Análisis

ANÁLISIS: POWER (\"Not Exactly How We Planned\")

Una nueva serie de gángsters se asoma a la pantalla del cable, pero esta vez son hombres de negocios, con familia y muy refinados. Power llega de la mano del rapero 50 Cent, y el hip-hop y el cachondeo no podían no estar presentes.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

La cadena de cable satelital Starz tiene nueva serie, un drama criminal producido por Curtis Jackson, mas conocido como el rapero “50 Cent”. Si juntamos todos estos elementos ya, de entrada, nos da como resultado un show lleno de violencia, ostentacion, gangsters, lindas mujeres, musica a todo volumen y tetitas y culos que entran y salen de pantalla, como ya nos tiene acostumbrado el canal que transmite “Spartacus”.

La serie creada por Courtney Kemp Agboh (productora de “The Good Wife” y “Hawaii Five-0”, entre otras), sigue las peripecias de James “Ghost” St. Patrick (Omari Hardwick, el detective Marcus Williams de Kick-Ass), un adinerado afroamericano de Nueva York, dueño de un exitoso club nocturno, padre de familia y esposo amoroso, que ha conseguido todo lo que se ha propuesto en la vida, en parte, gracias a sus negocios “paralelos”, siendo uno de los distribuidores de drogas mas importantes de la ciudad.

“Ghost” lleva una doble vida muy organizada, tanto en casa –donde su esposa esta bien al tanto de sus actividades y no reniega de los lujos que estas le han brindado- como en el trabajo. Distribuye un buen producto por toda la ciudad, a la “ordenes” del peligrosisimo Felipe Lobos (Enrique Murciano) jefe de un cartel mexicano, mientras utiliza sus establecimientos legales como tapadera.

Pero alguien le ha jugado una mala pasada (no se sabe si desde adentro o afuera de su sequito) que ha puesto en peligro toda la operacion y la confianza de Lobos, que no duda en buscarse un nuevo asociado.

James tambien empieza a tener sus propias dudas. El reencuentro con una noviecita de la secundaria pondra toda su vida en perspectiva, todo lo que tuvo, lo que perdio y lo que le espera para el futuro, un porvenir que tal vez no necesite de negocios ilegales y le permita retirarse tranquilo con las cuentas claras.

Este primer episodio, dirigido por Anthony Hemingway -que ha colaborado en infinidad de series-, es correcto en todos los sentidos. Esta bien filmado, tiene buenas actuaciones y sienta las bases para una historia solida, pero que ya nos contaron un monton de veces.

Desde lo narrativo, “Power” no aporta nada nuevo mas alla del contexto. Los afroamericanos ya no son pandilleros (ese lugar lo ocupan los latinos de Nueva York), si no hombres de negocios que viven rodeados de lujos, aunque no por ello, dejan de ser menos violentos.

No es una serie de gangsters llena de accion, al menos, por lo que se puede ver es este primer capitulo. Por ahora los negocios se resuelven charlando, pero supongo que (como ya hubo una pequeña muestra) la violencia llegara a su debido tiempo.

No hay nada que me haya llamado la atencion para seguir adelante con una historia que, desde el vamos, es bastante predecible. Hay escenas de sexo innecesarias, tal vez para demostrar que es una serie “adulta”, y personajes que caen en cada uno de los estereotipos del genero.

Pero hay siete episodios mas por delante y “Power” podria demostrarnos algo diferente. Por mi parte, no voy a perder el tiempo averiguandolo, creo que una serie nueva debe atraparme desde el primer momento y dejarme con ganas de ver que pasara la proxima semana. Este no fue el caso.

PUNTAJE: 7

Comentarios