entrega de una de las mejores series animadas de DC, enfocada en los héroes más jovencitos de la editorial. Los pibes está más en boga que nunca tras el estreno de “Jóvenes Titanes en Acción!: La Película” (Teen Titans Go! To the Movies, 2018) y la primera temporada de “Titans”, pero sabemos que la creación de Greg Weisman y Brandon Vietti se ganó su lugar de respeto entre los fans tras su paso por Cartoon Network.

Después de la celebrada primera temporada, el show decidió adoptar este formato de “evento” y desarrollar una historia en continuado a lo largo de sus veintitantos episodios (en este caso 26). “Young Justice: Outsiders” parece enfocarse, de entrada, en la nueva condición de proscriptos de nuestros héroes, un título que, en seguida, nos retrotrae al grupete conformado por el Caballero Oscuro, y más tarde por el mismísimo Nightwing.

 

Al Dick se lo banca en todas sus versiones

 

Estos “Marginales” salieron a la luz cuando los lazos entre algunos miembros de la Liga se volvieron tensos, conformando una especie de “operaciones encubiertas”, que no siempre (bah, nunca) se rigen por los libros y actúan fuera de la ley.

Esto, suponemos, vendrá en los próximos capítulos, mientras tanto el show nos da un muy buen arranque cargado de acción, momentos emotivos, algunos bastante tensos y otros súper cotidianos que nos hacen olvidar que estamos ante superhumanos acostumbrados al peligro. Este rejunte equilibrado es, justamente, el mayor atractivo de la serie, que no sólo nos entrega una trama repleta de héroes y villanos, sino que también se detiene en las situaciones personales de cada uno de ellos o, al menos, de la mayoría.

La espera valió la pena, a juzgar por “Princes All”. Ahora hay que ver qué tienen para ofrecer los Jóvenes Titanes, sobre todo en un mercado que está sobre explotando sus aventuras en cada una de las pantallas, formatos y versiones. Claro que la animación cuenta con ventaja a la hora de planificar narraciones y desplegar efectos especiales, de ahí que exijamos mucho más ante el producto terminado.

 

En esta nota
  • DC
  • Young Justice

Comentarios