Análisis

ANÁLISIS: Capcom Beat ‘em up Bundle (PS4, Switch, Xbox One)

La colección de Capcom es un viaje en el tiempo hacia la época dorada de los arcades, Sebas te cuenta cuántas fichas vale esta inversión.
Avatar de Sebastián Cigarreta

Por: Sebastián Cigarreta

Hubo una época más sencilla en la que el gaming era una experiencia lineal. En esos años dorados del arcade brillaban los títulos que podíamos jugar con un amigo sin tener que enfrentarlo, al menos no necesariamente. Y uno de los pocos géneros que nos daban esta opción eran los Beat ‘em up, juegos en los que nuestro objetivo era recorrer niveles de scroll lateral repartiendo trompadas y patadas voladoras a cuanto enemigo se nos cruce.

Si bien fue Double Dragon el juego que dió inicio a la oleada de Beat ‘em ups, es imposible negar que Capcom encontró el punto justo entre dificultad y habilidad. Y desde que ayudamos a que Cody, Guy y Haggar limpien las calles de Metro City no hubo vuelta atrás, Final Fight se volvió el punto de referencia para todo título del género. Claro que la compañía creadora de Street Fighter no descansó en los laureles y siguió puliendo la fórmula del éxito, y en esta colección podemos experimentar justamente esta evolución.



Capcom Beat ‘em up Bundle reúne siete juegos, cinco de los cuales son clásicos indiscutidos que seguramente en algún momento de la infancia deben haber jugado, y otros dos más de nicho que hacen su debut en consolas. Dentro del primer grupo vamos a encontrar a los verdaderos pilares del género: Final Fight, The King of Dragons, Warriors of Fate, y otras obras maestras como Captain Commando y Knights of the Round. Es casi una lección de historia jugable, comenzando por un propuesta para dos jugadores con un sistema de combate sencillo y comprensible, para luego pasar a los 3 y hasta 4 jugadores en simultáneo con magias, monturas, level up y la inclusión de equipamiento rudimentario.

El segundo grupo, el de los juegos de culto, se conforma por Armored Warriors y Battle Circuit. Estos pertenecen a la última etapa de la fiebre por los Beat ‘em up y hacen gala de un apartado técnico avanzado para la época. Además presentan todas las evoluciones anteriores funcionando en armonía, especialmente el combate sobre monturas y la utilización de proyectiles desde los mechas. Cada uno de los siete juegos de la colección están emulados en su versión Arcade Perfect, permitiéndonos hacer pequeños ajustes a la dificultad, cantidad de continúes y elegir la versión del rom que vamos a utilizar.



Pero lo mejor de todo, y el punto fuerte de la clase de historia de Capcom, es la galería de la colección. Cada juego incluye decenas de documentos que van desde arte conceptual, bocetos del diseño de los gabinetes y personajes, hasta el extremo de mostrarnos los planos de cada nivel y cómo se iban a desarrollar. El género en Japón se conoce como “Belt-Action” y viendo estos diseños tiene todo el sentido. Los dibujos de los escenarios en hojas apaisadas y pegadas desde sus extremos asemejan cintas transportadoras. Y por sobre todo nos dejan apreciar los niveles recreados en papel con lujo de detalles y las anotaciones de sus creadores, todo destila la magia y el amor con la que aquellos artesanos daban vida a sus juegos.



Una adición importante, y absolutamente necesaria en los tiempos que corren, es la posibilidad de jugar en cooperativo a través de internet. Este modo nos permite armar partidas privadas o dejarla abierta al público, recreando ese mágico momento en el que un extraño aliado ponía una ficha para darnos una mano. El matchmaking funciona sin problemas, al menos en la versión de PS4 que fue la que utilizamos para analizarlo, encontramos partidas rápidamente y un buen número de jugadores se sumaron a las nuestras.

Es difícil encontrarle un punto negativo a esta colección porque Capcom consiguió tres objetivos importantes. En primer lugar trae a las plataformas modernas una serie de juegos geniales que, en muchos casos, hacía años que no podíamos jugar legalmente. El más notorio es Knights of the Round, uno de los Beat ‘em up más aclamado pero que no tenía un lanzamiento hogareño desde la genial versión de SNES. En segundo lugar porque  suman contenido documentado que, además de nutrir de información a los coleccionistas, ayudan a conservar la historia de este género pilar del gaming. Y finalmente porque vienen a dar el puntapié inicial para el resurgimiento del género aprovechando que el movimiento indie los acompaña y Sega acaba de anunciar Streets of Rage 4.



Sin embargo podríamos criticar grandes ausencias desarrolladas y publicadas por Capcom de la misma forma que la experiencia nunca va a llegar a ser pixel perfect, por más filtros que incluyan en este tipo de recopilaciones. A todos nos encantaría jugar Cadillacs and Dinosaurs, The Punisher o Alien vs Predator, pero tramitar y pagar ese tipo de licencias no solo sería engorroso sino que encarecería el producto final y no imagino muchas caras sonrientes si esta colección los incluyera y costara 60 dólares. Y el sueño de la experiencia pixel perfect en televisores o monitores modernos es una empresa perdida, al menos en cuanto a juegos viejos emulados. Por eso es que las contras terminan haciendo agua contra la facilidad de tener 7 grandes juegos bien emulados, con una jugosa cantidad de extras y una plataforma online estable para disfrutar de los modos cooperativos.



Capcom Beat ‘em up Bundle es un pedazo de historia jugable, pero los juegos han envejecido como un buen vino y pueden disfrutarse tan bien hoy como hace más de 25 años lo hicimos en los Arcades. Cada uno representa un paso en la evolución del género y, si bien algunos son claramente superiores a otros, todos ofrecen una propuesta divertida e ideal para compartir con amigos.


LO MEJOR

  • Revivir los pilares del género
  • La inclusión del coop online
  • La galería de extras
  • La calidad de la emulación    
  • Dos clásicos poco conocidos

LO PEOR

  • Se echan de menos otros clásicos
En esta nota
  • capcom
  • emuladores
  • beat ‘em up

Comentarios