ANÁLISIS | Killing Eve S02E01: Do You Know How to Dispose of a Body?
Análisis

ANÁLISIS | Killing Eve S02E01: Do You Know How to Dispose of a Body?

Entre todas las maravillas televisivas (¿?) que nos dejó el 2018, figura esta peculiar relación que rompe cualquier barrera.  

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

El 2018 nos dejó varias series nuevas de esas que patean un poquito el tablero y nos entregan una temporada redonda y perfecta, casi imposible de superar. Ahí es donde entran las dudas, y cuando se acerca el próximo estreno, siempre pensamos que es poco probable que puedan volver a repetir la hazaña original. “Killing Eve” nos trajo un particular juego del gato y el ratón de la mano de Eve Polastri (Sandra Oh) y Villanelle (Jodie Comer), un enfrentamiento de psiques tan opuestas como complementarias pero, sobre todo, dos personajes únicos para una TV que necesita alimentarse constantemente de singularidad.

Phoebe Waller-Bridge -creadora de “Fleabag” y de este drama de BBC America- dio un paso al costado en su tarea como guionista durante esta segunda temporada, pero la historia parece no haber sufrido con el cambio, al menos no con “Do You Know How to Dispose of a Body?”, primer episodio de esta entrega que arranca exactamente 30 segundos después de los acontecimientos de la anterior. Seguimos en el departamento de Villanelle (también conocida como Oksana Astankova) en París, hasta donde Eve logró rastrear a su presa después de que esta atentó contra Konstantin Vasiliev (Kim Bodnia), su “jefe”, y después de que Polastri fuera despedida del MI-6.

Gravemente herida, Oksana logra huir del departamento justo a tiempo, no sólo para escapar de Eve, sino de los asesinos de “Los Doce” -organización para la que trabaja, o mejor dicho, trabajaba- que vienen a borrar los cabos sueltos. La confusión del momento ayuda a las dos mujeres marcadas por la urgencia: la de Villanelle de encontrar asistencia médica, mientras huye de las autoridades; y la de Polastri, perturbada por el acto violento que acaba de cometer, sin saber si su víctima sigue con vida.

No olvidemos que Eve no es una persona de acción, sino más bien el cerebro de aquella pequeña operación montada por Carolyn Martens (Fiona Shaw) para atrapar a esta elusiva asesina. Cada pista las fue acercando en una vía de doble circulación tan fascinante como peligrosa, y así la curiosidad pronto se convirtió en obsesión para estas dos mujeres tan diferentes que vieron en la otra una pequeña escapatoria para sus propias vidas. En el caso de Polastri, la monotonía del matrimonio y el trabajo de escritorio, al que desea retornar sin prisa ni pausa, tratando de borrar todos los acontecimientos de estos últimos meses.

Nadie sabe con certeza qué pasó en París entre ella y Villanelle, y es ahí donde el peso del miedo, la culpa y la mentira empiezan a sofocarla; pero Carolyn decide traerla de vuelta al ruedo porque el trabajo de Astankova y “Los Doce” es mucho más extenso que su conocimiento inicial. “Do You Know How to Dispose of a Body?” se concentra en los pequeños detalles del ‘después’ dejando que las erráticas acciones de Eve hablen por sí solas. Un pequeño descarrilamiento que se vuelve a encausar cuando su mente empieza a concentrarse en el nuevo caso que tiene por delante.

Si todo es confusión y estrés para Polastri, la frialdad de Villanelle viene a equilibrar esta balanza. Su cuerpo malherido no siempre le responde, pero su astucia no mengua en ningún momento ¡(será porque evita las drogas?). Tampoco su honestidad brutal, su encanto aniñado y su brutalidad inescrupulosa cuando la situación lo amerita… claro, siempre ante su visión particular de los hechos. Antes de seguir su camino rumbo a Londres para retomar el encuentro con Eve, Oksana hace una parada en el hospital y es acá donde Comer y los matices de su personaje vuelven a lucirse. Porque es así, “Killing Eve” se apoya constantemente en sus protagonistas y la curiosa relación que se estableció entre ellas (a la distancia y personalmente), dejando que el suspenso, las organizaciones secretas y los asesinos a sueldo sean una pequeña excusa para llevar adelante este juego, mucho más “serio” de lo que parecía a primera vista.

Relaciones peligrosas

El director Damon Thomas y la guionista Emerald Fennell conjugan drama, tensión, peligro y toques de humor negro que cortan más de una situación, generando algunos de los momentos más incómodos que nos regaló la serie hasta ahora, al menos, para el espectador. Así, este primer episodio se nos presenta como un camino inverso, no sólo una vuelta al hogar para Eve tratando de enmendar su caótica vida, sino una especie de vuelta a la casilla de salida para encarar la situación (y a Villanelle) de otra manera.  

Ya hubo una persecución y ya hubo un encuentro (bah, varios). Ahora el panorama parece revertirse y el futuro se puede tornar mucho más peligroso para Eve y los suyos. Un acierto para el show si decide seguir por este camino (donde la presa se convierte en cazador), jugando con el punto de vista de etas dos mujeres que, como los opuestos, siempre se terminan atrayendo.  

En esta nota
  • killing eve