Análisis

ANÁLISIS: Rake

La moda de los actores de Hollywood en series de género se potencia con la llegada del genial Greg Kinnear, como un abogado de poca monta, en un piloto de lo más entretenido con un bonus: dirige el genial Sam Raimi.
Avatar de Damián Silberstein

Por: Damián Silberstein

El Fernando Burlando de California

Greg Kinnear es de esos actores de Hollywood que dificilmente recordemos por su nombre pero si su cara. Este rubio actor oriundo de Indiana, Estados Unidos, participo en miles de peliculas haciendo roles secundarios y protagonicos, como el papel de “Captain Amazing” en la genial “Mistery Men”, el pintor gay que encarno en “Mejor Imposible” (“As good as it gets”) o en la comedia de los hermanos Farrely “Inseparablemente Juntos” (“Stuck on You”) donde interpreto al hermano siames de Matt Damon.

Kinnear se suma a la lista de actores de cine que saltan a la pantalla chica para protagonizar una serie. Se trata de “Rake”, la remake de una exitosa serie australiana sobre un abogado de cuarta de Los Ángeles, ludopata y narcisista, capaz de defender hasta el mas inescrupuloso criminal siempre y cuando le pague como corresponde. El termino “Rake” se usaba en el siglo 17 para referirse a los vividores infiltrados en la alta sociedad, que se alimentaban de las migas que dejaba la nobleza. La palabra ha sobrevivido hasta nuestro tiempo refiriendose a lo mismo: el aprovechador con alma de buitre.

El episodio tiene el formato “un dia en la vida de” que funciona a la perfeccion para meternos de lleno en la trama. Keegan Deane (Kinnear) atraviesa un presente muy malo y hace todo lo posible por empeorarlo cada minuto que pasa. A pesar de que le debe a 59 mil dolares a su corredor de apuestas, sigue jugando partidas de poker y perdiendo dinero en el camino. Para colmo de males amanece resacoso y con una morocha infartante a su lado, a quien conocio la noche anterior, en el living de la casa de su mejor amigo, lugar donde vive temporalmente hasta que pueda acomodar su situacion financiera.

Desde ese punto, el episodio piloto nos lleva de una escena a otra mostrando el derrotero del pobre Keegan. Un cliente que le debia plata le “paga” con un atun gigante para que se lo venda a un restaurante de sushi, la policia lo detiene por manejar sin licencia al llevar a los chicos de su amigo al colegio y, para empeorar las cosas, le asignan un caso de un criminal acusado de 9 homicidios por el que no cobraria ni un dolar.

Lo mas destacable del capitulo, un fuerte que la serie seguramente explotara, es Kinnear. El actor encarna a la perfeccion a un tipo que se hace daño a cada rato pero no que parece importarle. Esto lo podemos notar sobre todo al verlo interactuar con Mikki, una prostituta de la que esta enamorado, Maddy, su ex esposa psicologa, Ben (su mejor amigo) y su esposa Scarlet, tambien abogada.

Si es digno de mencionar que se pusieron muchas escenas una arriba de la otra y que impidieron un desarrollo mas profundo de alguna de ellas, como por ejemplo la defensa del criminal que Keegan lleva adelante en la corte. Tampoco me gusto mucho el tono con el que se trataron algunas escenas. El hecho de que Scarlet y Ben soporten todas las animaladas que hace Keegan y no le digan mucho, de hecho terminan el episodio comiendo un asado en el jardin de su casa, no me parece que este del todo bien resuelto.

Pero mas alla de todo creo que “Rake” tiene potencial. La serie tiene ritmo, es divertida a su manera y la genial actuacion de Kinnear levanta cualquier muerto. No se va a convertir en mi serie de abogados favorita (ahi esta la genial “Harvey Birdman Attorney at Law”) pero la recomiendo.

RAKE
Creador: Peter Duncan
Guionistas del Piloto: Peter Duncan y Peter Tolan
Director del Piloto: Sam Raimi

Puntaje: 7