El desfile de freaks no para
Análisis

ANÁLISIS| Gotham S05E02: Legend of the Dark Knight: Trespassers (Spoilers)

Gotham sigue avanzando hacia su final, sumando demasiados personajes y situaciones. 

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

La última temporada de “Gotham” tiene como eje central el caos (sí, más caos) y la supervivencia en una “tierra de nadie” donde los malos llevan la delantera, las autoridades gubernamentales le dieron la espalda a la ciudad, y los pocos policías que quedan, liderados por James Gordon, quieren hacer su pequeña diferencia llevando un poquito de esperanza ahí donde más la necesitan los habitantes.

Sabemos que una guerra territorial se avecina, pero las facciones participantes, todavía, no están del todo preparadas para ir al combate. Tres meses pasaron desde las explosiones y el aislamiento, y mientras los villanos acumulan poder, aliados y armamentos, a los buenos les toca lidiar con otros obstáculos que hunden a la metrópoli cada vez más en la miseria.

El último reto de Gordon y sus hombres es atravesar la zona más anárquica de la ciudad, ese lugar disputado por pandillas violentas que quedó afuera de toda autoridad. Ahí es donde se dirigen con la intención de rescatar a un grupo de pequeñines que fueros apartados de sus familias para trabajar al servicio de Sykes (Alex Morf), jefe de una banda de malosos enmascarados que nos recuerda, inmediatamente, a uno de los antagonistas más fieros del Hombre Murciélago. Los Soothsayers tienen la intención de construir un túnel por debajo del canal y llegar a tierra firme, para ello esclavizaron a estos chicos que luchan constantemente por su libertad, agua y comida.     

 

Más jodido que pasear de noche por el Conurbano

 

Aunque las apariencias engañan, Sykes no tiene nada que ver con Bane, al menos no en este primer vistazo. El mercenario planea hacer su acto de presencia durante esta quinta entrega protagonizado por Shane West, y algo nos dice que, de alguna manera, está relacionado con el “humo” que inhalan estos muchachos. Los Soothsayers no son el único obstáculo que debe afrontar Gordon al entrar en la “dark zone”, ya que todos los delincuentes andan con ganas de cobrar la recompensa que el Pingüino le puso a su cabeza tras el último encontronazo.

Aunque James está tratando de exorcizar sus fantasmas del pasado y revertir su propio lado oscuro intentando salvar a la ciudad que él mismo, indirectamente, llevó a la ruina, no puede hacerlo con los pocos recursos que tiene, y ante una nueva negativa del exterior, va en busca del favor de Barbara Kean, quien todavía lo culpa por la muerte de Tabitha (Jessica Lucas). Los ex tortolitos parecen llegar a una tregua para rescatar a estos chicos, pero el favor debe ser pagado y, a cambio, la Sirena exige su merecida venganza en contra de Oswald Cobblepot. Una de cal y una de arena, para el oficial que no para de cruzarse con los personajes más grotescos de Ciudad Gótica.

Después en un inicio de temporada que ayudó a remarcar territorios y actualizar el estatus de cada protagonista en esta Gotham decadente y anárquica, “Trespassers” (intrusos) da un pasito atrás de la mano de este rescate anecdótico y un montón de nuevas amenazas que se suman a la fiesta. Así, el capítulo dirigido por Louis Shaw Milito y escrito por Danny Cannon, resulta una historia de relleno que no parece aportar demasiado a la trama principal.

 

  

Ummm, ni un poquito de confianza nos inspira

 

Por otro lado tenemos a Edward Nygma intentando averiguar qué sucede durante sus incursiones sonámbulas. Después de pasar por las manos del doctor Hugo Strange (BD Wong), el Acertijo no logra tener el control de todas sus acciones, ahora relacionadas con el secuestro, la tortura y la masacre de una pandilla de motoqueros. Un misterio que, en sí, no es tan importante por ahora, pero nos acerca a esa guerra brutal que dará lugar dentro de unos cuantos meses. Acá alguien intenta inculpar al Pingüino, pero está por verse quién es el que se beneficia realmente con tanto asesinato. En este punto, todos parecen culpables, pero sí de crear caos se trata, el nombre de Jerome Valeska es el primero que nos viene a la cabeza… más allá de que este no parezca su estilo.

“Trespassers” es un episodio demasiado recargado que también introduce a la terrorífica Madre (Susannah Rogers), una villana salida de las páginas de “Batman and Robin Eternal #1” (2015), responsable de criar y entrenar a Orphan, acá representado por un niñito (Benjamin Snyder) que logra engañar a Gordon y a Harvey Bullock (Donal Logue). Otro personaje más para sumar a este menjunje que sólo tiene diez capítulos por delante.  

La tercera gran trama es la que comparten Bruce e Ivy Pepper (Peyton List). La condición de Selina (Camren Bicondova) y sus pocas ganas de vivir inválida para siempre, obligan al joven multimillonario a buscar cualquier alternativa que la pueda ayudar. Los rumores lo llevan hasta la “bruja”, quien resulta ser la crecida huerfanita amante de la botánica, ahora prisionera de un grupo de gotamitas que no ven con buenos ojos su cruzada asesina y tienen toda la intención de que pague por sus crímenes.

 

La aliada menos probable

 

Situaciones extremas ameritan mediadas extremas, y el futuro Caballero de la Noche acepta las condiciones de Ivy por el bien de su amiga. El pibe todavía no entendió muy bien esto de no confiar en sus enemigos, pero accede a dejar escapar a Pepper a cambio de una cura para Kyle, cura que podría tener más de un efecto secundario y darle rienda suelta a su lado más oscuro. A pesar de las advertencias, y de que el remedio milagroso viene de alguien que ya quiso asesinar a la gata, Bruce igual le da la opción a Selina que, a esta altura, cree  que no tiene nada que perder. Las consecuencias se verán más adelante, pero por ahora nos contentamos de qué la chica vuelva a estar en pie.

“Trespassers” nos entrega muchos de esos grandes momentos góticos y bizarros cargados de atmósfera que suelen aparecer en la serie de Bruno Heller, pero peca de sobrepoblación de personajes en un punto donde la historia ya está demasiado abarrotada y necesita empezar a encausarse para llegar al esperado final de temporada. Parece que todavía va a pasar mucha agua bajo el puente y veremos nuevos antagonistas con ganas de desestabilizar un poco más esta situación que no tiene solución, ni un claro salvador a la vista.  

 

 

 

PUNTAJE: 6.0

En esta nota