ANÁLISIS | Puyo Puyo Champions (PC, Xbox One, PS4)
Análisis

ANÁLISIS | Puyo Puyo Champions (PC, Xbox One, PS4)

El clásico juego de puzzles apunta de lleno al competitivo e intenta transformarse en un ¿esport?

Avatar del

Por: Guillermo Leoz

Fácil de aprender, difícil de dominar es una frase que puede aplicarse a muchísimos juegos. De pelea, de aventuras, de deportes, shooters, hack & slash, RPGs, etc. Pero en el caso de Puyo Puyo Champions este concepto se lleva al extremo, porque estamos en presencia de la versión más hardcore de un título que a simple vista parece adorable pero que va a aplastarnos la moral a cada paso que demos. Porque conocer sus reglas es extremadamente sencillo, pero aprender a cómo realmente jugarlo puede ser una tarea titánica, en gran parte por la propia incapacidad de esta versión (y de la saga) de enseñarnos a masterizar sus mecánicas.

La CPU es devastadora en el modo versus

Por si nunca jugaron a Puyo Puyo (un título no tan popular por este lado del charco) es un juego de puzzles que a simple vista nos podrá recordar a juegos como Tetris, Columns o Dr Mario. Tenemos un espacio vertical donde van cayendo figuras (de dos o tres unidades llamadas Puyos) y nosotros debemos rotarlas y ubicarlas. Nuestro objetivo, a primera vista, es hacer coincidir los colores de cada puyo para así juntar cuatro o más y que exploten. Eso nos permite ir limpiando las líneas y no acumular tantas que ya no tengamos lugar y perdamos. Pero esa simple mecánica, esa pequeña serie de movimientos nos pueden servir si estamos jugando solos o en otra edición de Puyo Puyo. En Champions todo es competitivo y esto no nos va a llevar a ningún lado.

Por empezar podemos practicar contra la CPU en dos modos de juego: Puyo Puyo 2 (la versión más clásica y más pura) o Puyo Puyo Fever (aquella que revitalizó la saga a principios de los 2000). El problema es que la CPU va a jugar al nivel de los profesionales más expertos de Puyo Puyo; va a ser una incansable y extremadamente veloz máquina de arrojarnos basura en forma de puyos grises que nos harán la vida imposible (como suele suceder en cualquier modo versus de este tipo de juegos). La única que nos queda es activar el handicap que hará que nuestros puyos sean menos variados y así encadenarlos mejor o que baje la velocidad. Honestamente no es una manera muy adecuada de practicar y de mejorar. Esta es una situación que se agrava ya que no hay ningún tipo de tutorial; la solución es ir a YouTube y ponernos a ver cientos de videos que nos expliquen cómo jugar Puyo Puyo de una manera competente.

El modo Fever es el más versátil de los dos

En mi caso era un jugador bastante inexperto en este título, por lo tanto me di la cabeza contra la pared en cuestión de segundos. Una vez que empecé a ver algunos videos comprendí en qué realmente consiste este juego. Nuestro verdadero objetivo es hacer cadenas de Puyos; esto lo vamos a lograr cuando hacemos explotar alguna combinación, lo que provoca que algunas piezas desciendan y hagan explotar otras combinaciones. No alcanza con ir uniendo de a cuatro puyos o más de manera singular, lo que tenemos que generar es un efecto dominó que sea devastador para nuestro adversario, ya que le mandaremos mucha más basura. La forma más sencilla de hacer esto y la estrategia más básica (aunque hay algunas mucho más avanzadas) es colocar tres puyos de un mismo color (por ejemplo, verde) y luego pegarle uno de otro color arriba (por ejemplo, rojo). Por encima de esos últimos puyos (los rojos), pondremos algunos del color de los puyos iniciales (verdes). Los que quedan en el medio (rojos) se vuelven el detonante, por lo tanto una vez que los hagamos explotar, eso hará que los verdes se choquen y exploten a continuación, generando una cadena. Por supuesto que con una sola serie de explosiones no va a alcanzar para ganar partidas, pero es el primer paso a entender la esencia de Puyo Puyo.

Una vez que más o menos dominemos esta forma de jugar, empezaremos a ver la Matrix con más claridad. El próximo paso, entonces, es poder ver varias jugadas adelante y tratar de ir dejando cadenas y detonantes más o menos armados para luego hacer explotar uno de ellos y generar una jugada maestra. No hay que tener miedo a que se nos llene la pantalla de puyos, si bien es un riesgo, muchas veces es la única manera de ganar y de ser más agresivos que nuestro adversario.

Hay hasta 24 personajes para elegir

Cuando ya hemos probado mucho contra la CPU, es momento de jugar con otras personas de forma online. Lamentablemente hay pocos jugadores casuales de Puyo Puyo, por lo que el nivel va a ser elevado y nadie nos va a tener piedad. La buena noticia es que las partidas quedan guardadas y de hecho es sumamente útil volver a verlas para ver qué hicimos mal nosotros y qué hicieron bien nuestros rivales. Vamos a poder armar torneos online de varios jugadores y también de manera local; quizás esta última sea la alternativa más divertida e interesante para poder disfrutar del juego de una forma más relajada.

En todas las partidas vamos a tener hasta 24 personajes para elegir, que en el modo Puyo Puyo 2 no son más que avatares pero que en Fever tienen características específicas. En esta versión cambia un poco la dinámica de la partida; a medida que vamos limpiando puyos, se nos va a ir acumulando un contador y cuando llegamos a cargarlo, entramos en modo Fever. Aquí se nos saca de nuestro tablero y se nos van arrojando estructuras de puyos prearmadas; está en nosotros aprovechar aquella pieza que nos cae de la mejor manera posible y así generar grandes cadenas. Son como pequeños puzzles que se nos arrojan y que nosotros trataremos de descifrar y aprovechar, aunque a veces la pieza que nos toca no ayuda mucho. Lo que cada personaje trae a la mesa es una forma distinta en la que se nos van arrojando puyos. En la versión Fever pueden caer fichas con tres puyos, en forma de gota más grande o incluso algunas con cuatro puyos ya incorporados. Lo que varía de personaje en personaje es la frecuencia de estas fichas especiales y eso genera que algunos apunten a crear Fever más temprano en la partida o más tarde, o apostar a cadenas grandes o a pequeñas. Cada avatar que elijamos tiene una estrategia distinta y vamos a tener que ver cuál se adecúa más a nuestro estilo de juego.

Los personajes tienen un estilo artístico adorable

El énfasis en lo competitivo está marcado en todos lados en Puyo Puyo Champions. Su escenario por default tiene el nombre de “esports arena” aunque podemos cambiar distintos fondos que son bastante básicos y poco inspirados. La falta de un modo historia, de tutoriales, de una manera sencilla de practicar muestran la intención de un juego que apunta a un público hardcore de esta saga y que no tiene tiempo para poner al resto de los jugadores más casuales a la par. Quizás la fiebre por perseguir el dinero de los deportes electrónicos y el moderado pero constante éxito que tiene la ya longeva escena competitiva de Tetris hayan volcado a los desarrolladores a explorar esta avenida. Si bien no es lo que muchos querrán de Puyo Puyo, el precio es acorde a lo escueto del paquete: $9.99 dólares o $245 pesos en Steam. En ese sentido, el precio de entrada para tener la posibilidad de ajustarte a un circuito competitivo es bastante bajo. Lo que es altísimo es el piso de calidad necesario para ganar una partida.

En esta nota
  • Puyo Puyo