Análisis

ANÁLISIS: Tyrant (\"Pilot\")

El creador de Homeland tiene nueva serie y esta vez nos presenta los problemitas de Medio Oriente, desde otra perspectiva. El hijo de un dictador hace lo posible para escapar del designio familiar, pero la cosa no es tan fácil como él cree.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

“Tyrant” es el nuevo drama televisivo del director y guionista israeli Gideon Raff, conocido por “Homeland” y su version original “Hatufim”, para la cadena FX.

Raff, junto a los productores Howard Gordon, Craig Wright y Ang Lee, vuelve a centrarse en la problematica de Medio Oriente, pero esta vez desde la vereda de enfrente, para retratar la vida de Bassam "Barry" Al Fayeed (Adam Rayner), el hijo menor del dictador de un ficticio pais arabe (Baladi), que huyo de su madre patria para comenzar una nueva vida en Los Ángeles, donde trabaja como pediatra y cria a una hermosa familia tipo americana.

Despues de veinte años, Bassam saldra de su auto exilio y volvera a su pais de origen para la boda de su sobrino, lo que tambien implica reencontrarse con los suyos y un pasado violento que trato por todos los medios de olvidar y evitar a toda costa.

El tipo reniega no solo de su origen, si no de la extrema fortuna de su padre, un gobernante arquetipico de la region, militar que vive rodeado de lujos mientras el pueblo reclama por mas igualdad social y es sofocado a traves de la violencia y la censura.

Baladi no hace referencia a ningun pais o gobierno en si, si no que es una amalgama de varios elementos de naciones actuales. La idea es no herir susceptibilidades, pero hay que admitir que tanto el lugar como sus personajes, no pueden escapar al estereotipo desmesurado, o al menos, a la nocion que ya nos formamos a traves de los medios.

Jamal (Ashraf Barhom), hermano mayor de Barry y sucesor politico del estado, es el tipico arabe de caracter violento y ultra machista que denigra a cuanto ser humano se le cruza. Desde el guion se lo justifica por la terrible infancia que tuvo y por el constante abuso psicologico sufrido por parte de su progenitor, pero termina pareciendo un villano de pelicula sin ninguna humanidad, en contraste con su hermano.

Pero Barry tiene sus propios muertos en el armario y hara lo posible por abandonar el lugar junto a su familia, antes de que los fantasmitas decidan salir a flote.

Por lo que se pudo ver en este primer episodio dirigido por David Yates (responsable de las ultimas entregas de la franquicia de “Harry Potter”), “Tyrant” es una serie de contrastes, pero no en el mejor de los sentidos. En vez de generar un profundo analisis de los choques culturales, las situaciones y personajes (hasta ahora) terminan cayendo en el estereotipo faciloide.

Desde el aspecto visual “Tyrant” es correcta, y mas alla de entrecruzar un relato clasico con una serie de flashbacks, no tiene mucho mas para aportar en materia narrativa.

Uno de los puntos mas flojos de la historia, a mi parecer, es el retrato pasivo que se hace de la mujer como objeto de uso y abuso fisico, que termina molestando bastante y roza lo misogino. Es sabido que el “sexo debil” es menospreciado por aquella zona, pero no hay necesidad de mostrar tantas “violaciones” en un solo episodio, solo para demostrar un punto.

Con personalidades tan marcadas parece no haber lugar para la ambigüedad, como en el caso de “Homeland”, que enriquece mucho mas la historia. Habra que ver las vueltas que los realizadores le dan durante el desarrollo de la temporada y si logra acercarse al exito y a la calidad narrativa de su antecesora.

PUNTAJE: 7