Análisis

ANÁLISIS: Aires de Esperanza (Labor Day, 2013)

Kate Winslet protagoniza un nuevo dramón a las órdenes del genial Jason Reitman. Una ama de casa desesperada, su hijo y un fugitivo aprenderán a relacionarse durante un largo fin de semana.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

La ultima pelicula de Jason Reitman se aleja un poco de sus mas celebradas comedias romanticas como “La Joven Vida de Juno” (Juno, 2007), “Amor Sin Escalas” (Up in the Air, 2009) o “Adultos Jovenes” (Young Adult, 2011).

Basada en la novela homonima de Joyce Maynard publicada en 2009, “Aires de Esperanza” (Labor Day, 2013) relata la relacion que se establece entre una madre soltera, su hijo adolescente y un convicto durante un caluroso fin de semana de 1987.

Adele Wheeler (Kate Winslet) es una joven mujer depresiva que vive junto a su hijo Henry (Gattlin Griffith) en algun pueblito rural de los Estados Unidos. Abandonada por su marido (Clark Gregg) -el cual formo una nueva familia-, pasa la mayor parte del tiempo encerrada en su casa, incapaz de salir y relacionarse con otras personas. No es una mala madre, pero poco a poco fue delegando todas las responsabilidades en su hijo preadolescente, quien constituye casi su unico contacto humano.

Henry es un chico querido que probablemente no entienda el sufrimiento de su madre, pero asi y todo, permanece a su lado como el hombre de la casa.

Durante una de sus pocas salidas a la ciudad, se cruzan con Frank Chambers (Josh Brolin), un hombre herido que “amablemente” pide su ayuda. Adele accede a llevarlo a su hogar, solo por el bienestar de su hijo, y pronto descubren que es un convicto que acaba de escaparse de la custodia policial y esta siendo buscado por la zona.

Frank no es un hombre violento, incluso se ofrece a realizar ciertas tareas para la familia a cambio de su ayuda. Limpia, cocina y arregla algunas partes de la maltrecha y abandonada vivienda.

Poco a poco, y ante la atonita mirada de su hijo, Adele empezara a sentir una conexion especial con el fugitivo y descubrira que sus pasados no son tan diferentes. Ambos amaron y perdieron una parte importante de su ser, incapaces de volver a sentirse completos.

Los dias pasan y la relacion entre los adultos se afianza. La pareja empieza a planear su escape a Canada, con la esperanza de empezar una nueva vida un poco mas normal.

Kate Winslet agrega otra gran actuacion a su catalogo de amas de casa conflictuadas, al igual que el resto del elenco que, como la pelicula, es austero y muy prolijo. El melodrama no escapa a los cliches, aunque esto no le quita merito al conjunto.

La pelicula esta narrada a traves de los ojos de Henry, un chico de tan solo 13 años que aprendio a lidiar con los problemas de su mama, el abandono de su padre (aunque siga presente en su vida) y todos los quilombos hormonales que vienen aparejados con la adolescencia.

Ve en Frank esa figura paterna ausente y, aunque al principio esta un poco reticente, entiende que la llegada de este hombre a sus vidas significa mucho para su madre.

La pelicula habla de relaciones. Entre padres e hijos, entre parejas, entre extraños. Relaciones fortuitas y profundas que terminan marcando las vidas de las personas.

Hay gente que no puede evitar amar con locura y las separaciones, sean de la indole que sean, los dañan profundamente. Sin duda, estas son personas afectadas que nunca llegaran a reparar las heridas mas hondas, pero lo van a intentar dentro de sus posibilidades.

PUNTAJE: 7