Gritos y susurros
Análisis

ANÁLISIS | The Walking Dead S09E09: Adaptation (Spoilers)

Llegó esa época del año donde tomamos coraje y seguimos frente a la tele para saber qué le depara el futuro a nuestros queridos sobrevivientes del apocalipsis zombie. 

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Como ya es costumbre, el director, productor y mago de los efectos especiales Greg Nicotero, tiene a su cargo abrir esta segunda parte de la novena temporada de “The Walking Dead”, drama que acaba de confirmar su décima entrega, pero también la partida de otro de sus personajes principales: Michonne (Danai Gurira), una de las pocas “protagonistas” que le quedan a la serie apocalíptica, después de los desplantes de Andrew Lincoln y Lauren Cohan. Sí, sabemos que pueden llegar a volver en forma de spin off y películas para TV, con el único fin de contar qué pasó con ellos después de su partida.

Nada de esto parece desmoralizar a los responsables del show, ni a los ejecutivos de la cadena que planean explotar este universo televisivo por unos cuantos años más (¿una década dijeron?), suponiendo que el público va a responder positivamente a todos sus caprichos narrativos que bien podrían incluirse en la trama principal de la serie…, pero fiaca.

Esta es una discusión aparte que retomaremos si estos proyectos llegan a buen puerto, acá nos toca meternos de lleno en “Adaptation”, capítulo que cierra el primer encontronazo de nuestros héroes con los Susurradores (Whisperers), un grupete de sobrevivientes que llevó el “adaptarse o morir” hasta las últimas consecuencias. Tarde se dieron cuenta Daryl,  Michonne, Jesus y Aaron, de que esta horda de caminantes se comportaba de forma bastante extraña. Los muertos no estaban tan muertos (al menos no todos ellos) y el nuevo líder de Hilltop pagó las consecuencias.

Al final de “Evolution” ya sabíamos que Jesus no había sobrevivido al ataque en el cementerio, pero la suerte del resto estaba por verse. Los muchachos lograron escapar a duras penas, llevarse el cuerpo de su amigo para darle la merecida despedida y, de paso, capturar a una joven rehén, después de una segunda confrontación mientras volvían a la zona segura.  

Daryl sigue buscando un jabón

Con la muerte de Jesus, Tara debe ponerse al frente de Hilltop y empezar a tomar esas decisiones que beneficien a todos. Los primeros interrogatorios hacia la joven susurradora no dan muchos frutos, pero los instintos de Daryl nos aseguran que está mintiendo. La chica en pose de víctima bastante inocente, confiesa que el resto de su grupo ya fue asesinado, pero todavía cree que su mamá sigue viva allá afuera.

Henry -todavía encerrado en la celda contigua a cusa de sus desmadres- logra empatizar con la situación de la chica, y en un arranque de solidaridad entabla conversación con ella. El intercambio sólo brinda algunos datos, para empezar, que se llama Lydia (Cassady McClincy), información que no pasa desapercibida para Dixon. Los lectores del cómic ya saben por dónde viene la mano y, SPOILER ALERT, la importancia de la joven para la líder de los Whisperers.   

Sabiendo la amenaza que se cierne sobre ellos, Michonne decide volver a Alexandria para alertar a los suyos, mientras le pide a su compañero que le haga el aguante a la inexperta Tara, más allá de que ahora también cuenta con la ayuda de Magna y su grupo. Esta es la primera vez que vemos interactuar a estos amigos desde la “muerte” de Rick, más de un momento ameno que deja entrever lo que pasó con (y entre) ambos a lo largo de estos seis años. Aunque nos estarían faltando algunos detalles. ¿Se acuerdan de las cicatrices/tatuajes que llevan en la espalda?

La novela entre Michonne y Daryl no es la única que se desarrolla en este capítulo. Después de ser rescatado y ver “como su vida pasa ante sus ojos”, Eugene toma coraje y decide declararle su amor a Rosita. La chica ni le da una chance, no sólo porque anda en pareja con el padre Gabriel, sino que además tuvo una corta relación con Siddiq, del que confiesa estar embarazada.

Listillo el muerto vivo

Nimiedades para un episodio que nos deja en vilo (¿?) cuando Luke y Alden salen en busca de sus amigos y terminan cayendo derechito en la trampa de los Susurradores, un conflicto que, seguramente, no se va a resolver tan fácil ni tan dócilmente, más teniendo en cuenta la masacre del cementerio y el hecho de que Hilltop tiene a uno de los suyos.

Esta nueva etapa de “The Walking Dead” tiene que esforzarse al máximo para captar nuestro interés de la mano de todo un nuevo repertorio de personajes que vienen a ocupar el lugar de aquellos que forjaron la serie y hoy ya no están (o les queda poco tiempo en pantalla). Nos va a llevar algún tiempo encariñarnos… o no, si estos protagonistas no son los suficientemente atractivos en relación con la historia.

La respuesta a este dilema la puede tener Jeffrey Dean Morgan y su Negan, villano carismático que después de pasar seis años tras las rejas de Alexandria, logra escapar cuando alguien deja “accidentalmente” la puerta abierta. El ex líder de los Saviors no lo piensa dos veces y sale en busca de su libertad.  

Claro que todo esto huele a “prueba que debe atravesar” para darse cuenta de que su destino está ahí donde Carl lo imaginó: ayudando a construir un futuro mejor y una nueva civilización después del apocalipsis zombie. Negan no lo ve tan así, y a pesar de las amenazas de la pequeña Judith, sigue su camino (sin mirar atrás), sorteando obstáculos y caminantes para volver al Santuario y descubrir su antiguo reinado en ruinas.   

Vote Michonne 2020

Sabiendo que allá afuera ya no hay absolutamente nada para él, y los riesgos son enormes, resuelve dar media vuelta y volver a la seguridad de su celda, tratando de descubrir quién es y que tiene para ofrecer en este nuevo orden. Algo nos dice que está relacionado con la llegada de los susurradores, y que el resto de la temporada seremos testigo de cierta metamorfosis.     

“Adaptation” no es un capítulo memorable, pero con poco logra el suficiente atractivo para que nos enganchemos con estas nuevas historias. Los villanos de turno son el gran centro de interés, más ahora que conoceremos a Alpha (Samantha Morton), su líder, y al resto de sus secuaces, entre ellos, Ryan Hurst.

Sí, todavía nos tenemos que fumar algunas malas decisiones narrativas, clichés e incongruencias en la historia, pero los personajes siempre fueron el alma de este drama y es ahí donde los realizadores están volviendo a poner el acento. ¿Qué es soltar? Nosotros no tenemos ni idea.

En esta nota