Análisis

ANÁLISIS: Magnum P.I. S01E01: I Saw the Sun Rise

Si ese bigote hablara.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Todo vuelve en forma de remake y el detective bigotudo de la década del ochenta no podía estar exento. “Magnum P.I.” rescata casi todos los elementos del clásico protagonizado por Tom Selleck y, claro, los adapta a la diversidad e inclusión de nuestros tiempos.

Thomas Magnum (Jay Hernandez, el Diablo de “Escuadrón Suicida” y frecuente colaborador de David Ayer) es el centro de esta historia pergeñada por Peter M. Lenkov y Eric Guggenheim (“Hawaii Five-O”) para la cadena CBS, su emisora original.  

La trama encuentra a Magnum, ex Navy SEAL veterano de Afganistán, saboreando los placeres de Hawái y las comodidades de la casa de huéspedes de Robin Masters, célebre autor/a que nunca se deja ver, pero que amasó una fortuna gracias a sus novelas militares, a las cuales Thomas ha hecho algún que otro aporte “táctico”.

A cambio de sus servicios como consultor, puede hacer uso de la vivienda y todos sus lujosos amenities, incluyendo el garaje y la extensa colección de Ferraris del dueño de casa; claro que también se tiene que fumar las miradas desaprobatorias de Juliet Higgins (Perdita Weeks), una suerte de administradora inglesa con unas cuantas habilidades que poco y nada tienen que ver con las tareas domésticas. Mientras tanto, pasa sus días como detective privado, tomando casos de esposas engañadas que necesitan pruebas de la infidelidad de sus maridos.

Entre sus pasatiempos, está parrandear con sus amigos del alma, todos ex soldados unidos por los horrores de la guerra, que ahora encontraron un mejor pasar en esta isla bonita. “I Saw the Sun Rise”, dirigido por Justin Lin –responsable de “Rápidos y Furiosos” (2009) y “Star Trek Sin Límites” (2016), además de ser uno de los productores de la serie-, conjuga la súper acción, un poco de humor y el formato de “caso de la semana”, en una apuesta que poco tiene para ofrecer, pero cumple la función de entretener con sus aventuras súper exageradas.

En este primer episodio, la cosa se vuelve personal para Thomas cuando uno de sus amigos más cercanos de la fuerza -Sebastian Nuzo (Domenick Lombardozzi)- es secuestrado y asesinado. El detective va a contar con la ayuda de sus camaradas Orville 'Rick' Wright (Zachary Knighton) y Theodore 'TC' Calvin (Stephen Hill) -personajes también heredados de la serie original-, y hasta de la mismísima Higgins, para encontrar al responsable, aunque su pericia choque con la de la policía y, en especial, el detective Gordon Katsumoto (Sung Kang), otro al que no le cae simpático.

El caso en cuestión resulta más una excusa para desplegar unas cuantas persecuciones, peleas y escenas de acción, aprovechando a cruzar caminos con varios personajes de “Hawaii Five-O” como Noelani Cunha (Kimee Balmilero), y fascinarnos con los paisajes hawaianos, mientras el protagonista intenta descubrir el complot militar tras la muerte de su compañero.

Un argumento un tanto flojito para este primer episodio que gana mucho más con algunos flashbacks o la recreación del pasado de Magnum a través de las páginas de las novelas de Masters, que con los momentos dramáticos de manual.

“Magnum P.I.” es lo que se ofrece a simple vista, una serie de aventuras detectivescas con un protagonista no tan carismático como Selleck (¿será por la falta de mostacho?), pero con la cantidad justa de diversidad (no olvidemos que se ambienta en Hawái) y un poquito de representación femenina gracias a un papel muy diferente al de las chicas que se paseaban en traje de baño, allá por los años ochenta.  

En esta nota
  • magnum p.i.

Comentarios