Análisis

ANÁLISIS: Arrow (Temporada 5, episodios 1 y 2)

Después de una temporada lamentable, la serie de DC regresa... ¿para mejor?
Avatar de Mariano Ojeda

Por: Mariano Ojeda

Si hay algo que no se puede negar de Arrow es que contagió (o contaminó) el sub-género. A partir de su llegada, comenzaron a aparecer un montón de series de superhéroes o personajes salidos de las historietas. Claro, no es esa la mayor virtud de esta serie, sino cómo adaptó la historia de Oliver Queen al formato y, sobre todo, al viejo formato con temporadas de 20 capítulos o más. 

Así es como Arrow, creada y producida por el señor Greg Bertlanti, en compañía de Marc Guggenheim y Andrew Kreisberg, lanzaron esta telenovela con un superhéroe como protagonista, y con el tiempo se fue amoldando y estructurando un producto de mayor calidad. ¿Por qué contagió? Porque luego de la segunda temporada del Robin Hood batmanizado, llegaron The Flash, Legends Of Tomorrow (un grupo de héroes y villanos salidos de las dos anteriores series) y, por otro canal Supergirl. En la temporada 2016/2017, las cuatro ficciones se encuentran en la misma casa (The CW) y se espera un mega crossover, una fiesta de trajes, poderes, patadas, piñas, etc. 

La serie que fue pionera, sin embargo, luego de una cuarta temporada con mayor contenido sobrenatural, deberá volver a las raíces (no del todo, por favor) y enfrentarse a villanos más terrenales. Lo de Damien Darhk estuvo feo feo. En el regreso de la serie es todo más complicado para Oliver. Deberá encontrar el equilibrio para dedicarle el tiempo que desea a la alcaldía y a su perfil heroico. Sin embargo, todo es más difícil porque no posee aliados y su tiempo ahora se divide entre Arrow y su función política. Sólo con la ayuda de Felicity (su ex- esposa), el “vigilanti” no puede con todo y tampoco podrá ya que no deberá enfrentar a un sólo villano, sino a dos. 

El regreso de Quentin, ex jefe del departamento de Policía de Star City, es una de las buenas noticias para el Alcalde quien le rindió homenaje a Black Cannary, Laurel Lance para los simples mortales, algo que unió y ayudó a cerrar la herida entre estos dos. Para el detective, volver a trabajar con Oliver es una forma de superar sus heridas. Así es Quentin acepta el regreso a las calles y decide liderar un grupo de policías desde la sombras, algo que le permitirá a Green Arrow empezar a sumar nueva gente a su desmantelado equipo.

En los pocos minutos del primer capítulo, y parte del segundo, se percibe una mayor intensidad en temas políticos y la lucha contra las mafias, algo que el misticismo y la magia dejaron de lado en la cuarta temporada.  

Por el lado de los nuevos enemigos y “las mafias” (de mafia no tiene nada porque le dicen dos palabritas y se asustan), Tobias Church es la novedad en la ciudad. Este villano, interpretado por Chad Coleman, reúne a los diferentes grupos criminales de la ciudad para establecer un objetivo: matar al Green Arrow. Excelente presentación, una de las mejores de toda la serie. Es que el tipo quiere matar al “más capo” de la ciudad para demostrar que él merece ese puesto, más allá de que las intenciones de ambos sean totalmente diferentes. El gran acierto: deja una moneda en cada una de sus víctimas.

También se puede apreciar mejoras en la producción y en las escenas de combates. Se nota que hay otra preocupación por el despliegue marcial de los protagonistas ya que en la última temporada, las peleas se veían bastante truchas; mal coordinadas, se notaban muchísimo la diferencia entre el actor y el doble de riesgo, ¡las pelucas!, etc.  

En el final del primer episodio, además de presentarse el otro enemigo a vencer, con arco y flecha, el relato conduce al espectador dentro del departamento de Felicity, donde un nuevo pretendiente le hace masajes. Mal ahí, Oliver. 

Ya en el segundo capítulo, el Alcalde Queen cede su postura y reconoce que necesita un equipo para combatir a sus nuevos rivales. Centrado en ese objetivo, llama a los inexpertos reclutas (más adelante se convertirán en Wild Dog, Mister Terrific y Artemis) para que se unan a su causa. Mucha mano dura, trabajo fuerte, reglas claras y adquirir experiencia es la base de este entrenamiento. Oliver todavía es acosado por la culpa de la muerte de Laurel y no quiere que esto le vuelva a suceder a sus nuevos aliados. 

Luego de algunas discusiones y charlas motivacionales, Oliver tiene que demostrar que está dispuesto a confiar y para eso se quita la máscara y revela su verdadera identidad. A partir de ese momento, el Alcalde de Star City dejó en claro que la confianza existe, pero es hora de aprender a ser un equipo.

De nuevo en la parte más terrenal de la serie, el protagonista de esta historia, toma posesión de su puesto como Alcalde y desarrolla actividades cotidianas de un funcionario público, pero resulta que no todo es color de rosa como se veía. Church está detrás de la corrupción que existe en las esferas políticas de la ciudad. 

Entre las gratas sorpresas del segundo capítulo se encuentra la primera aparición del actor Joe Dinicol como Rory Regan, un místico vigilante salidos de las viñetas de DC Cómics también conocido como Ragman. Según contó el joven, cuando los misiles de Darhk explotaron, fue protegido con un manto de de 200 años de vida que le dio poderes, pero no está en condiciones de poder manipularlos. Como era de esperarse, Oliver lo convenció para que deje la venganza y se sume a su grupo de trabajo superheroico.

Como también sucedió en el final del primer capítulo, Prometheus apareció, pero esta vez frente a Tobias Church, con la intención de dejarle un mensaje bien claro: si alguien se mete entre Green Arrow y él, esa persona perderá la vida. Ah, me olvidaba, Oliver otra vez tiene una historia paralela, pero esta vez en Rusia. 

En conclusión, se percibe una leve mejoría en la serie protagonizada por Stephen Amell: nuevos héroes y villanos, mejoras en la producción y la chance de poder realizar una temporada a la altura de la segunda, donde haya un equilibrio entre las cuestiones políticas (en lugar de las familiares del inicio), mafias, corrupción y lo telenovelezco (sobre todo la historia entre Oliver y Felicity) quede en un tercer o cuarto plano. Ah, y necesitamos más planos como en el que aparece Green Arrow en un rinconcito arriba, en una especie de depósito, durante el primer capítulo. Bien a lo Batman, entre sombras y expectante para actuar.

En esta nota