Mejor solo...
Análisis

ANÁLISIS | Arrow S07E17: Inheritance (Spoilers)

El último episodio de Arrow nos mete de lleno en el pasado de Emiko Queen, y un presente en el que nada parece ser lo que es.   

Avatar de Jessica Blady

Por: Jessica Blady

Si “Star City 2040” nos llevó a pasear por el futuro, “Inheritance” nos traslada un poquito al pasado para conocer las peripecias de Emiko Queen, media hermana de Oliver que, sabemos, no es tan santa como dice ser. Después de un comienzo con algunos tropezones, ambos lograron encontrar un punto de conexión para empezar a forjar esa relación que les fue negada por papá Robert (Jamey Sheridan), pero cargando el peso de la culpa y la necesidad de subsanar los errores del patriarca, Ollie no logra ver la verdad sobre su hermana, aunque la tenga enfrente de los ojos.

Laurel parece ser la única que intuye que Emiko anda metida en algo más turbio que vengar la muerte de su mamá. Lo que le queda es encontrar alguna prueba fehaciente, pero al ser herida por la chica (mientras le seguía los pasos) decide buscar un poco de ayuda por parte de Felicity, quien puede llegar a creer en su palabra. Cuando llega a la residencia de los Queen, su cómplice no está a la vista, y se arriesga a confesarle todo lo que sabe a Ollie, a riesgo de quedar como la villana de la historia.

Lance le cuenta que Emiko estaba presente en Slabside la noche en que Ricardo Diaz fue asesinado, y hay testigos que aseguran que la Nueva Green Arrow fue la responsable de la muerte. Claro que Oliver no piensa caer tan fácilmente y quiere darle el beneficio de la duda a su hermanastra, pero al seguirla esa misma noche, descubre que la chica trabaja codo a codo con el elusivo criminal conocido como Dante. Las evidencias son ineludibles, y detrás de estos golpes parece estar la figura del Noveno Círculo (Ninth Circle), una antiquísima organización terrorista que hizo acto de presencia comiquero en “Green Arrow: Rebirth”, de la mano de Benjamin Percy y Otto Schmidt.

Si no es Skynet, es Archer

Después de varios golpes en diferentes laboratorios y empresas, y el robo de materiales sensibles, el Team Arrow concluye que la organización tiene planes para desatar un ataque de drones con gas tóxico a lo largo y ancho de la ciudad. Durante uno de estos atracos, a Emiko la dejan de lado, oportunidad para que Oliver le pida algunas explicaciones. La chica asegura que está trabajando infiltrada con la única misión de desbaratar esta banda desde adentro. Eventualmente, le tira al equipo un par de pistas falsas sobre el posible hurto de uranio, otra jugarreta para mantenerlos alejados de los verdaderos planes del Ninth Circle.

Resulta que la vida de Emiko fue bastante complicada después de que papá Robert decidiera dejar de apoyarla económicamente a ella y a su mamá a la edad de once años. Las circunstancias desesperadas la pusieron a trabajar para el crimen organizado, y así terminó cruzando camino con Dante, quien se convirtió en su mentor y su aliado. Claro que nada de esto justifica las acciones atroces que lleva adelante la organización terrorista, y a pesar de que Ollie intenta “salvar” a su hermana y desligarla de estos actos criminales, la realidad evidencia todo lo contrario y pone a la chica a la cabeza del Noveno Círculo.

Al final, lo del gas tóxico resultó ser una extraña treta que, seguramente, oculta un plan mayor y más diabólico para Star City o el Team Arrow. Dante y Emiko logran escapar, y a pesar de que la ciudad no sufre daño alguno, la joven Queen se guarda algunas cartas bajo la manga y empieza a amenazar la carrera de Lance como fiscal de distrito. Por un lado, testigos que empiezan a morir (cuando todas las pruebas apuntan hacia ella), y al final las fotos filtradas de su relación con Diaz, las que podrían revelar que esta Laurel no es la que todos creen.

No se puede confiar ni en la familia

“Inheritance” es un capítulo con mucha información y conexiones con el pasado -el intento de Emiko por advertirle a papá sobre el atentado al Queen’s Gambit, que desecha ante el desprecio de este-, pero poco peso narrativo, al menos, hasta que sepamos las verdaderas intenciones del Noveno Círculo. Claro que ya le echaron el ojo al proto Archer de Felicity, lo que nos podría dar alguna pista de los acontecimientos que se vienen, esos que parecen repercutir hasta el futuro de 2040. ¿Estará todo conectado a los ataques que Smoak, Mia y Wiliam tratan de detener?  

Los últimos episodios de esta temporada nos lo dirán (o no), mientras tanto nos queda un capítulo correcto de transición y algunas revelaciones, que saca a relucir la verdadera cara de varios personajes y pone en jaque las decisiones de muchos otros, sobre todo cuando están cegados por los lazos familiares. Ahí lo tenemos a Oliver, queriendo confiar en su hermana y echarle la culpa a los errores del pasado, sin darse cuenta que, muchas veces, las elecciones no tienen nada que ver con la herencia.   

En esta nota