Análisis

ANÁLISIS: A Million Ways to Die in the West (2014)

Seth MacFarlane vuelve a ponerse tras las cámaras (y esta vez también delante de ellas) para traernos su nueva comedia, tras el éxito de Ted. El salvaje Oeste nunca fue tan extraño... o salvaje, como en A Million Ways to Die in the West.
Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Sin duda, Seth MacFarlane perdio el toque o, al menos la brujula, porque, ¿cuantos chistes sobre pedos puede tener una sola pelicula?

Todo lo que funciona en “Padre de Familia” y lo que convierte a “Ted” (2012) en una hilarante comedia politicamente incorrecta, en “A Million Ways to Die in the West” (2014) queda deslucido y con poca gracia.

Tras su exitosisimo debut como director, MacFarlane vuelve a insistir y ademas, esta vez, decide mostrar la caripela en camara y protagonizar esta comedia ambientada en el lejano y salvaje Oeste, donde la gente tiene la mala suerte de perecer de una infinidad de formas diferentes o, al menos, es lo que nos repiten veintiocho veces a lo largo del film.

La cruza entre western y comedia no siempre suele funcionar y cuando lo hace es porque se rie de las propias convenciones del genero, algo que Seth y el resto de los guionistas (Alec Sulkin y Wellesley Wild, sus colaboradores habituales) desaprovechan totalmente y solo lo utilizan de contexto para adaptar sus bromas contemporaneas que, en la mayoria de los casos, no logran el efecto que se quiere. El humor de MacFarlane viene con fecha de vencimiento, se sabe. Sus chistes no van a pasar a la posteridad, pero en sus series animadas y en “Ted” funcionan para el momento.

Es 1882, la frontera de Arizona, un lugar inhospito y salvaje donde la expectativa de vida es muy corta. Aqui vive Albert Stark (MacFarlane), un criador de ovejas (ni siquiera uno bueno), super nerd y cobarde, que todavia comparte el rancho familiar con sus ancianos y poco cariñosos padres. El tipo no se haya, sus maneras pertenecen a otro tiempo y lugar y no a este, lleno de forajidos, violencia, racismo e ignorancia.

Tras retirarse de un duelo -mas que nada debido a su excesiva falta de valor-, Albert es abandonado por su amada Louise (Amanda Seyfried) y se sume en una profunda depresion que lo impulsa a abandonar el lugar y rumbear hacia territorios mas civilizados. Pero pronto conocera a Anna (Charlize Theron), una misteriosa mujer que acaba de llegar al pueblo y que, de apoco, lo ayudara a recobrar la confianza en si mismo y a encontrar su valentia, que esta escondida por alguna parte.

La pelicula tiene todos los elementos que uno espera de su creador: los musicales salidos de quien sabe donde (aca, ademas, ayudan a que se destaque la presencia del siempre genial Neil Patrick Harris como el acaudalado dueño de la “bigoteria” del pueblo y nuevo interes amoroso de Louise), las constantes referencias a la cultura popular (en mi opinion, los mejores momentos de la pelicula, lastima que sean pocos), los infaltables cameos y un sinfin de personajes y situaciones que, por algun motivo inexplicable, terminan cayendo en el facilismo del chiste escatologico.

Albert es un personaje demasiado actual para encajar en el lejano Oeste, si, esa es la gracia supuestamente, pero el problema es que en manos de MacFarlane no funciona y aburre bastante. Un osito de peluche mal hablado es mas simpatico que este tipo bonachon y romantico que es rescatado constantemente por una mujer con mucho mas huevos que el, y que solo sabe poner cara de circunstancia.

Todos a su alrededor se lucen mucho mas: Charlize, con sus dotes naturales para la comedia, el gran Giovanni Ribisi como su mejor amigo Ed, eterno pacato enamorado de la prostituta mas ocupada del pueblo, e incluso Liam Neeson (el mas sanguinario pistolero que existe), que se anima a burlarse de su eterna imagen de tipo duro.

Esta vez el chiste facil no alcanza y “A Million Ways to Die in the West” se transforma en una comedia sosa que no sabe aprovechar el potencial de la cruza de generos. Ademas, los mejores chistes sobre pedos y vaqueros ya los hizo Mel Brooks en “Locuras en el Oeste” (Blazing Saddles, 1974), una lastima Seth, segui participando.

PUNTAJE: 6