Análisis

ANÁLISIS: ROSEMARY\'S BABY (\"Night Two\")

Llega la conclusión de la miniserie de la NBC basada en el clásico de terror. Por fin sabremos si se puede despegar de los clichés y de los insoportables llantitos de Zoe Saldana.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

<p>Mi criterio para decidir si, m&iacute;nimamente, algo me gusta, es ver que me aport&oacute;. No me refiero a que me cambie la vida ni mucho menos, simplemente, que al terminar y hacer un balance, los n&uacute;meros no me den en rojo.</p> <p>En cuanto a aporte me refiero a que cumpla el objetivo que debe cumplir un producto audiovisual que, desde el vamos, es entretener.</p> <p>Hoy por hoy, hay demasiados productos de buena calidad en la TV &ndash;y ni hablar de los que ya han pasado-. Las comparaciones son odiosas, pero no se pueden evitar, y cada nuevo estreno se mide con esta vara.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_3800/normal/17832-trailer-rosemarys-baby-night-two.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>Despu&eacute;s de ver la conclusi&oacute;n de la miniserie de la NBC, basada en la novela de terror de Ira Levin &ldquo;El Beb&eacute; de Rosemary&rdquo; (Rosemary\'s Baby, 1967), trat&oacute; de imaginar que pas&oacute; por la cabeza de los realizadores al encarar este proyecto. &iquest;Qu&eacute; quisieron aportar a un relato que ya es conocido y tuvo una gran adaptaci&oacute;n de la mano de Roman Pola?ski?</p> <p>Hay mucho talento detr&aacute;s. Agnieszka Holland, la directora, es responsable de algunos de los mejores episodios de &ldquo;The Killing&rdquo; y de &ldquo;The Wire&rdquo;, dos series que juegan con el suspenso, el drama y la tensi&oacute;n a cada momento, algo que le falta a &ldquo;Rosemary\'s Baby&rdquo;.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_3800/normal/nbc-rosemarys-baby-zoe-saldana-and-patrick-j-adams-2.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>La miniserie intenta ser seria y estilizada, y falla completamente. Ser&iacute;a mucho m&aacute;s interesante si fuera un producto clase B que se r&iacute;e de s&iacute; mismo y de las convenciones del g&eacute;nero de terror, pero no es el caso.</p> <p>Carece totalmente de coherencia en el relato y eso es lo que m&aacute;s molesta. Nos distancia de la trama, y no nos permite conectarnos y sufrir las desventuras de los personajes.</p> <p>En este segundo episodio, &ldquo;Night Two&rdquo;, Rosemary (Zoe Saldana) descubre que, finalmente, est&aacute; embarazada, pero los problemas no dejan de suscitarse y el proceso le causa terribles dolores que podr&iacute;an poner en riesgo su vida.</p> <p>Por otro lado, y si no nos dimos cuenta todav&iacute;a, se va revelando que su esposo Guy (Patrick J. Adams), tal vez no sea el padre del peque&ntilde;o y que haya hecho alg&uacute;n tipo de trato siniestro para lograr la fama que tanto ansiaba.</p> <p>&nbsp;Si logramos soportar los 85 minutos de las caritas sufridas y los llantos de Saldana, nos damos cuenta que nada tiene sentido. En una escena la joven sospecha de todo el mundo y est&aacute; asustad&iacute;sima y a la siguiente, cuando la polic&iacute;a comienza a hilar los cabos y tratar de advertirle, ella ya se olvido de todo y est&aacute; chocha como perro con dos colas.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_3800/normal/NUP_162977_0077-700x400.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>Durante tres meses sufre como una condenada, haci&eacute;ndole caso a un doctor que le dice que todo es normal y que cada embarazo es diferente y la manda a tomar un juguito de hierbas para calmar los dolores. Cuando por fin se decide a tener una segunda opini&oacute;n m&eacute;dica, de un segundo para otro (literalmente), los espasmos desaparecen y todo vuelve a ser alegr&iacute;a en su mundo.</p> <p>No importa que la gente que intenta ayudarla caiga como moscas a su alrededor, la chica sigue como si nada hasta que encuentra un librito que le explica todo sobre las brujas y las maldiciones, ritos de sangre y su vecino, que podr&iacute;a ser el mism&iacute;simo Satan&aacute;s.</p> <p><img src=\"../../images/notes/note_3800/normal/140402_2769960_Rosemary_s_Baby__Fear_Is_Born.jpg\" alt=\"\" width=\"830\" height=\"466\" /></p> <p>Trat&eacute; de encontrar algo para rescatar, desde lo est&eacute;tico o narrativo, desde las actuaciones o lo visual, pero &ldquo;Rosemary\'s Baby&rdquo; no lo tiene.</p> <p>Esta muy cuidada, todo es muy prolijo, pero se olvida de jugar con el g&eacute;nero para tratar de producir algo en el espectador. La protagonista termina pareciendo un hist&eacute;rica que deja que los dem&aacute;s controlen su vida y su cuerpo (no estamos en la Edad Media, muchachos) y, que de a ratos, acepta que todo lo que pasa es normal.</p> <p>No, &ldquo;Rosemary\'s Baby&rdquo; no entretiene y, al menos que sean poco exigentes, tambi&eacute;n resulta bastante predecible (m&aacute;s all&aacute; de que es una trama conocida). Tal vez este an&aacute;lisis resulte muy mordaz, pero la TV de hoy, la que nos gusta y nos sorprende, exige otros est&aacute;ndares de calidad que a esta miniserie, obviamente, le est&aacute;n faltando.</p> <h1>PUNTAJE: 6</h1> <p>&nbsp;</p>