Análisis

ANÁLISIS: El final de How I Met Your Mother

Una de las comedias favoritas de los Malditos Nerds llega a su final con, quizás, uno de sus peores capítulos. Una hora de malas decisiones que causó una tormenta en las redes sociales.
Avatar de Ignacio Esains

Por: Ignacio Esains

Por supuesto, esta nota incluye multiples “SPOILERS” sobre el final de la serie. No leas si todavia no lo viste o si tenes algun interes en verlo.

A lo largo de 9 temporadas, How I Met Your Mother (HIMYM) demostro que el formato de sitcom clasica (multicamara, risas grabadas) no solo estaba vivo sino que permitia una enorme libertad estructural. A traves de saltos en el tiempo, secuencias desde un punto de vista subjetivo, elaboradas escenas de fantasia y una narracion que siempre podia estar ocultando la pieza que faltaba, HIMYM acerco la torpe estetica de la comedia yanqui a un nuevo plano de expresion. Quizas no arte, quizas no poesia, pero si un nivel de ligereza y originalidad en el que todo parecia ser posible. Una magia mas cercana a la de un Copperfield que la de un Gandalf, es magia al fin.

El mas memorable de estos actos de prestidigitacion ocurrio en el primer capitulo de la serie, que durante sus 22 minutos nos hace creer que la irresistible Robin Scherbatsky sera la madre de los niños a los que el ya viejo Ted esta contando su historia, para quitarnos la alfombra debajo de los pies con la frase: “asi es como conoci a su tia Robin”. Parece ironico que este primer truco sea el que hace derrumbar el final, y por añadidura, parte de la magia de esta serie, ya que sera imposible escuchar la narracion del viejo Ted sin recordar esta pobrisima hora final en la que el juego estructural estuvo por encima de los personajes y los espectadores. Haciendo referencia a Lost, otra serie que decepciono con su final: “vimos al hombre detras de la cortina”.

Robin, efectivamente, no es la madre. La madre es Tracy, a la que venimos conociendo durante esta temporada, y que finalmente se casa con Ted para morir de una enfermedad no especificada pocos años despues. Seis años despues de la muerte de Tracy, Ted cuenta una larga historia a sus hijos que parece estar centrada en Robin y no en la “madre” del titulo ¿por que? Porque Ted necesita contar esta historia y recibir la autorizacion de sus hijos para intentar reconquistar, una vez mas, a la divorciada Robin. El final parece dar a entender que, esta vez, la pareja si podra mantenerse unida.

Hay varios problemas con esta historia. El principal es que los creadores de la serie, Carter Bays y Craig Thomas, planearon este final durante la segunda temporada, y grabaron a los jovenes actores que interpretan a los niños reaccionar de forma positiva al plan de Ted de reconquistar a la “tia Robin”. Si este final hubiera cerrado aquella temporada, quizas hubiese causado otra reaccion, pero luego de siete temporadas en las que los personajes flotaron en distintas direcciones es dificil aceptar este reencuentro de Ted y Robin como un final feliz.

Durante siete años Ted intento dejar ir a Robin - y con buenas razones. Querian cosas distintas, no eran compatibles, sus visiones del mundo eran diametralmente opuestas. Hasta el ultimo minuto de la serie Bays y Thomas nos intentaron convencer de que dejar ir a Robin era lo correcto, que Ted solo seria feliz si abandonaba su fijacion. El argumento se reforzo con la llegada de la eterea, perfecta Cristin Milioti, que en el papel de Tracy personifico a la mujer ideal que Ted busco por una decada. En el capitulo 22 Ted deja ir a Robin. 20 minutos despues, conoce al amor de su vida. 20 minutos despues, entierra al amor de su vida y vuelve a los brazos de Robin, como si nada hubiese sucedido. “No, amiga Marge, no he aprendido nada”.

Si la pareja de Ted y Robin no tiene sentido, la que realmente sufre es la historia de amor de Robin y Barney. Despues de cinco temporadas de idas y vueltas, Robin logra vencer su miedo al compromiso, Barney aprende a decir la verdad… ¿y para que? La pareja termina desmoronandose porque ella viaja demasiado y esto a el no le gusta. Su boda duro 440 minutos de tiempo de aire. Su separacion se anuncia en el minuto 14 del capitulo siguiente con nulo impacto emocional para los dos personajes. Robin vuelve a su trabajo, Barney vuelve a conquistar chicas. El divorcio parece afectar mas a Lily que a cualquiera de los involucrados.

El capitulo final pone a las maquinaciones del guion por encima de cualquier comportamiento humano reconocible. A lo largo de un montaje que se lleva por delante varias decadas, Marshall y Lily fabrican retoños, Barney deja embarazada a una chica (tan anonima como cualquiera de las que conquisto en las 9 temporadas) y tiene una hija que le hace cambiar su perspectiva de vida, Ted es el marido perfecto y Robin se convierte en exitosa periodista trotamundos. Y Tracy muere, dejando un valle de sonrisas y el camino libre para que llegue lo que todos queriamos: el reencuentro de Teddy Westside y Robin Sparkles.

El problema, claro, es que no queriamos eso. La imagen final (Ted bajo el departamento de Robin, con la famosa corneta azul en la mano) no acepta ni el mas minimo escrutinio. Si Barney no pudo soportar el estilo de vida viajero de Robin, ¿por que podria hacerlo el mil veces mas necesitado de cariño Ted? Los hijos adolescentes de Ted no necesitan una madre sustituta, pero Robin esta acostumbrada a ser la prioridad numero uno de sus parejas ¿se va a bancar a un tipo solo, con dos hijos?

¿Y que pasa con el fantasma de Tracy? Robin no va a poder competir con esta mujer casi perfecta, angelical, que nos presento la ultima temporada… ¿o es que la serie nos quiere dar a entender que Ted siguio enamorado de Robin durante toda esa decada de la “madre”? ¿No se les ocurre esto a los hijos, luego de que el padre confesara que estuvo enamorado de otra mujer toda su vida? No conozco muchos huerfanos de madre, pero ni siquiera los adolescentes mas comprensivos reaccionarian asi a los planes de Ted de levantarse a la mujer que conocieron toda su vida como “la tia”.

El problema con How I Met Your Mother es que durante nueve temporadas se hizo exactamente estas preguntas. Analizo a sus personajes y sus parejas, exploro sus miedos y sus deseos, y aun en los peores capitulos no perdio de vista la consistencia psicologica del elenco. Todos recordamos los cachetadas y los high fives, pero si la serie sobrevivio nueve temporadas fue por sus emociones complejas y reconocibles.

Por eso es que un final que ignora el crecimiento de sus propios personajes se siente como una traicion.

Mas alla de los giros narrativos, el episodio doble final conforma una pesima hora de comedia. La primera parte consiste de tres secuencias que tienen como unico proposito allanar el terreno hasta el final. Una larga despedida en la boda, una reunion de amigos (con flashback a la Argentina imaginaria de HIMYM y todo) en la que Robin y Barney informan de su divorcio casi como un tramite, y una fiesta de Halloween que coincide con el momento en que Lily y Marshall dejan el legendario departamento y que termina con la confesion de Robin: todavia siente algo por Ted.

El segundo capitulo me recordo al controversial final del anime Evangelion - media hora carente de estructura y de presupuesto. Una escena interminable en MacLaren’s ubica a los personajes en el tiempo y da lugar al inexplicable arco final de Barney, sazonado con una reunion casual entre Robin y Ted que refuerza el arrepentimiento de la “tia” por dejar ir al casado mas codiciado. Chistes malos, situaciones forzadas y conversaciones falsas en las que se comprimen 10 años de historia en 10 minutos. Otra escena en MacLaren’s da lugar a la boda de Ted, una imagen que parece ir en contra de esta gloriosamente recargada serie obsesionada con las ceremonias, que dedico una temporada a una boda que duro diez minutos, y un minuto al casamiento de Ted con el amor de su vida.

Creo que esta foto resume el final. Un encuadre irreal, una novia sin amigos, cuatro personajes en sus lugares establecidos. Si algo me hizo sentir este final es que de repente estas creaciones que vengo siguiendo hace una decada se convirtieron en piezas de ajedrez, sin control sobre su propio destino. Y esa ilusion de libre albedrio es esencial para involucrarse emocionalmente con cualquier historia.

Cerca del final del capitulo, llega por fin la escena que estabamos esperando. El primer encuentro entre Ted y la madre, una escena sencilla, perfecta, romantica, comica, arruinada por los cinco minutos que vienen despues. Al igual que el otro gran momento del final: la escena en que Barney ve a su hija por primera vez y le declara su amor incondicional… lo mismo que habia hecho a Robin dos capitulos antes. Y ya vimos como termino eso.

Una comedia romantica invierte en el “vivieron felices para siempre”, pero la serie traiciona en minutos el final feliz de Robin y Barney, y convierte la historia de Tracy y Ted en una tragedia. Si Carter y Bays se pasaron una hora explicandonos que no, el amor no lo conquista todo, ¿como podemos quedarnos contentos con Ted y Robin comiendo perdices?

Entra musica, Ted muestra su corneta azul, la imagen funde a negro. Pero no nos convence. En sus mejores momentos, How I Met your Mother equilibro a la perfeccion estructura y emocion, pero en la recta final fue victima de su propio ingenio.