Análisis

ANÁLISIS: Líbranos del Mal (Deliver Us from Evil, 2014)

Una nueva película de terror y van... El director de Sinister se despacha con una historia basada en \"hechos reales\" y mezcla sustos con truculentos casos policiales en la Gran Manzana.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

La pelicula dirigida por Scott Derrickson no deja de ser una mas del monton, de esas que tienen como eje central extraños sucesos sobrenaturales, personajes poseidos y exorcismos varios, y que no pueden evitar los lugares comunes y el susto facil del genero de terror. Pero ademas, “Libranos del Mal” (Deliver Us from Evil, 2014), es un policial que muestra la cara mas oscura de Nueva York y del trabajo de un sargento que hace rato perdio la fe y su propia humanidad, carcomida con cada caso cruento que debe investigar.

Basado en el libro de no ficcion “Beware the Night” (2001), escrito por Ralph Sarchie y Lisa Collier -que documenta los eventos de la vida real del oficial y sus experiencias con estos hechos dificiles de explicar-, el guion escrito por Derrickson y Paul Harris Boardman se balancea entre estos dos generos, donde los crimenes violentos y el clima de tension casi no dejan lugar a la clarificacion de lo paranormal, que se pierde en la inmensidad de un relato que termina siendo mas dramatico que terrorifico.

Si, todo queda a mitad de camino y no es porque le falte tiempo para explayarse. El film tiene dos horas para desarrollar una trama que se detiene demasiado en los crimenes, la descripcion de los lugares y los conflictos personales del protagonista.

Derrickson plantea dos peliculas en una y no termina de encontrarle la vuelta a ninguna de ellas. Hablamos del director y guionista de “El Exorcismo de Emily Rose” (The Exorcism of Emily Rose, 2005) y “Sinister” (2012), pero tambien el de la soporifera “El Dia que la Tierra se Detuvo” (The Day the Earth Stood Still, 2008) y la nueva adquisicion de Marvel/Disney para hacerse cargo de la franquicia de “Doctor Strange”.

Se nota cierta “influencia” de David Fincher y de “Pecados Capitales” (Se7en, 1995), esos recovecos laberinticos, sucios y oscuros, que no hacen mas que desorientar al espectador y crear cierta atmosfera opresiva que va de la mano con la, cada vez mas complicada, tarea policiaca.

Eric Bana vuelve de entre los “muertos cinematograficos” para ponerse en la piel de Ralph Sarchie, un sargento con demasiada experiencia que, de a poco, fue dejando de lado a su familia, la religion y la fe en la raza humana que, dia a dia, le muestra su peor cara. Junto a su compañero, Butler, interpretado por Joel McHale (si, leyeron bien) -el tipico policia canchero y jodon, pero buen tipo y camarada- se encargan de los casos mas jodidos y algunos que a simple vista no lo son, pero Sarchie los intuye.

Asi, caen ante una llamada por violencia domestica, un ex marine que paso por Irak, vio unas cuantas cosas raras y ahora presenta una conducta aun mas extraña. El caso pasa sin pena ni gloria, pero pronto se encadenara con otros sucesos que tambien llaman la atencion del Padre Mendoza (Édgar Ramirez), un curita poco ortodoxo que cambio un vicio por otros mas benignos y ahora se dedica a exorcizar almas poseidas.

Mendoza debera hacer equipo con Sarchie para tratar de descubrir que ente demoniaco se esconde detras de todos estos extraños acontecimientos y conductas, claro que primero va a tener que convencer al policia de que todo esto es real y va mas alla de la simple maldad humana.

No hay nada original en la trama ni en la concepcion de los personajes. Bana es el clasico tipo conflictuado que, cuando las papas queman y su familia esta en riesgo, empieza a creer y decide tomar cartas en el asunto. Un asunto que no se explica del todo (los felinos, “las puertas”) y se detiene mas en lo detectivesco que en lo terrorifico, que termina cayendo en todos los cliches conocidos del genero (luces que se apagan, sonidos extraños, la musiquita anticipatoria y una larga lista de etceteras).

Asi y todo, la pelicula se deja ver y, a pesar de que se hace un poco extensa, mantiene buenos climas y no desentona en las actuaciones. Se destaca mas desde lo visual que desde la historia, pero no podemos pretender mucha originalidad para un genero tan regurgitado en las ultimas decadas.

PUNTAJE: 6.5

Comentarios