Análisis

ANÁLISIS: The Angriest Man in Brooklyn (2014)

Robin Williams tiene una nueva película sobre un hombre enojado con el mundo, al que le quedan sólo noventa minutos de vida. Un bajón, pero al menos lo acompaña un gran elenco para pasar el mal rato.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Cuando uno ve semejante talento, tanto delante como detras de las camaras, cree tener cierto grado de entretenimiento garantizado. Un buen guion, alguna actuacion destacada o algun momento comico que nos robe una sonrisa complice, aunque sea. Pero las apariencias engañan y, a pesar de todo, “The Angriest Man in Brooklyn” (2014), termina pareciendo una pelicula hecha para television, con gustito a telenovela de la tarde.

Empecemos por aclarar que esta comedia dramatica, dirigida por Phil Alden Robinson, es la remake de “The 92 Minutes of Mr. Baum”, un film israeli de 1997 escrito y dirigido por Assi Dayan.

Robinson no es un gran director experimentado, pero ha sabido entretener con peliculas tan diferentes como “El Campo de los Sueños” (Field of Dreams, 1989) y “La Suma de Todos los Miedos” (The Sum of All Fears, 2002), una de las tantas adaptaciones de las aventuras de Jack Ryan a la pantalla grande.

Robin Williams, Mila Kunis, Peter Dinklage y Melissa Leo conforman un elenco principal que ofrece lo mejor que tiene (y puede) a base de un guion tan cursi, que no escapa a ninguno de los lugares comunes de este tipo de peliculas.

Henry Altmann (Williams) solia ser un tipo alegre, con una buena vida y una familia feliz. El tiempo y las circunstancias lo transformaron en un ser insatisfecho, impaciente y calenton que vive enojado con el mundo. No tiene el mejor de los dias, que tampoco es diferente al resto de la semana, pero tras su visita al doctor descubre que tiene un aneurisma cerebral y que solo le quedan noventa minutos de vida.

¿Como es posible? El medico de cabecera de Henry se tomo el fin de semana libre y dejo en su lugar a la doctora Sharon Gill (Kunis), una joven que tampoco esta pasando por su mejor momento (hasta su gato se acaba de suicidar). Cuando le da la noticia al paciente, obviamente, el tipo se altera mas de lo normal y exige saber cual es su expectativa de vida, a lo que ella le responde –despues de aguantar varias insistencias e insultos- los mencionados noventa minutos.

El señor Altman huye despavorido del lugar sin darle tiempo a la chica de reaccionar o corregir su error, y tras varios intentos fallidos por localizarlo, decide ir a buscarlo personalmente.

Aunque en el fondo sabe que no puede ser verdad, Henry decide poner en orden todos sus asuntos antes de que se cumpla el tan temido plazo. Eso incluye organizar una reunion con todos sus amigos (incluso a aquellos que no ve desde hace decadas), visitar a su hermano Aaron (Dinklage), tener un ultimo encuentro amoroso con su esposa Bette (Leo) –aunque ni siquiera se hablen- y tratar de enmendar la relacion con su hijo Tommy (Hamish Linklater) que hace años se fue de la casa para no tener que aguantarlo.

Y asi estamos, casi hora y media de pelicula viendo a Robin Williams yendo de aca para alla por las calles de Brooklyn, desencontrandose con todo el mundo y enojandose cada vez mas.

No termina de ser ni un drama sobre un tipo que se arrepiente de sus errores, ni una comedia de enredos, porque no es graciosa, a pesar de las mil y una morisquetas de Robin, y los personajes tienen emociones tan extremas que solo resultarian realistas en una satira, pero este no es el caso.

A pesar de tantas caras conocidas, “The Angriest Man in Brooklyn” no deja de ser una pelicula del monton. No es terriblemente mala, pero enoja que no hayan podido hacer algo mas interesante que una sucesion infinita de cliches.

PUNTAJE: 6