ANÁLISIS: Devotion (PC)
Análisis

ANÁLISIS: Devotion (PC)

Los creadores de Detention se traen una aventura que vale por su historia: terror y tragedia sobre una familia que lo pierde todo. 

Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

Devotion no es el primer videojuego Red Candle Games. El estudio supo sorprendernos hace un par de años con Detention, un survival horror 2D que impacta especialmente por el trasfondo político y social de su historia, apostando por un tipo de terror más melancólico y sin muchos sustos. Devotion va por ese lado también. Es una aventura en primera persona que nos lleva a vivir la tragedia de una familia en el Taiwán de 1980 y que repite la fórmula de Detention en varios sentidos, incluso replicando algunas de sus falencias.

La década de los 80s parece que fue similar en todo el mundo porque, por momentos, la casa que exploramos parece el hogar de cualquier familia argenta de ese entonces

Devotion construye una atmósfera inusual. Durante casi todo el juego, exploramos el mismo escenario: la pequeña casa de una familia taiwanesa. Aunque pueda sonar a poco, el título se las ingenia en hacer de ese espacio un ambiente atrapante con sus detalles sórdidos y misteriosos, y la dirección de arte que lo convierte en un espacio que realmente parece un hogar de esa época.

En Devotion transitamos las habitaciones de la casa una y otra vez, al estilo P.T., y son las propias paredes y sus objetos los que nos cuentan la historia de la pequeña Mei Shin y su familia. Los jugadores tomamos el rol del padre y vamos reviviendo recuerdos a medida que exploramos los ambientes, en tono surrealista con alucinaciones de por medio. Interactuamos con fotografías, libros de cuentos para niños, juguetes, vinilos y otros objetos que forman parte del día a día de una familia. La narrativa surge del ambiente, con cinemáticas interactivas que se disparan al interactuar en los ambientes y notas para recoger, que será vital leer para entender la historia.

Una escena en 2D, ¿referencia a Detention?

Devotion es un videojuego que nos absorbe y que captura a la perfección la sensación de estar en una pesadilla. No es un juego muy aterrador en términos de sustos. Casi que no nos sobresaltamos nunca. Por el contrario, lo que busca es hacernos sentir incómodos, como en las pesadillas, haciéndonos revivir una realidad distorsionada, ahogándonos con su atmósfera.

A nivel mecánicas, el juego de Red Candle Games no tiene nada que no hayamos visto en otros walking simulators. La filosofía del diseño es moderna. Nunca nos trabamos, como si se tratase de un paseo de pesadilla. En lo personal, me hubiese gustado que haya más puzles, como sucedía en Detention. Hay una secuencia de plataformas a modo de minijuego que no cierra del todo y en el tercer acto, la cuestión se desinfla un poco.

Si te gustó Layers of Fear, P.T., Dream Dawn, Devotion te va a encantar

A pesar de sus falencias, Devotion es un videojuego que nos atrapa por completo. Incluso quienes jugamos cientos de títulos de terror, la historia que tiene para contarnos nos llega, nos sorprende. A veces pareciera que no necesitamos más juegos de terror en primera persona, pero el trasfondo taiwanés de Devotion es una boconada de aire fresco. Red Candle Games termina por capturarnos con una historia melancólica, con todo el drama propio del terror oriental.

Es una aventura corta que maneja muy bien la intriga tiene buenas dosis de sustos y nos golpea fuerte con una historia desgarradora. No quiero largar spoilers, así que no hablaré mucho de los temas que se tocan. Tengan por seguro que la historia de Devotion es adulta y la razón principal por la que vale jugar este paseo de pesadilla.

En esta nota
  • Devotion

Comentarios