Análisis

ANÁLISIS: Spyro Reignited Trilogy (PS4, XONE)

El simpático dragón púrpura está de regreso con una propuesta hecha a la medida tanto de los nostálgicos como de los nuevos fans.
Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Activision probó las mieles de los remakes el año pasado con Crash Bandicoot N’Sane Trilogy, que arrasó las tiendas tanto digitales como físicas en cuanta plataforma fue lanzado. El éxito del lanzamiento de PS4, que tuvo la exclusividad temporal, fue prueba suficiente para que la legendaria editora norteamericana se decidiera a revivir el resto de sus franquicias dormidas. Aprovechando el vigésimo aniversario de la saga Activision encargó a Toys for Bob, estudio veterano de Skylanders y responsable de la versión de Switch de la última remake de Crash, el trabajo de rehacer desde cero la trilogía original de Spyro.

Spyro The Dragon nació como un juego exclusivo allá por 1998, en medio del apogeo de la primer consola de Sony, y fue producto de la creatividad de Insomniac Games. Por ese entonces el único género que le faltaba dominar a PlayStation eran los plataformeros en 3D, que solo brillaban en Nintendo 64, y el dragón púrpura venía a llenar un hueco importante en el extenso catálogo de la consola. Ya en esa época era considerado una maravilla técnica, en parte gracias al excelente apartado técnico pero en realidad por su jugabilidad fluida y su propuesta refrescante.



Spyro Reignited Trilogy viene a cumplir tres roles fundamentales. En primer lugar revivir la franquicia luego de un hiato de 13 años. En segundo lugar revalorizar la trilogía original, que siempre fue la mejor, llevándola a una nueva generación de jugadores. Y fundamentalmente a preservar el legado de Insomniac, rehaciendo cada aspecto cosmético del juego sin modificar la esencia original. Por eso el tercer rol es el más importante, porque está preservando tres títulos que acaban de alcanzar las dos décadas pero de la mejor manera posible.

Toys for Bob hizo un trabajo estupendo y cada centímetro de los escenarios fue respetado a rajatabla, reimaginando y aggiornándolos a los tiempos que corren. Los mundos siguen igual de coloridos, las llamaradas chisporrotean cuando nuestro dragón utiliza su aliento de fuego y todo se ve vibrante. La banda sonora compuesta por Stewart Copeland se destaca aún más gracias a los nuevos arreglos, pero también se puede disfrutar en su versión original. Inclusive las voces en castellano son de calidad, haciendo de nuestro paso por las verdes praderas de este universo creado por Insomniac una experiencia casi cinematográfica.



Cada uno de los tres juegos fue reconstruido con recelo, pero a la vez sus propuestas jugables se mantuvieron intactas. Esto representa un arma de doble filo y no es que nos estemos poniendo en modo revisionista, pero el primer juego de la saga peca de simplista al menos desde una mirada moderna. Sin embargo en esta ocasión no había lugar para mejoras, la idea central era conservar, actualizar técnicamente y revitalizar una franquicia abandonada. En ese sentido Spyro Reignited Trilogy está a la altura de las expectativas, de hecho las cumple con creces.

Hay algo mágico en esta saga y en la forma en la que está presentada en esta remake. Jugar Spyro The Dragon es un viaje hacia el pasado que nos invita a revivir una etapa en la que todos los estudios, y a su vez las grandes editoras, querían tener su propia aventura 3D. En esa época en la que la industria aún no había superado la idea de tener una mascota por consola, para establecer una identidad, Spyro logró pisar fuerte en cada una de sus entregas. El primer título fue alabado por la crítica, pero a decir verdad Insomniac Games no llegó a comprender del todo la fórmula de Super Mario 64. Por eso hoy en día vamos a notar que todo se limita a encontrar dragones petrificados, juntar cristales y superar algún desafío ocasional. No había objetivos que cumplir que se desvíen de esa premisa básica y, si bien había retos en forma de “puntos de habilidad”, no había una buena razón para superarlos.



Pero todo cambia en el segundo juego. Ripto's Rage incluye power ups, nuevos personajes y escenarios más variados, pero además otorga nuevas habilidades a Spyro que terminan por elevar la propuesta. Nuestro dragón púrpura ya puede nadar, sumergirse para bucear aporta una nueva dimensión a la exploración y la implementación de escaleras hace lo propio para el planteamiento de zonas secretas. La continuación es un mejor juego en todo sentido, especialmente en cuanto a nuestra motivación para juntar los cristales que ahora se pueden gastar para comprar nuevas habilidades o habilitar el acceso a diferentes ayudas.

The Year of The Dragon cierra la trilogía y a la vez marca el fin de la era Insomniac. Es sin duda el mejor de los tres y, lamentablemente, el último gran juego de toda la franquicia. Además de perfeccionar todos los cambios del juego anterior, esta tercera parte suma a cuatro personajes jugables. Para utilizarlos tendremos que pagar un rescate en cristales, que también pueden usarse para diferentes fines como en Ripto’s Rage. Tanto la canguro Sheila como el Sargento Byrd, el Agente 9 o el bueno de Bentley (un Yeti) aportan frescura a la fórmula que termina resultando variada y divertida. Esta vez sí habrá gameplay por objetivos y razones para revisitar mundos superados, así acceder a zonas bloqueadas una vez que hayamos rescatado al personaje necesario.



Spyro Reignited Trilogy es una oda a trilogía original y a la vez evidencia irrefutable de que la mano de Insomniac fue la que definió la identidad de la saga. Toys for Bob hizo un trabajo estupendo, tanto desde el punto de vista técnico como a la hora de conservar la jugabilidad. Quizás le hubieran venido bien algunos extras, arte conceptual o promociones de la época, algo que haga las veces de museo. También necesita subtítulos, y esto es urgente, ya que por ahora el público hipoacúsico no tiene forma de comprender lo que está pasando. Pero más allá de eso la experiencia se mantiene intacta y esas son buenas noticias para los fans como para las nuevas audiencias.

LO MEJOR

  • El apartado técnico
  • El genial doblaje latino
  • La jugabilidad pulida de siempre
  • Conserva la magia aún 20 años después

LO PEOR

  • No incluyeron extras
  • No tiene subtítulos en ningún idioma

Comentarios