Análisis

ANÁLISIS: Finding Paradise

Uno de los juegos más emotivos de los últimos años regresa en una esperadísima secuela. ¿Lo vale?
Avatar de Maximiliano Baldo

Por: Maximiliano Baldo

Allá en un lejano 2011, Freebird Games lanzaba “To The Moon”, una aventura narrativa cuya original premisa e intensa carga emocional conquistó los corazones de todo el que tuvo la dicha de entrar a su mundo y conocer a sus personajes. Los doctores Neil Watts y Eva Rosalene, empleados de Sigmund Corp., tienen un trabajo muy especial: pueden alterar los recuerdos de una persona para que crea que ha cumplido sus sueños. Dada la severidad del procedimiento, sin embargo, esto sólo se realiza a moribundos en sus últimos momentos, permitiéndoles abandonar este mundo con la creencia de que han alcanzado todas sus metas.

Si bien la historia de Johnny, el cliente de aquella primera aventura, llegó a su final, hacia los últimos momentos del juego se revelaba una historia adicional de fondo, estrictamente ligada a Eva y a Neil, que le sirvió a Freebird Games de gancho perfecto para mantenernos a todos expectantes, pues sabíamos que vendría una secuela. Sólo había que esperar… y esperar… y seguir esperando. Eventualmente, los desarrolladores lanzaron un par de mini-episodios gratuitos que hacían mayor enfoque en la relación de trabajo entre los doctores y su vida en la corporación Sigmund, lo que servía para darle más forma al universo del juego; pero eventualmente se anunció y lanzó “A Bird Story”, una precuela de corta duración que nos serviría de introducción para el segundo juego “posta” de la saga, en la que un joven muchacho se hace amigo de una paloma.

Fueron seis años de espera pero, finalmente, el nuevo capítulo de la historia está disponible. Su nombre: “Finding Paradise”; en español, “Encontrando el Paraíso”.

Lo primero que he de hacer notar es que no es estrictamente necesario haber jugado los anteriores títulos de esta saga para entender el concepto de la historia, pero sí es muy recomendable para tener una idea general de lo que ocurre tras bambalinas y, más importante, de las referencias y nuevos aportes a la historia secundaria de fondo que sirvió de enganche tras el primer título. Una vez más los doctores Watts y Rosalene acuden a la residencia de un moribundo para modificar sus recuerdos a fin de cumplir su sueño de toda la vida; pero cuando acceden a la mente de Colin, su nuevo paciente, para pedirle detalles, se encuentran con una situación fuera de lo normal:

Colin no tiene grandes sueños, pero sí “remordimientos” que le acometieron a lo largo de su vida, y lo que quiere es que los doctores se encarguen de esos remordimientos… sin modificar nada que lo lleve a su vida actual.

Así da inicio a una nueva aventura narrativa en la que nuestros protagonistas exploran los recuerdos de su paciente, desde sus días más recientes hasta su infancia, pasando de recuerdo en recuerdo mediante “mementos”, objetos que unen un recuerdo con el otro. El único aspecto de jugabilidad toma lugar al intentar activar estos mementos, accediendo a una pantalla en la que debemos unir tres o más objetos para potenciar el enlace; un “Tres en Línea” básico que es más un pequeñísimo puzzle que un desafío con todas las letras. El hecho de encontrar algo así en una experiencia casi totalmente narrativa sigue sintiéndose fuera de lugar, pero no lo suficiente como para empañar el resto del juego.

Lo que realmente importa, una vez más, es la narración. Pronto conocemos la vida de Colin desde sus propios ojos, así como su vida junto a Sofia, su esposa, y el nacimiento de su hijo… pero hay algo más: desde joven, Colin conoce a una niña que vivía en el departamento frente al suyo. La joven Faye, tal es su nombre, pareció ser parte importante de la vida de nuestro cliente durante años. Y entonces…

…¿por qué Faye desaparece luego de cierto punto en la vida de Colin?

Aquí surge el punto clave de la narrativa. Los que jugaron To The Moon saben que hay un punto en la historia en que todo cambia, un momento bisagra que hace encajar mil piezas a la vez y que es buena parte del impacto emocional de aquel título. Hay algo así en esta secuela, y pese a que está muy bien llevada a cabo, no consigue el mismo impacto que el primer juego. No deja de ser una excelente historia y su punto más fuerte no está en ese impacto, sino en la facilidad con la que muchos podemos llegar a sentirnos identificados con la historia de Colin y algunas de sus decisiones y reacciones a lo largo de su vida.

Si acaso este juego tiene un punto “malo”, sólo se me ocurre el estado de aquella historia de fondo que nos dejó perplejos al final del primer juego. Aquí no se resuelve nada y lo único que se hace al respecto es tirar más leña al fuego de nuestra curiosidad, ya aludiendo a una tercera aventura en algún momento del futuro y, como esta secuela tardó seis años, la proyección estimada para la próxima (¿final, quizá?) historia duele un poquito. El otro elemento negativo es que, siendo una premisa exclusivamente enfocada en su narrativa, no esté actualmente disponible en Español.

Más allá de esos detalles, el juego en sí mantiene un alto perfil y una magnífica ejecución. Una vez más, desenmarañar la historia personal de nuestro cliente es una experiencia interesantísima, y ver las interacciones entre el despreocupado Neil y la sensata Eva sigue resultando en escenas memorables y docenas de pequeños grandes momentos. Ya sea para ver cómo sigue la historia o para dar nuestros primeros pasos en esta serie, Finding Paradise consigue mantenerse a la altura de su predecesor tanto en calidad narrativa como emocional, lo cual habla muy bien de sus desarrolladores y nos tranquiliza un poco al pensar que la tercer eventual aventura mantendrá el nivel… no importa cuánto demore en terminarse. A esperar, pues.


Finding Paradise es un nuevo éxito de Freebird Games. Una gran experiencia narrativa que nos ofrece una historia contenida y un poquito más de la historia de fondo de la serie. Aunque no llega a superar el impacto emocional del primer juego, se mantiene bien a la par del mismo en cuanto a calidad de su historia y emociones que nos brinda. Si te gustó To The Moon, esta nueva historia te va a encantar.

LO MEJOR:

  • Otra gran experiencia narrativa de Freebird Games
  • No hace falta haber jugado los otros títulos (pero ayuda)
  • Muchos momentos emotivos

LO PEOR:

  • Todavía no está en Español
  • La historia de fondo sigue en Veremos
En esta nota
  • narracion
  • freebird games
  • finding paradise

Comentarios