Análisis

ANÁLISIS: Escape at Dannemora S01E01: Part 1

Ben Stiller se pone serio con una historia basada en hechos reales.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Ben Stiller se pone serio y al frente (bah, detrás de las cámaras) de este evento televisivo de la cadena Showtime; un drama basado en hechos reales, más precisamente, la fuga de dos presos peligrosos de una prisión estatal de Nueva York en el año 2015. El hecho llenó titulares en los diarios, propició una cacería por el estado, y ahora esta miniserie de siete episodios, protagonizados por Benicio del Toro, Patricia Arquette y Paul Dano, entre otros.

Brett Johnson y Michael Tolkin, guionistas de cositas como “Mad Men” (2007-2015) y “Ray Donovan”, son los responsables de esta adaptación televisiva que arranca en el año en cuestión, con la inspectora general del estado de Nueva York Catherine Leahy Scott (Bonnie Hunt), encargada de la investigación.

Tras el escape de Richard Matt (Benicio del Toro) y David Sweat (Paul Dano), todas las pistas conducen a Tilly Mitchell (Patricia Arquette), una trabajadora de la correccional Clinton, acusada de haber ayudado a los reos durante la fuga. Tilly lo niega todo, pero la realidad es muy diferente. La señora, casada con uno de los tantos empleados de la cárcel, llegó a estar involucrada románticamente con estos dos condenados y la relación no tenía nada de secreto entre las paredes de este penal de máxima.

La historia nos lleva seis meses para atrás, al frío mes de enero, donde Tilly trabaja como supervisora del taller de costura de la prisión. Sus breves encuentros cercanos con el joven Sweat, llaman la atención de su compañero Matt, un recluso que ya cuenta con varios privilegios, y el visto bueno del oficial Gene Plamer (David Morse).

Matt es un hombre de recursos, inteligente, temido y admirado dentro de las paredes de la correccional. Sweat trata de seguirle los pasos, mientras intercambia pequeños favores con Tilly, siempre con sexo de por medio. 

A través de los ojos de Stiller, la penitenciaria de Clinton es el centro y alma de Dannemora, un pequeño pueblo neoyorquino, a simple vista, de clase media baja. Mitchell es una mujer cincuentona atrapada en la rutina y un matrimonio desganado que, encuentra en David Sweat un poco de esa pasión perdida con los años. Todavía no queda claro quien se aprovecha de quien, pero ninguno de los dos parece tener malas intenciones más allá de las reglas que rompen con sus encuentros fortuitos.

La dinámica va a empezar a cambiar cuando Matt entre en la ecuación, poniendo en duda a su compañero, que empieza a sentir la presión de ambos lados: el miedo a ser descubierto, y la insistencia de Tilly, quien también puede mover influencias.

Este primer episodio de “Escape at Dannemora” deja estas dinámicas bien en claro, pero también se concentra en mostrar las condiciones carcelarias, y las “necesidades” de cada personaje. Entendemos, de entrada, que lo que hacen no está bien, pero también entendemos sus razones personales, bastante ligadas a su situación socioeconómica y cultural. De alguna manera, Tilly también se siente encerrada y su forma de escapar en transgrediendo las reglas.

Ben Stiller nos muestra cada rincón de Clinton y la penitenciaria en relación con el resto del pueblo. Un poblado como tantos otros de los Estados Unidos, de esos donde todo el trabajo se concentra en un sólo lugar, y a falta de fábricas, ese lugar termina siendo esta cárcel de máxima seguridad. Aunque no se habla de política, ni de problemas económicos, estos asuntos están latentes y son una parte esencial en la naturaleza de estos personajes.

Ya vendrá la gran fuga y la persecución consiguiente, por ahora, en este primer vistazo, el trío de realizadores se concentra en los protagonistas, su situación antes del escape y las diferentes relaciones entre ellos y con terceros. Una gran propuesta para los amantes del thriller y un gran trabajo de Stiller, acá, desviado completamente de las comedias.      

Comentarios