ANÁLISIS | The Flash S05E17: Time Bomb (Spoilers)
Análisis

ANÁLISIS | The Flash S05E17: Time Bomb (Spoilers)

La verdadera identidad del segundo Cicada queda revelada, pero no es la única realidad que el Team Flash va a tener que enfrentar.  

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

“El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento”, y así hasta el infinito punto rojo. “Time Bomb” nos termina de presentar a la crecidita Grace Gibbons (Sarah Carter), la Cicada del futuro, y una perfecta discípula de Anakin Skaywalker o, en su defecto, Kylo Ren. Sí, la chica se dejó llevar por los odios de su tío Orlin y terminó juntando puro resentimiento hacia los metahumanos, incluso, siendo ella uno de los más poderosos.

Ya habíamos visto como la nena comatosa rechazaba la ayuda de Nora y el Team Flash, empujada por los rencores de Dwyer. Claro que al saber de sus habilidades, el villano cambió de opinión, pero nunca entendió que el mal ya estaba hecho e casi imposible de revertir. Mientras Barry y el resto del equipo descubren que el nuevo Cicada es la adulta Grace venida del futuro para cobrar venganza por la muerte de sus padres y seguir la tarea que su tío comenzó, Orlin se despacha con la muerte de la doctora Ambers y otras verdades dolorosas que mejor no saber.

Por su parte, y tras la incursión de Gibbons, Nora vuelve a recurrir a la sabiduría de Eobard Thawne que ya no cree poder seguir ayudándola, justamente, porque la línea temporal es maleable y ésta cambió definitivamente. Lo único que le queda a la velocista es sincerarse con papá Allen y contarle que toda esta travesía tuvo el auspicio (y los consejos) de Reverse-Flash, con el único fin de evitar su muerte. La verdad es esa bomba de tiempo de la que, en parte, hace alusión el título, una que está por cruzarse con la persistente investigación de Sherloque.                                    

Lo primero es la familia

El director Rob Greenlea se despacha con un episodio bastante dinámico, con su buena cuota de intriga y tensión, aunque intuyamos por dónde viene la mano. Por un lado, el team trabaja contrarreloj para encontrar y proteger a Vickie Bolen (Catherine Lough Haggquist), la metahumana responsable de la muerte -ahora sí, accidental- de los padres de Gracie. Resulta que esta señora no era una criminal después de todo, sólo alguien que nunca pudo dominar sus habilidades y decidió escondérselas, incluso, a su propia familia.

Nada de esto le importa a la Cicada del futuro que arremete contra todo y todos para sellar su revancha. En última instancia hasta lo hace con su tío que intenta detenerla. Este momento tan Ben y Han Solo espanta hasta al mismísimo Barry que ya no sabe cómo va a hacer para detener a este enemigo sin mucho remordimiento.  

Las verdades y las mentiras están a la orden del día a lo largo y ancho de “Time Bomb”. Molesta un poco la insistencia de Ralph para que Cisco comparta sus secretos con Kamilla y la sume a la familia superheroica, reforzando esta idea de que no va a poder convivir con sus dos identidades y mantener una relación sincera con su nueva novia; pero tiene cierto grado de razón (volviendo a Vickie y su familia). ¿Será esta la llamada para que Ramon abandone el Team Flash? Sabemos que Carlos Valdés no será un intérprete asiduo de la próxima temporada, y esta sería una buena excusa para alejarse de la serie sin que el personaje sufra por el camino, dejando la puerta siempre abierta para un regreso esporádico.

Que alguien venga a cortar esta tensión 

Puras conjeturas de nuestra parte, pero hace rato que Vibe viene con ganas de abandonar los poderes y las brechas para tener una vida más normal y tranquila, de ahí su insistencia con la cura metahumana. Pero las relaciones amorosas de Cisco no son el centro de este capítulo que termina en una nota bastante alta. No por la muerte de Orlin ni la escurridiza Grace, sino por la determinación de Barry al encerrar a su propia hija como si se tratara de una criminal.

Como Nora no puede decir la verdad, es Sherloque el que se va de boca y confiesa que la chica viene trabajando codo a codo con el peor enemigo del Velocista Escarlata. Para sorpresa de todos, no hay ninguna negativa por parte de ella, e incapaz de enfrentar a papá y mamá, marcha derechito hasta su celda. Una imagen bastante fuerte teniendo en cuanta que viene del superhéroe más bueno de este multiverso, pero uno que ya no puede soportar las traiciones, aunque vengan de su propia familia.

Nos vamos a aguantar la angustia hasta la semana que viene, esperando que Nora tenga sus buenos justificativos a mano, y Barry la mente bien abierta para entenderlos.  

En esta nota

Comentarios