Análisis

ANÁLISIS: El Hombre Duplicado (Enemy, 2013)

Jake Gyllenhaal hace doble papel en este nuevo thriller psicológico dirigido por el canadiense Denis Villeneuve. Dos tipos tan iguales y tan diferentes al mismo tiempo, que no son gemelos separados al nacer.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

¿Estamos condenados como sociedad a repetir una y otra vez los mismos errores? O lo que es peor, ¿repetirnos a nosotros mismos?

El director canadiense Denis Villeneuve –el mismo de “La Sospecha” (Prisoners, 2013)- adapta muy libremente la obra homonima de Jose Saramago y se despacha con un thriller psicologico que deja un poco de lado la narracion convencional, para convertirse en un ensayo.

Resulta muy complicado analizar “El Hombre Duplicado” (Enemy, 2013) sin dar sobre explicaciones o dejar entrever demasiado sobre la trama, primero por su complicada estructura de entrecruces, de idas y vueltas y repeticiones, y segundo, porque el relato se extiende mas alla de una historia anecdotica que debe ser contada con principio, intermedio y final.

Al director no le interesa concentrarse en la historia. Plantea un tema: el doble, el opuesto, el otro, ustedes elijan, y lo desarrolla a traves de sus personajes, sus vidas, sus deseos, sus frustraciones y, porque no, sus perversiones.

Adam Bell (Jake Gyllenhaal) es un timido y solitario profesor de historia universitario, carece de grandes lujos y aspiraciones, tiene una linda novia (Melanie Laurent) aunque la relacion es complicada, y parece tan abrumado por las tribulaciones como por la misma ciudad que lo rodea.

Viendo una pelicula descubre a un actor fisicamente igual a el, exactamente igual a el, y despues de un tiempo decide contactarlo, un poco por curiosidad y otro poco por obsesion.

Anthony Claire (Gyllenhaal, otra vez) es todo lo contrario a el. Actor de cuarta, desinhibido y canchero, y casado con la bella Helen (Sarah Gadon) que esta embarazada de seis meses. Obviamente, el parecido es solo fisico, sus vidas y sus personalidades no podrian ser mas diferentes.

No se puede decir mucho mas sin caer en spoilers, pero, ¿que pasaria si deciden cambiar sus lugares?

Como ya dije, la pelicula resulta ser un estudio: sobre la masculinidad, la madurez, el querer o no sentar cabeza y todo lo que ello trae aparejado. Aceptar lo que uno es, y no lo que debe ser ante los ojos de otro, o lo que le gustaria ser en sus fantasias mas salvajes.

La pelicula se sostiene por la doble interpretacion de Gyllenhaal, de lo contrario seria demasiado confusa y psicologica para tratar de alcanzar a un publico mas amplio. Se nota las influencias de David Lynch, de Cronenberg o esta cierto voyeurismo hitchcockiano, pero no alcanza el nivel dramatico y narrativo de ninguno de ellos.

Villeneuve se detiene en los detalles: la musica, los sonidos y las imagenes casi oniricas cumplen el proposito de remarcar el aspecto psicologico del film, pero no pasan de ser meros accesorios.

La ciudad de Toronto es fria, inerte y opresiva. Sus estructuras no son reconfortantes, si no sumamente amenazantes y poco a poco se ciernen sobre la trama y los personajes, al igual que las extrañas conductas que van adquiriendo los mismos.

PUNTAJE: 7.5