Análisis

ANÁLISIS: GAME OF THRONES (\"The Children\")

Se fue la cuarta temporada de Game of Thrones. Ahora, habrá que esperar para saber sobre el destino de aquellos personajes que lograron sobrevivir a los avatares de la guerra en Westeros y a la pluma del todopoderoso George R. R. Martin.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Decir que la cuarta temporada de “Game of Thrones” fue mala seria injusto y desacertado, pero sin duda fue una de las mas flojas y desordenadas que David Benioff y D.B. Weiss –sus creadores- nos presentaron hasta el momento.

Que quede claro, para aquellos que no leyeron las novelas originales de George R.R. Martin, que el material original es contundente, tan epico y dramatico, que es casi imposible errarla a la hora de llevarlo a la pantalla, y si bien, voy a tratar de hacer el intento de dejarlo de lado para analizar este capitulo, las comparaciones son inevitables sabiendo todo lo que uno ya sabe.

Los medios son diferentes y, como dicen, los tiempos de la TV son tiranos, pero las oportunidades desaprovechadas y las escenas agregadas con el unico proposito de alargar una trama que no lo necesitaba, creo que perjudicaron el desempeño del show, en comparacion a las temporadas pasadas.

Los ultimos capitulos carecieron de dramatismo y sorpresa y, hay que admitirlo, el peso de los grandes momentos del año recayeron sobre la figura de Tyrion Lannister –el cada vez mas genial Peter Dinklage-, convertido es protagonista casi exclusivo de la serie. Si bien el personaje esta a la altura y Pedrito se merece todos los galardones que le quieran dar de ahora en mas, en injusto para los demas “jugadores” que entretejen una trama complejisima.

En “The Children”, dirigido una vez mas por Alex Graves –que recientemente se ocupo del encuentro entre la Vibora Roja y la Montaña-, paso lo que tenia que pasar. Los realizadores se apresuraron a cerrar cada una de las tramas y dejar todo listo para el proximo año. Los grandes momentos quedaron como hechos casi anecdoticos, carentes de drama, sin darnos tiempo a digerirlos o ha congraciarnos con los personajes.

El episodio retoma donde nos quedamos la semana anterior, despues de la carniceria que se produjo entre los salvajes y la Guardia de la Noche. Jon decide ir al encuentro de Mance Rayder (Ciaran Hinds) –el rey mas alla del muro- para frenar un nuevo a taque o, en su defecto, asesinarlo y que asi se acabe todo.

La reunion es genial y, por primera vez pueden ser honestos el uno con el otro, cada uno demuestra que es un hombre de honor y que sus verdaderas lealtades siguen intactas. Las de Jon con los cuervos, obvio, y las de Mance con su pueblo, al que quiere salvar de la inminente llegada del invierno y de los “otros”.

La llegada de Stannis Baratheon (Stephen Dillane) es tan epica como la de cualquier rey. No olvidemos que es el unico en todo Westeros en responder ante el pedido de ayuda de la guardia para proteger el muro y asi, los Siete Reinos. La estrategia del legitimo heredero al Trono de Hierro es valida e inteligente. Sabe que no puede combatir las fuerzas de la capital, pero puede empezar por ganarse el respeto de la gente del Norte. Ademas, con lady Melisandre por detras, nunca se saben sus verdaderas intensiones.

Mance decide rendirse para evitar mas derramamiento de sangre, pero es obvio que la historia que lo liga a Jon y Stannis va a trascender su papel de prisionero.

Este, tal vez, haya sido uno de los capitulos con mas elementos fantasticos o, al menos, el que mas se aleja de la trama epica clasica: en Desembarco del Rey tenemos al maestre Qyburn que experimenta con un Ser Gregor moribundo cual doctor Frankenstein, prometiendo salvarlo pero cambiar su naturaleza en el proceso; hubo dragones, White Walkers y los mencionados niños del bosque que aparecen en el titulo.

Pero quedemonos en la capital del reino, donde Cersei se canso de ser sumisa y de seguir las directivas de su padre, y volvio a demostrar de lo que es capaz de hacer por defender a sus seres queridos. Ella es la verdadera leona de la familia, la que saca las garras cuando amenazan a sus cachorros y es asi como se siente ante la obligacion de su matrimonio con Ser Loras, que dejaria a su pequeño Tommen a merced de su padre y de la politica.

Su unica escapatoria es decir la verdad, esa que todos saben pero prefieren ignorar, la misma por la que murio Ned Stark y comenzo una guerra que parece no tener fin. Las mentiras se acabaron y Tywin Lannister debe aceptar que su familia y su legado son una farsa, y que la relacion entre sus hijos mayores esta mas vigente y fogosa que nunca. Cersei Lannister es una manipuladora y, casi siempre, obtiene lo que desea.

Esta no fue la temporada en donde mas se lucio la Madre de Dragones. Daenerys tomo algunas decisiones importantes que tendran gran relevancia en el futuro, pero su historia paso bastante desapercibida.

Las cosas no le estan saliendo tan bien como lo hubiese esperado: sus allegados la traicionan, su pueblo liberado no es del todo feliz y sus pequeños retoños estan mas descontrolados que nunca. El momento mas significativo, sin duda, es el de la madre que debe darles la espalda a sus propios hijos (aunque estos sean unos escupefuego sanguinarios) y anteponer el bienestar de los otros, al menos, hasta aprender a controlarlos.

A mi entender, la historia de Bran es la menos interesante de todas. Algun dia se revelaran sus verdaderos propositos, pero a pesar de que le agregan accion, suspenso y fantasia, sigue resultando poco atractiva en relacion a los demas personajes.

Su encuentro con los niños del bosque y el cuervo de tres ojos -que lo viene atormentando desde pequeño- tuvo de todo. El ataque de los White walkers, un rescate adrenalinico y el drama de la perdida; mucho mejor de lo que hubiera esperado, pero como ya dije, es una historia que para mi no tiene tanta relevancia, al menos por ahora. Se agradece que hayan sido tan minuciosos, de lo contrario, hubiera sido embolante.

Una trama que venia mal encaminada era la de Brienne, por un lado, y la de Arya, por el otro. No creo que haberlas juntado (algo que ya se veia venir), haya sido la decision mas acertada, pero cumplio con el cometido de separar finalmente los caminos de los personajes.

Podriamos entender las reticencias de la pequeña Stark a no querer seguir siendo rescatada. Su naturaleza, y su destino, es ser independientes y encontrar por si misma que le depara el futuro de esta historia, uno muy diferente al de sus hermanos.

El encuentro entre Brienne y el perro no hacen mas que reforzar las caracteristicas cojonudas de ambos personajes. Ninguno cede terreno porque, en el fondo, los impulsa algo mas que sus promesas. Hay honor y dignidad en una contienda que los pone en igualdad de condiciones, Sandor puede demostrar una vez mas que no es un caballero y la bella de Tarth, que hace rato perdio sus modales de damisela.

A Brienne solo le queda la victoria y al Perro, suplicar por una muerte mas rapida que no llega, no al menos por parte de Arya que, finalmente, puede tachar otro nombre de su lista. Despues de mucha caminata y filosofia, aparecio el verdadero personaje, la niña que dejo de serlo para convertirse en un ser cada vez mas carente de clemencia.

Todos creiamos que el destino de Tyrion se habia sellado con la derrota de Oberyn Martell. Incluso para Martin seria un traspie deshacerse de semejante personaje, aunque sabemos que con el, eso no es garantia de nada. El enano logra escapar a tiempo gracias a la ayuda de Varys y de Jaime, el unico de la familia que parece sentir algun cariño verdadero hacia su persona.

Pero Tyrion siente la necesidad de hacer una ultima cosa antes de abandonar Desembarco del Rey, y cuando va al encuentro de su padre la sorpresa no podria ser mayor. Ahi esta Shae, su amor y su condena, la prostituta que siempre fue en la cama de su progenitor. La traicion es doble, asi tambien como la ira y el dolor, la cara de Dinklage lo dice todo y la accion termina siendo justificada.

El Lannister mas sensato se descoloca y, al final, deja que los años de maltratos y de rencor lo sobrepasen en el ultimo encuentro con el hombre que le dio la vida y siempre lo quiso ver muerto. Las verdades nunca fueron mejor dichas, ni en el lugar mas indicado, lamentablemente nunca sabremos si el bueno de Tywin, era capaz de cagar oro.

Y asi termina una nueva temporada de “Game of Thrones”, sin cliffhangers que nos quiten el sueño, con algunas decepciones que no podemos evitar aquellos que si leimos los libros, con ganas de saber como seguira la historia de cada uno de estos personajes sobrevivientes y con Arya, navegando hacia la ciudad libre de Braavos, en una imagen que no podria estar mas encasillada.

PUNTAJE: 8