Análisis

ANÁLISIS: Nightflyers

George R.R. Martin cambia los quilombos de Westeros por aventuras espaciales. 

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

ANÁLISIS: Nightflyers

ANÁLISIS: Nightflyers

Mientras esperamos que George R.R. Martin se digne a terminar de escribir “Vientos de Invierno” -sabemos que “Game of Thrones” vuelve en abril, así que esa ansiedad ya está controlada (¿?)-, sus obras se siguen esparciendo por la TV, aunque esta vez la historia no tiene nada que ver con Westeros.

“Nightflyers”, una vieja novela ochentosa y otros cuentos cortos agrupados bajo este título, ya pasó por la pantalla grande en 1987 con muy poco éxito, pero Syfy Channel quiere aprovechar la influencia del nombre propio tras el suceso de la serie de HBO, y se despacha con esta aventura terrorífica de ciencia ficción que nos lleva al año 2093, donde los humanos deben salir al espacio en busca de ayuda, ya que la Tierra se volvió un planeta casi inhabitable. Cuando no.

La idea de la Nightflyer –la nave que forma parte de semejante expedición- es hacer contacto con una raza extraterrestre un tanto reacia con la que, hasta el momento, no tuvieron ninguna comunicación. Estos seres poseen la energía necesaria para salvar a la Tierra, de ahí que los científicos se comprometan a llevar a cabo esta misión, incluso más allá de los peligros que conlleva.   

“All That We Left Behind” arranca con una escena cargada de sangre, violencia, misterio y una advertencia, y en seguida marca el tono de este nuevo show con mucho “homenaje” a Alien: El Octavo pasajero” (Alien, 1979). Bueno, no es tan así, porque de pronto la narración nos lleva al pasado, unos meses antes de que arranque la expedición, y podamos conocer las motivaciones de algunos de sus participantes. Entre ellos, Karl D'Branin (Eoin Macken), líder esta misión quien deja todo en tierra para poder hacer este temido y esperado contacto.  

La clave de todo es Thale (Sam Strike), un extraño personaje con poderes telequinéticos, posiblemente, capaz de comunicarse con los alienígenas. El problema es que el pibe está considerado una amenaza, y no muy bien visto por el reto de los pasajeros y tripulantes.

A pesar de que Thale está encerrado y controlado por la doctora Agatha Matheson (Gretchen Mol), psiquiatra que responde por él y su permanencia en la nave; tras el despegue algunos instrumentos comienzan a fallar, así como varios de los involucrados en la misión empiezan a sufrir alucinaciones. Todas las miradas acusadoras se dirigen derechito a Thale, pero sabemos que la solución a este misterio no es tan sencilla.  

Los planteos de “Nightflyers” están bastante bien, y los climas que genera el director Mike Cahill nos remiten a varias de nuestras aventuras espaciales favoritas. El problema es el ritmo de un primer episodio que aburre casi desde entrada porque muestra mucho sin decir nada concreto y abre demasiados misterios adornados con dramas personales.

En esta primera hora (habría que volver a los episodios de 45 minutos con urgencia) ocurre de todo y muchos de los miembros de la expedición pagan el precio, pero la narración se convierte en algo cíclico donde sólo “pasan cosas” y nunca llegamos a sumar datos para entender e ir armando las piezas del rompecabezas.

El director y el guionista Jeff Buhler se concentran más en el efecto que puedan causar cada uno de estos “ataques”, y se olvidan de engancharnos con la historia de fondo. De paso, nos muestran relaciones personales salidas de la nada, un capitán ausente y medio perverso que vigila desde las sombras (y un montón de camaritas estratégicamente posicionadas), y la mezcla constante de realidad y fantasía que experimentan en la nave (hola “Esfera”, te estamos mirando).

“Nightflyers” se quiere colgar le éxito de Martin, aunque este sólo sume su nombre (y material original), a diferencia de “GoT” donde se compromete con las historias que llegan a la pantalla. La narración está a años luz de la serie épico-fantástica, y ahí es cuando recordamos que se trata de un producto de Syfy, posiblemente, con un poquito más de presupuesto que la media de sus proyectos.  

¿Vale la pena dedicarle nuestro tiempo? Si le das la chance a todas las historias espaciales y tenés paciencia suficiente para soportar un ritmo lentísimo y personajes bastante huecos, vaya nomás para adelante. También te recordamos que de Syfy salieron productos más interesantes como “The Expanse”…, aunque terminaron cancelados y encontraron una casa más amigable en las nuevas plataformas de streaming. Lo dejo a su criterio.

 

 

PUNTAJE: 5.0

 

 

En esta nota
  • George R.R. Martin
  • Nightflyers
  • Syfy