loader image

ANÁLISIS| I Am the Night S01E01: Pilot

TNT sigue sumando talentos cinematográficos a la moda cada vez más incipiente de las miniseries y “eventos televisivos”. Sam Sheridan es el creador de “I Am the Night”, una thriller de época plagado de misterios y todo el noir de las del cuarenta y cincuenta. La historia -inspirada en el libro “One Day She’ll Darken: The Mysterious Beginnings of Fauna Hodel”, escrito por la propia Hodel, un apellido íntimamente ligado al oscuro crimen de la Dalia Negra– nos lleva al año 1965 en un pueblito de Sparks (Nevada), donde Pat (India Eisley), jovencita de 16 años, atraviesa los pormenores de ser adolescente y mestiza en épocas donde el racismo y la segregación siguen estando a la orden del día.

Aunque su piel blanca y sus ojos claros puedan decir lo contrario, Pat no es bien recibida por sus compañeras caucásicas. Tampoco por las afroamericanas, si bien tiene mucha más afinidad con ellas y su noviecito Lewis Ferguson, un muchacho con aspiraciones, pero no las suficientes como para darle un buen pasar y alejarla de una mamá alcohólica, Jimmy Lee (Golden Brooks), quien a pesar de no ser muy afectiva siempre  busca lo mejor para su hija.

Pat intuye que algo de su pasado no encaja muy bien, como ella, quien no logra encontrar su lugar en el mundo. Finalmente descubre que Jimmy Lee es su madre adoptiva y que su verdadero nombre es Fauna Hodel, hija de Tamar Hodel, una mujer blanca, y un padre afroamericano desconocido. Todo su universo se desmorona y, ante la falta de respuestas, decide contactar al doctor George Hodel (Jefferson Mays), su abuelo materno que vive en Los Ángeles.

 

 

Mientras tanto, en esa misma ciudad, el periodista Jay Singletary (Chris Pine) lleva a cabo una asignación un tanto reprochable. Sus días, en general, carecen de glamour y trabajos dignos, compensados con algunas adicciones y varios traumas heredados de la guerra de Corea, pero mucho más por ciertas historias publicadas que arruinaron su reputación. Jay tiene una nueva oportunidad para redimirse y conseguir fotos de un caso que tiene a la policía bastante alterada: el cuerpo mutilado de una joven llamada Janice Brewster.

Lo que Singletary no sabe todavía es que su futuro inmediato está a punto de cambiar y que va a volver a cruzar caminos con el doctor Hodel, al mismo tiempo que Fauna llega a la ciudad para encontrarse con su abuelo, al parecer, un hombre de temer. Así, la joven está a punto de entrar en la boca del lobo y en un submundo de perversiones, mentiras y secretos del que sus madres (la biológica y la adoptiva) siempre trataron de protegerla.

El episodio piloto de “I Am the Night” vuelve ajuntar a la directora Patty Jenkins (“MujerMaravilla”) con su Steve Trevor, una dupla potente y ganadora dentro de esta historia que mezcla la ingenuidad de Fauna y toda una época, con los pormenores de uno de los crímenes más violentos (y sin resolver) de la costa Oeste de los Estados Unidos.

 

Ningún periodista modelo

 

Jenkins y el guión de Sheridan se toman su tiempo para presentarnos a la jovencita y su contexto, una detallada puesta en escena que nos recuerda la convulsionada década del sesenta entre la pérdida de la inocencia americana (después del asesinato de Kennedy), los disturbios raciales, la violencia policial y las frivolidades de los ricos y poderosos. Eisley es el alma de esta historia, un personaje en constante conflicto con su madre y su identidad, dispuesta a alejarse de la seguridad de su entorno para encontrar respuestas a algunas preguntas que, tal vez, ni debería hacer.

Acá, el relato se agarra de una narración clásica y pausada para atraparnos poco a poco, dándonos a entender que Fauna y Jay van a cruzar indefectiblemente sus caminos, pero también se van a sumergir (y nosotros con ellos) en un mundo demasiado truculento. Un buen inicio para los amantes del policial negro, gustosos de sus tramas retorcidas y de la exploración de la psique de los protagonistas. Este piloto tiene la dosis justa de misterio y atractivo visual para mantener el interés de la audiencia a lo largo de otros cinco episodios.