Análisis

ANÁLISIS: Labyrinth (2012)

The CW estrena una nueva miniserie cargada de misticismo, fantasía y conspiraciones. La búsqueda de la identidad y del Santo Grial se entrecruzan en este relato histórico bastante feminista.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

La cadena televisiva The CW estrena finalmente “Labyrinth”, una miniserie en dos partes, basada en la novela homonima de 2005 escrita por Kate Mosse.

Esta coproduccion entre Alemania y Sudafrica, mezcla elementos historicos, religiosos y fantasticos, en un pastiche que se asemeja bastante a los thrillers de Dan Brown y, mas especificamente, a su mega exito “El Codido Da Vinci” (20003).

Dirigida por el ingles Christopher Smith, la trama recorre la vida dos mujeres en dos epocas muy diferentes, unidas por un lugar y una historia en comun, cargada de conspiraciones, asesinatos y misticismo.

En la actualidad, Alice Tanner (Vanessa Kirby) es voluntaria en una expedicion arqueologica en Francia y atraida hacia una misteriosa cueva, descubre los restos de dos personas y un anillo con la inscripcion de un laberinto, que en seguida le provocan extrañas visiones de un pasado muy remoto. El hallazgo llama la atencion de las autoridades y de otros individuos cuyos propositos no tienen nada que ver con lo cientifico, si no con encontrar dicha joya y tres libros que resultan ser la clave de la vida eterna.

En el año 1209, Alaïs Pelletier du Mas (Jessica Brown Findlay) es una joven noble recien desposada que vive en la fortaleza de Carcassonne, lugar donde tambien reside una gran comunidad catara (grupo que profesa una doctrina religiosa diferente), que han sido decretados como herejes por la iglesia catolica.



La vida de Alaïs se sucedera entre las cruzadas, las masacres producidas por la inquisicion, los celos de su hermana bastarda y un secreto ancestral que le confiere su padre: ambos deben proteger tres libros sagrados (el de la s palabras, los numeros y las pociones) que contienen los misterios del Santo Grial y evitar que caigan en manos de los invasores.

Ambas historias se iran entrecruzando a lo largo de las tres horas que dura la miniserie, pero mientras que la trama del pasado se nos presenta muy detallada y llena de referencias historicas hacia uno de los periodos mas nefastos que vivio la humanidad, el desarrollo del presente queda muy agarrado de los pelos y resuelve sus cuestiones demasiado rapido y a los tropiezos.

Podemos simpatizar con Alaïs y sus desventuras, entender sus predicamentos y las decisiones que debe tomar, asi tambien como las de las personas que la rodean, gente que elige vivir o morir segun de sus creencias.

Lo curioso de la trama (y lo que celebramos) es la importancia que se le da a la mujer en semejante periodo historico. Aca, son portadoras de la sabiduria y cierto poder, y las que terminan decidiendo el desenlace de los acontecimientos.

Pero eso es en el pasado, cargado de misticismo y religiosidad, mientras que el presente se balancea entre la falta de creencias de Alice, cruentos asesinatos para encubrir semejante conspiracion, sectas que buscan apoderarse del Santo Grial y los opositores que buscan destruirlo.

Alice debe descubrir que la liga con esa mujer que aparece en sus visiones y cual es su proposito en todo esto, pero la resolucion llega muy rapido y casi sin efecto, y pretenden que nos encariñemos con varios personajes los cuales no tenemos tiempo de digerir.

Hay mucho empeño puesto en la reconstruccion historica, los paisajes de Francia son el escenario ideal y hay unas cuantas actuaciones copadas que incluyen a John Hurt, Tom Felton (el mismisimo Draco Malfoy) y Sebastian “Bucky Barnes” Stan, pero no alcanza para darle coherencia a un relato que encara para el lado de complicadisimos temas religiosos y termina resolviendolo todo como una novela romantica.

PUNTAJE: 7