Análisis

ANÁLISIS: Bad Words (2013)

Jason Bateman se anima a la dirección y de paso protagoniza esta comedia negra incorrectísima, sobre un grandulón que se anota en un concurso de deletreo para competir con un montón de inocentes pequeñines.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

El humor negro no es para todo el mundo. Particularmente no me molesta, si esta bien llevado. El problema principal que suele surgir con este tipo de comedias es donde esta el limite, cuando deja de ser gracioso y transgresor, y entra en el terreno del mal gusto.

Esto es basicamente lo que me paso con “Bad Words”, el muy correcto debut cinematografico como director de Jason Bateman que, si bien tiene momentos hilarantemente absurdos, creo que mas de una vez se pasa de la raya.

Obviamente, la idea es hacernos sentir incomodos con lo que estamos viendo (¿algo asi como vergüenza ajena?), o en caso contrario, culpables por reiros de ciertas circunstancias escabrosas. Por algo le dicen humor negro.

Pero, ¿que pasa cuando no nos resulta gracioso y sentimos que es solo un burdo intento de forzar el chiste, que termina pareciendo bastante desubicado? Cada uno lo juzgara a su manera.

Guy Trilby (Bateman) es un cuarenton que nunca paso del octavo grado. En un intento desesperado por llamar la atencion (no les voy a decir de quien para no spoilerarles nada), este sujeto insoportable, inmaduro y un poquitin racista, decide anotarse en uno de los concursos de deletreo mas prestigiosos del pais y participar en su condicion de adulto, entre un numeroso grupo de pequeños que no superan los diez años.

Con la ayuda de una periodista (Kathryn Hahn) que esta cubriendo la historia, el tipo logra encontrar un bache legal para no ser descalificado y llega hasta la instancia final, provocando la ira de los organizadores y de los padres, y la angustia de los chicos, que van cayendo como moscas.

En el medio conoce a Chaitanya Chopra (Rohan Chand), su mayor contrincante, un pequeñin solitario que hara todo lo posible por ganar, pero mas que nada querra convertirse en su nuevo mejor amigo.

Hasta aca parece todo muy inocente, pero Guy es un tipo brutal al que no le importa nada mas que su objetivo, y para lograrlo no dudara en humillar a cada pibe que se le cruce por el camino, desde bromas sexuales sobre sus padres, o sobre sus defectos fisicos y otras cuantas barrabasadas por el estilo.

No me molesta el chiste zarpadito, esta a tono con el estilo que el actor desarrollo en los ultimos años y, hay que destacar que le sienta muy bien esto de correrse un poco del registro al que nos tiene acostumbrados y dejar de ser el chico bueno, para convertirse en un turro desalmado.

Creo que lo que mas me choca es que el blanco principal de la mayoria de las “bromas” sean los chicos y no los adultos, a los que Guy intenta castigar realmente. En mi opinion, en algun punto, deja de ser gracioso y se transforma en algo terriblemente cruel.

Esto se puede deber a una falla de guion, que no encuentra la forma de encausar el chiste y lo fuerza, provocando el efecto contrario, al menos en mi persona.

La pelicula es politicamente incorrecta por donde se la mire, pero despues de hora y media de descontrol, decide contenerse y acabar “como se debe”, en un tono mas “serio”, melancolico y conformista, corriendose del eje que nos venia proponiendo desde el principio. Una pena, porque con algunos ajustecitos, podria convertirse en una gran, gran comedia.

PUNTAJE: 7