Análisis

ANÁLISIS: Diablo III Eternal Collection (NS)

El clásico de Blizzard llega a Switch en una versión prácticamente perfecta.

Por:

Desde su salida en 1996, cada entrega de Diablo supo poseer a los fanáticos de la franquicia de Blizzard, ya sea para bien o para mal. Este roleo de acción empapado de recompensas constantes representa uno de los campeones más emblemáticos de la cultura del gaming y es por eso que, más allá que el tercero cuenta con seis años de gira, su primera aparición en una consola de Nintendo es un hito que vale la pena celebrar.

Diablo 3 Eternal Collection, cuenta con la dicha de decir presente esta vez en su versión más completa, ajustada y pulcra. Mientras que el lanzamiento en sus hermanas mayores de la generación actual y hasta en la anterior supo tener su amplia colección de inconvenientes y turbas iracundas, su aterrizaje en la chiquita de Nintendo es perfecto. En cuanto a contenido exclusivo, contamos con una armadura de Ganondorf de La Leyenda de Zelda, pero no es eso lo que nos entusiasma sino que todo el proceso de decantación y curaduría que experimentó desde su lanzamiento, ofrece a los usuarios de Switch una experiencia definitiva.

Image result for diablo 3 switch

Otro agregado original de esta versión son los Necromancers, una séptima séptima clase que se suma al hermoso despilfarro de sangre, magia, violencia y descontrol de esta fantasía oscura. Jugar Diablo en solitario es una experiencia más que satisfactoria y aún ya habiendo terminado el tercero en distintas oportunidades, una nueva visita a estas tierras se siente igual de divertida. Claro está, toda diversión se ve multiplicada con la presencia de amigos, por lo que jugar el multiplayer local o en línea amplifica la propuesta de esta versión que no tiene ningún problema de correr todos sus modos de juego en todas sus capacidades distintas, ya sea cuando está dockeada o en modo portatil.

Entendiendo que la propuesta de Nintendo de llevar tus juegos favoritos al formato más cómodo posible es digna de celebración constante, los aplausos acá son todos para Blizzard  que, sabiendo que Diablo es un juego para exigentes, logro hacerlo correr a sesenta cuadros por segundo constantes, aún en los momentos con mayor densidad de enemigos - ¡y amigos! - en pantalla. Aún siendo con una resolución máxima de 960p - 720p en modo portátil - todo lo que vemos en pantalla corre con una suavidad que sorprende, destacándose los entornos y todo lo que compone a la ambientación por su nitidez, color y la capacidad de adaptarse a estas nuevas escalas. Los personajes pueden llegar a sufrir un poco de serrucho, sobretodo cuando los exigimos en pantallas muy grandes, pero siempre dentro del terreno de lo comprensible para la versión en cuestión, que teniendo tantos aciertos, podemos permitirle está mínima - y seguramente irresoluble - desprolijidad.

Image result for diablo 3 switch

Diablo 3 Eternal Collection es una compra casi definitiva tanto para aquellos que lo hayan jugado como para quienes quieran animarse a dar sus primeros pasos en esta historia. Para los veteranos, la mejor recomendación es volcarse de lleno a los eventos de temporada que les permitirán cada un par de meses, comenzar con un personaje de cero participando por la oportunidad de obtener objetos exclusivos en cada pasada. Para los principiantes, todo lo que ofrece este pack completo - que hasta incluye los contenidos descargables agregados con anterioridad - es una oportunidad de participar de uno de los géneros más sencillos, estimulantes y divertidos que el gaming tiene para ofrecer. Ojalá estemos ante el génesis de una fértil relación entre estos dos gigantes de la industria porque definitivamente, pocas veces valió tanto la pena hacer un trato con el Diablo.

LO MEJOR

  • La cantidad de contendio. 

  • Su apartado gráfico y su fluidez. 

  • La facilidad de conexiòn. 

  • Lo efectivo de la conversión. 

LO PEOR

  • En pantallas grandes los gràficos pueden sufrir.

Comentarios