Análisis

ANÁLISIS | My Hero One's Justice (PS4, NS, Xbox, PC)

El shonen de peleas del momento nos llama a despuntar el vicio con un fighting game divertidísimo
Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

Uno de los fuertes de Bandai Namco son las adaptaciones de anime a videojuego. Dragon Ball FighterZ se llevó toda la atención este año, pero los fans de las respectivas series disfrutaron, en mayor o menor medida, Naruto to Boruto: Shinobi Striker y Black Clover: Quartet Knights. Ahora, nos llega un nuevo juego de lucha, la adaptación del shonen de peleas del momento, My Hero Academia. ¿Qué otro podía ser? Si sabes de qué hablo, seguro vas a disfrutar muchísimo de este nuevo título.

Como suele suceder con este tipo de adaptaciones, para disfrutar de My Hero One's Justice, hay que estar bastante empapado en la historia del manga / anime original. En la historia, Izuku Midoriya es un joven de secundaria que nació sin poderes en un mundo donde el 80% de la población los tiene. Creyendo haber perdido su sueño de convertirse en un superhéroe, la vida lo lleva a conocer a All Might, el héroe número uno, quien decide apadrinarlo y hacerlo su sucesor. De ahí en más, Midoriya pondrá todo de él para convertirse en el mejor.

Todo lo que les conté arriba, el videojuego lo da por sentado y arranca directamente en la segunda mitad de la segunda temporada, cuando Midoriya conoce a Gran Torino, maestro de All Might. Sin mucha introducción, el Modo Historia de My Hero One's Justice comienza con un tutorial del sistema de combate. En lo demás, el modo es una buena excusa para conocer a todos los personajes jugables, ¡incluso a los villanos! Aunque es un modo que poca novedad nos aporta a quienes vimos el anime y que no alcanza para que terminen de entender la historia quienes no lo vieron.

La narrativa del Modo Historia decepciona. Básicamente consiste en diálogos cortos, al estilo comic, que preceden los combates. Jugaremos con toda la plantilla de 20 personajes y algunos acontecimientos los jugaremos desde dos puntos de vista, héroes y villanos. Hay un incentivo para completar el modo, de todas formas, y ese es desbloquear gran parte de los accesorios que nos permiten personalizar a nuestros personajes. Los combates del Modo Historia ofrecen hasta tres objetos desbloqueables: uno por ganar ese capítulo, otro por obtener rango S y otro por cumplir un objetivo secreto (que puede ser derrotar al enemigo expulsándolo del ring, por ejemplo).

Las opciones de personalización están ahí para darle algo de mascar a los fanáticos. Cumpliendo distintos requisitos, iremos desbloqueando máscaras, botas, sombreros y distintos accesorios, además de tonos de voz para los luchadores. De esta forma, podemos ponerle el peinado de All Might a Bakugo o jugar con Midoriya luciendo los propulsores de súper velocidad de Tenya Iida. Hace falta jugar solo un par de batallas online para notar que la mayoría de los jugadores explotan al máximo este modo de personalización.

Dentro de los contenidos para un jugador, además del Modo Historia tenemos el Modo Misiones. Si el primero peca de ser demasiado fácil en ocasiones –la verdad que obtener rango S en las batallas es sencillo excepto en algunas muy puntuales–, el Modo Misiones ofrece retos más desafiantes. Se trata de un modo en el que elegimos un grupo de jugadores y vamos jugando combates encadenados, sujetos a reglas especiales. La vitalidad de nuestro personaje se mantiene, de modo que habrá que aprender a jugar un poco a la defensiva también.

Existen también los clásicos modos Arcade y Entrenamiento. El primero nos enfrenta a enemigos en escalera, en combates a dos rounds, y nos permite desbloquear más ítems para el personaje con quien juguemos. El segundo se explica por sí mismo, es un entrenamiento básico, sin mucha profundidad ni opciones para simular.

Los contenidos para un jugador no ofrecen más de seis a ocho horas de juego. El punto fuerte está en el online, como suele suceder con los fighting games. Los modos multijugador son los básicos: combate local y en línea, y para estos últimos tenemos partida amistosa y partida clasificatoria. Siendo My Hero Academia un anime tan popular, al momento de escribir este análisis, hay muchísimos usuarios para jugar en línea. El sistema de emparejamiento funciona bien y es cuestión de esperar solo unos segundos para iniciar un combate.

Finalmente, voy a indagar en la naturaleza de My Hero One's Justice como juego de luchas. Si jugaron a la saga Ultimate Ninja Storm de Naruto, sabrán que encontrar. Los luchadores tienen tres tipos de ataques: ataque rápido con un solo botón; contra-ataque, combinando el botón de ataque rápido con un direccional; y ataques de singularidad, que son ataques más espectaculares y de rango. A estos se le suman los ataques especiales “Plus Ultra”, que consumen de 1 a 3 barras de energía. En los combates que permiten aliados, además, tenemos disponible la posibilidad de atacar junto a ellos presionando solo una tecla. Para no abusar de su apoyo, los ataques de aliados tienen cooldown.

My Hero One's Justice no tiene un sistema de combos complejo. Todos los movimientos se ejecutan con una combinación máxima de dos botones. Aunque suene excesivamente sencillo, uno se sorprende al descubrir las posibilidades de encadenar movimientos que tiene cada personaje. Después de ejecutar un Plus Ultra, por ejemplo, se puede encadenar enseguida un ataque de singularidad o, en caso de que el enemigo haya volado por los aires, engancharle algún ataque aéreo.

My Hero One's Justice es un juego de combate 3D con arenas abiertas, hay mucha libertad de movimiento: casi que podemos correr por las paredes. Hay algunos escenarios en los que podremos caer del ring, lo que nos hará caer automáticamente. Muchos de estos escenarios incentivan el combate aéreo y nos obligan a cambiar la estrategia de pulsar botones rápido, que suele ser efectiva en estos fighting games de combos simples.

Lo mejor del sistema de combate de My Hero One's Justice es que respeta el anime en que se basa. Midoriya realiza ataques explosivos y frenéticos con sus brazos; Todoroki combina ataques de hielo y fuego que se adueñan del escenario; Tokoyami es un personaje de movimientos lentos, y ataca con su Dark Shadow solo a distancia, lo que lo convierte en uno de los más interesantes de masterear. Todos los luchadores tienen ataques que hemos visto en la obra original de Kohei Horikoshi. Los fanáticos estarán más que a gusto y quienes no conozcan el manga / anime original, encontrarán un juego de peleas divertido y muy frenético. No está exento de tener personajes desbalanceados, lamentablemente, algo que suele suceder con los juegos de lucha basados en animes.

Visualmente es un videojuego poderoso. No tiene la animación ni el nivel de detalle de Dragon Ball Fighterz, pero sí consigue retratar la espectacularidad y lo explosivo de los combates de My Hero Academia. Los escenarios se deterioran mientras luchamos y los combos se ejecutan entre haces de luz y colores. Los personajes están recreados de manera aceptable. Tal vez lucen algo acartonados en las cinemáticas, pero dentro del juego, en los combates, no podemos pedirle nada mejor a un fighting game 3D. La esencia del anime está ahí.


My Hero One's Justice es un obligado para los fanáticos de My Hero Academia. Para los demás, está lejos de ser ese videojuego basado en un anime que trasciende al propio material orginal (como sería el caso de Dragon Ball FighterZ, por ejemplo), pero no pretende serlo tampoco. Es un fighting game correcto pensado para fanáticos. Apuesta por un modo de juego casual y destaca por sus combates divertidos y vertiginosos. El referente más obvio es la saga Naruto: Ultimate Ninja Storm. Si disfrutaste de esos, probablemente la pases muy bien con My Hero One's Justice, siempre teniendo en cuenta que es un título con un presupuesto menor y, por ende, cuenta con menos contenido. ¡Pero lo que tiene se disfruta, y mucho!

LO MEJOR

  • Muy fiel al anime en cuanto a dinámica de combates y habilidades de los personajes
  • Buena cantidad de personajes y no falta ninguno de los favoritos
  • Aunque los combos son sencillos, las peleas son divertidas y variadas

LO PEOR

  • No está pensado para desconocedores del anime
  • Los modos para un jugador son un poco escasos
  • Los amantes de los fighting game lo encontarán demasiado casual