Análisis

ANÁLISIS: X-Men: Días del Futuro Pasado

Llegó el día. Llegó la nueva película de la franquicia mutante y no nos pudimos aguantar. La vimos, la disfrutamos y esto es lo que sacamos en concreto de la vuelta de Bryan Singer a su mejor elemento.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Primero y principal, siempre crei y sigo creyendo que Bryan Singer nunca deberia haber abandonado la franquicia de los mutantes.

Mas alla de las similitudes o diferencias que pueda tener o no con los comics, el director sabe como contar una buena historia desde los personajes y no desde la espectacularidad de los efectos.

No soy fanatica de los superheroes de Marvel (ya esta, lo dije), pero dentro de su fauna, los X-Men siempre me resultaron los mas interesantes, asi como sus dos primeras peliculas. Si bien, a esta altura, “X-Men” (2000) resulta simplona y un poco “berreta” (por asi decirlo), creo que sigue siendo de lo mejor del genero, sin dejar de lado el hecho de que sento las bases para todas las peliculas comiqueras que vinieron a continuacion.

Si, Singer abrio el juego con el nuevo milenio y hoy, casi quince años despues nos entrega la mejor pelicula de una franquicia plagada de aciertos, pifies y demasiadas incoherencias… hasta ahora.

Como ya dije, Marvel no es santo de mi devocion, por ende, nunca lei el comic en el que se basa esta pelicula, pero eso no importa y nunca deberia importar. El material original solo tiene que funcionar como un punto de referencia para los realizadores. El cine debe abarcar a todo el publico y no solo al fanboy que se ofusca ante la primera discrepancia o celebra el solito un chiste interno de la trama.

Bryan lo sabe y lo entiende a la perfeccion y, a pesar de que “X-Men: Dias del Futuro Pasado” (X-Men: Days of Future Past, 2014) se retroalimenta de las primeras tres peliculas y de su precuela, uno puede ir tranquilamente sin haber visto las anteriores.

A traves de una historia relativamente sencilla, Singer y el guionista Simon Kinberg, logran atar todos los cabos y unir dos lineas temporales que parecian imposibles de articular. Lo mejor de todo es que no esta forzado y le resulta bastante natural a la trama.

Claro, hay viajes en el tiempo que lo explican todo, pero aca hay decisiones tomadas, y unas muy inteligentes.

El futuro (no muy lejano) es desolador y enseguida nos remite a otras peliculas como “Blade Runner” (1982) o “Terminator” (The Terminato, 1984). Los mutantes, asi como los humanos que los ayudan, son perseguidos y aniquilados por los Centinelas, unas tremendas maquinas de matar que pueden detectar al enemigo y contrarrestar cada uno de sus poderes y habilidades.

Enseguida nos topamos con un par de caras nuevas (Bishop, Blink, Sunspot, Warpath) y otras tantas conocidas (Kitty, Bobby, Colossus) que hacen lo imposible por sobrevivir.

Pero hay una ultima oportunidad de revertir los hechos y, para ello, se uniran a Wolverine (Hugh Jackman), Charles Xavier (Patrick Stewart), Storm (Halle Berry) y el mismisimo Magneto (Ian McKellen).

Kitty (Ellen Page) es capaz de transportar la mente de una persona a traves del espacio-tiempo, a su yo mas joven, por asi decirlo. La idea es “viajar” al año 1973 y evitar un acontecimiento que cambiara todo el curso de la historia para los mutantes y para el mundo, obvio.

El unico capaz de soportar el proceso es Logan -debido a sus poderes curativos-, que tendra que buscar la ayuda de el Charles (James McAvoy) y el Erik (Michael Fassbender) setentosos, para evitar que Raven (Jennifer Lawrence) asesine a Bolivar Trask (Peter Dinklage), el creador de los Centinelas.

El “presente” (pasado) al que llega no es mucho mas alentador. El mundo vuelve a recomponerse tras la guerra de Vietnam, la escuela de Charles ya no existe y Erik se encuentra encerrado en una prision de maxima seguridad acusado de haber asesinado a John F. Kennedy, asi que la tarea no le va a resultar nada facil.

Singer nos lleva por los dos caminos, el de este presente alternativo que debe cambiar y el del futuro, donde nuestros heroes resisten para no ser aniquilados.

La pelicula es entretenida y tiene todo el despliegue visual que se merece. Incluso, la introduccion de un personaje como el de Quicksilver (Evan Peters) -con toda la controversia previa que genero- sale muy bien parado y se convierte en uno de los puntos mas fuertes y espectaculares de la trama.

Pero sigue siendo anecdotico, entra, cumple su proposito y vuelve a salir de la historia sin dañarla en absoluto. Lo mismo ocurre con el personaje de Trask y muchos podran decir que Peter Dinklage esta desaprovechado. Si, es el villano que marca el ritmo de los acontecimientos y si, es un cientifico loco al que le gusta torturar y experimentar con mutantes y, aunque sus verdaderos propositos no quedan del todo claro (su motivacion es el punto mas flojito de la trama), no nos importa porque a “Dias del Futuro Pasado” no le importa el villano de turno.

Singer vuelve al comienzo, a la lucha por la identidad y la aceptacion de lo diferente. Los mismos temas planteados en sus primeras peliculas y los que las hicieron interesantes. Aca no hay mutantes, o sea, si los hay, pero los personajes dejan de lado sus nombres de batalla y se quedan con su propia humanidad. No nos importa el destino de Wolverine, Magneto o Mystique, pero si, nos preocupa que pasara con Logan, Erik o Raven.

El director usa estos nombres por una razon y es que todavia no tuvieron necesidad de ir a la guerra. Este es el paso previo y decisivo, lo que decidira los destinos tanto de estos, como del resto de la raza humana.

Singer no puede evitar el mensaje antibelico y no esta mal, al fin y al cabo demuestra una realidad, todas las guerras son estupidas e innecesarias, pero no se detiene a explayarse en el tema porque debe seguir destruyendo alguna que otra ciudad.

El gran acierto del film pasa por los personajes. El director se dio cuenta del exceso de Jackman y se lo agradecemos. Si, Logan es el encargado de volver en el tiempo, pero no el de arreglar las cosas. Eso le corresponde a Charles, Erik y Raven que, ademas, deberan superar sus propias diferencias y tomar decisiones que marcaran el resto de sus vidas.

Singer logra acomodar la franquicia y volver a foja cero para, desde aca, hacer lo que quiera con la historia de los mutantes. Incluso la escena de post creditos ya nos da una pista de por donde viene la mano.

No se si “X-Men: Dias del Futuro Pasado” es la pelicula definitiva sobre los personajes de Marvel, pero cumple cada uno de los propositos y metas que se propone y, al fin y al cabo, es un gran film es si mismo.

Sabemos que el futuro no esta escrito en piedra y que el destino lo forjamos a cada paso. Lo que no podemos cambiar es lo que somos, nuestra naturaleza, la del ser humano… o del mutante.

PUNTAJE: 9