Poné los fideos que ya estamos todos
Análisis

ANÁLISIS | Supergirl S04E15: O Brother, Where Art Thou? (Spoilers)

Supergirl nos presenta a su propia versión de Lex Luthor y sí, sigue siendo un villano detestable en cualquiera de sus presentaciones. 

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

“Stand and Deliver” nos dejó a un Manchester Black fugitivo y a un James Olsen gravemente herido. ¿Están estos hechos relacionados? Seguramente no, pero es la primera sospecha de nuestros héroes, que salen a buscar al antihéroe, ahora en posesión del báculo del dios H’ronmeer con el que piensa hacer algunos desmanes. Pero este no es el highlight de este capítulo, que nos presenta finalmente al temido Lex Luthor interpretado por Jon Cryer.

“O Brother, Where Art Thou?” arranca cuatro años atrás cuando la magalomanía de Lex alcanza límites inesperados al desatar un sol rojo, creando todo tipo de estragos con la única intención de destruir a Superman. Claro que las autoridades logran detener sus planes a tiempo y enviarlo a prisión por el resto de sus días donde, además, debe combatir un cáncer terminal causado por su excesiva exposición a la kryptonita, la misma con la que quiso acabar con su archienemigo. Sí, un poco de justicia poética.

En la actualidad, y fingiendo un derrame, Luthor es liberado de la cárcel para pasar sus últimos momentos junto a su hermana Lena. Con una fuerte custodia policial se acomoda en la coqueta mansión, y en seguida empieza a presionarla para que termine el suero de Harun-El, el cual también podría salvar su vida. Negándose a probarlo en humanos debido a los riesgos mortales que esto significa, la científica empieza a replantearse esta opción al enterarse del atentado a su ex pareja.

Un marciano conflictuado

Todo lo que queda por hacer, es utilizar la sapiencia de su hermano y, juntos, encontrar la solución que podría evitar que Olsen quede paralitico por el resto de su existencia. Claro que Lena no confía para nada, pero en el fondo sabe que en esta sociedad reside su mejor chance. Mientras Alex, Brainy y Nia hacen guardia en el hospital para apoyar a su amigo, Kara y J’onn, le siguen la pista a Black, ahora conectado telepáticamente con el marciano. Y sí, los poderes de J'onzz son un ida y vuelta que Manchester utiliza para jugar con la cabecita del detective y empujarlo a abandonar su misión pacífica. No entendemos muy bien por qué, de repente, Manchester quiere atacar a todos los inocentes de National City y hacer equipo con J’onn para repartir justicia, pero ahí lo tenemos con el báculo de H’ronmeer dispuesto a destruir una presa,

A pesar de que no siente ninguna simpatía por salvar al mejor amigo de su enemigo, Lex se compromete con Lena para ayudarla a separar los superpoderes nocivos, de las cualidades curativas del Harun-El. El momento familiar entre los dos es brutalmente honesto y deja entrever que, a pesar de sus delirios de grandeza y la maldad que le corre por las venas, Luthor también es un ser humano que admira y quiere a su hermana… siempre muy a su manera, y nunca dejando de lado la manipulación y las tretas.      

Entonces, todo confluye. El ataque de Manchester a la presa corta la energía del hospital mientras James está siendo operado. Los doctores no pueden hacer mucho, pero Lena llega con la cura en mano dispuesta a arriesgarlo todo. El suero funciona a las mil maravillas, J’onn hace lo necesario para detener a Black y todos se disponen a celebrar, pero Lex tiene su as bajo la manga.

No se puede confiar en nadie

En el “date cuenta, amiga” más obvio del episodio, Lena sospecha de la implicancia de su hermano en todo este incidente. Lo que no sabe es que el intento de asesinato de James también forma parte de los planes del pelado, con la complicidad de Eve Teschmacher (Andrea Brooks) y el no tan fallecido Otis Graves (Robert Baker). Todo lo que la chica necesitaba para terminar el suero era una motivación y Lex se la proporcionó jugando con sus sentimientos. La cura fue una bendición para Olsen, pero también para Luthor que logra inyectársela antes de escapar de la mansión y acabar con todos los guardias.

Así quedan las cosas, al menos hasta que Supergirl se cruza en su camino. “O Brother, Where Art Thou?” nos deja un villano mega inteligente y cargado recursos desatado; un Martian Manhunter más conflictivo que nunca tras asesinar a Manchester Black; la fallida relación entre Brainy y Nia (un poco forzada, tal vez); las crecientes sospechas de Alex sobre la verdadera identidad de Kara; y la presentación en sociedad de Kelly Olsen (Azie Tesfai), la hermana de James, cuyo personaje cobrará más importancia con vistas a la quinta temporada de la serie.

El capítulo dirigido por Tawnia McKiernan le rinde homenaje al Superman cinematográfico más clásico y toma algunas referencias de versiones más modernas como “Batman vs Superman: El Origen de la Justicia”. Cryer da en el clavo con su villano y, por lo menos, logra borrar el mal sabor de boca del exagerado Jesse Eisenberg. Todavía está por verse que influencia tendrá en el futuro de esta temporada, y su relación con la elusiva “hija roja” que todavía nos debe su esperado momento de gloria.   

En esta nota

Comentarios