ANÁLISIS | Life is Strange 2: Episode 3 Wastelands
Análisis

ANÁLISIS | Life is Strange 2: Episode 3 Wastelands

Life is Strange 2 repunta, para sorpresa de todos

Avatar de Florencia Orsetti

Por: Florencia Orsetti

Life is Strange 2 continúa. Wastelands se tomó poco más de tres meses en llegar y la espera ha sido eterna, especialmente porque Rules, el segundo episodio, nos dejó sabor a poco. Para esta tercera parte tenemos buenas noticias. Quienes se aventuren a continuar la historia de los hermanos Díaz, encontrar un tercer capítulo muy maduro, con los habituales problemas de ritmo, pero con drama a la altura y decisiones que realmente tienen peso en la trama.

DONTNOD siempre le dio cierta cuota de “oscuridad” a la saga y con este episodio queda claro que Life is Strange 2 no será una excepción. Recordemos que Max y Chloe se metieron en asuntos bien turbios en el primer juego. La historia de Sean y Daniel venía un poco más calmada. Es cierto que son prófugos de la ley hace dos entregas, pero recién ahora los vemos metidos en un embrollo más grande: los chicos, menores de edad, trabajan en una plantación de marihuana. Buscan ganarse unos pesos para llegar a México. Puede sonar absurdo, pero la trama lo lleva bien.

El coming-of-age es un género de por sí dramático, pero en Life is Strange gana una identidad propia. Los elementos sobrenaturales son parte del crecimiento de los protagonistas, que transitan la madurez a fuerza de golpes, físicos y psicológicos. En Wastelands se habla mucho de las cicatrices que nos deja la vida y los Díaz ya suman varias. Y parece que van a seguir sumando.

A esta altura ya es fácil identificar el problema que hace que todos los capítulos de Life is Strange 2 sean algo lentos. Todos ellos tienen una introducción repetitiva, con minijuegos que parecen casi un tutorial, que pudimos perdonar en el primer episodio por ser eso, una introducción, pero que ya no tienen cabida. Cortar hojas de marihuana no es divertido; lavar los platos tampoco; cargar barriles de agua… ¡menos, si consideramos que Sean se mueve a paso de tortuga!

Los Díaz ahora forman parte de una comunidad hippie que vive la vida soñada, al menos para ellos. Cassidy y Finn son dos personajes que vivimos en el capítulo anterior y que ahora conoceremos más. Wastelands es el episodio más contemplativo hasta ahora, lo que implica que nos tendrá más tiempo viendo cinemáticas y buscando diálogos opcionales. Y aunque esto pudiese parece un punto flaco, es todo lo contrario: más historia significa más decisiones que tomar. También se ahonda más en el trasfondo de los personajes y sus relaciones entre ellos.

Las conversaciones entre los jóvenes del campamento son increíblemente humanas y abordan temas centrales del género coming-of-age con, como el despertar sexual y la curiosidad por las sustancias, con una madurez que pocos videojuegos consiguen. Lo mejor de todo es que el jugador puede elegir la forma en que Sean vive su sexualidad, así como también su actitud para con las drogas y el alcohol.  

Lo sobrenatural queda en un segundo plano hasta la recta final. Ahí es cuando vivimos los momentos más tensos del episodio. Tras finalizar, no vamos a querer otra cosa que jugar el cuarto episodio. Lástima que, seguramente, haya que esperar tres meses más.

La relación entre los hermanos se profundiza. Ahora lo que hacemos encarnando a Sean tiene más impacto en la personalidad del pequeño Daniel. El pobre sigue siendo insufrible y no sé hasta qué punto su caracterización es creíble, pero es bueno ver que, al final, nos hace más o menos caso dependiendo de cómo lo tratamos.

Al terminar Wastelands quedé sorprendida con la cantidad de posibles rutas que puede tomar la trama. Ese es el mayor logro de Life is Strange 2: estamos tomando decisiones cuando menos lo pensamos. DONTNOD no nos azota con carteles al estilo Telltale (“Fulanito recordará lo que dijiste”), sino que es toda una aventura descubrir qué acciones de Sean repercuten en la historia. Hay finales que solo fueron vistos por el 2% de los jugadores (según las propias estadísticas del juego). Mucha tela para cortar.

Finalmente, el apartado técnico sigue teniendo algunos glitches gráficos que ya son moneda corriente. La dirección de arte es lo mejor del apartado visual y en este episodio en particular, la banda sonora suma incluso más: tiene temas licenciados, como D.A.N.C.E., de Justice.

¡Si queres chatear con nosotros sobre juegos y encontrar gente con quien jugar sumate a nuestro canal de Discord en discord.malditosnerds.com!

En esta nota
  • Life is Strange