loader image

Análisis | Bury Me My Love

El común denominador de “la gente” relaciona juegos de celulares con títulos como Candy Crush. Experiencias casuales, pasatistas y que pueden volverse una forma bastante sencilla de desperdiciar mucho dinero. Incluso juegos más complejos caen en las garras de lo “freemium” y acomodan sus mecánicas para explotar las billeteras de los usuarios. Pero a la par de todos esos juegos que tanta polémica a veces despiertan, se encuentran títulos que aprovechan el medio y que nos movilizan aspectos más allá de lo simplemente lúdico. Me refiero a los Monument Valley, a los 80 Days y, por supuesto, a Bury Me My Love.

Este juego salió originalmente para iOS y Android y nos contaba una historia simplemente a través de mensajes de texto entre una pareja Siria en el contexto de la crisis de refugiados. Los mensajes (en una interfaz simil WhatsApp) se iban entregando en tiempo real, esto significaba que si el personaje tardaba tres horas dentro del juego en contestar, lo mismo iba a suceder en la vida real. La búsqueda de los desarrolladores fue simular lo que sucedería si realmente estuviéramos teniendo una conversación con alguien en el mundo no virtual y esa decisión fue realmente efectiva. Lamentablemente esa sensación de desesperación e impaciencia se pierde un poco con estos porteos a Nintendo Switch y PC donde los mensajes nos van cayendo uno atrás del otro dando saltos constantes en el tiempo. Sin embargo lo que se mantiene, afortunadamente, es la dinámica de sus personajes, lo movilizante de esta historia y lo doloroso de algunas situaciones por las que vamos a atravesar.

Bury Me My Love nos coloca en la piel de Majd, un muchacho que recibirá los mensajes de Nour, su novia, quien está tratando de dejar atrás Siria para llegar a Europa (más precisamente Alemania) y así lograr un mejor presente que el que tienen en la ciudad de Homs en medio de una crisis de constante conflictos bélicos, políticos y sociales. Majd decide quedarse para cuidar el negocio familiar y para seguir ayudando a sus vecinos; por eso es que no puede acompañar a Nour en su vieja. Ella cuenta con su teléfono, algunos miles de euros y pocas provisiones y equipaje para lo que va a ser un viaje complejo. Cuán lejos llegue Nour o qué le vaya sucediendo en el camino dependerá un poco de nosotros; ya que a cada mensaje de ella que nos llegue, tendremos que decidir cómo responder. Si bien hay algunos automatizados, la idea es que ante cada encrucijada, Majd le diga qué le conviene hacer (incluso cuando él y nosotros podamos llegar a tener plena confianza en lo que Nour decida hacer). Estas sugerencias van a ir determinando el destino de esta historia y de estos personajes: a dónde dirigirse, cómo interactuar con otras personas, en qué gastar el dinero, etc.

Nour nos irá mandando fotos de la gente que conoce en el camino

Ninguna de estas decisiones son fáciles de tomar. Incluso cuando en el comienzo se trata de subirse o no a un taxi que nos exige mucho dinero para cruzar Damasco, ya sentimos un peso enorme en las repercusiones que esto puede llegar a tener. Somos consciente en todo momento, a través de las conversaciones que ellos tienen, de lo compleja de la situación en esta región. De manera bastante natural, ellos van charlando de bombardeos que ocurren en ciertas ciudades, de lo que sufren los refugiados, de cómo es la situación en ciertos campamentos y de cómo responden los gobiernos y las fuerzas policiales/militares a este contexto. Por lo tanto cuando tendremos que decirle a Nour si salir a explorar una cierta ciudad en Turquía o esperar al otro día para probar suerte en el auto de un contrabandista, vamos a saber que hay muchísimo en juego. Bury Me My Love genera una sensación de urgencia y tensión constante pero lo hace de la manera más sutil y subliminal posible. Nada se nos tira en la cara de manera apresurada y torpe, todo está hecho con mucha fineza.

Uno de los efectos que mejor produce este juego (incluso con las elipsis temporales que maneja) es darnos una sensación de impotencia constante ante lo que le sucede a Nour. Por más que podamos aconsejarla sobre qué hacer o no y sabiendo que lo que le digamos va a desembocar en que tome un cierto camino (un poco al estilo “Elige Tu Propia Aventura), hay muchos factores que están fuera de nuestro control. Nos sentimos todavía más impotentes que cuando se muere algún personaje o tomamos una mala decisión en títulos narrativos como Life Is Strange por ejemplo. Bury Me My Love nos expone a la crudeza y a las reglas del mundo actual en el que vivimos, en donde millones de personas sufren día a día las consecuencias de conflictos geopolíticos interminables. Ese mundo es imperdonable y es un enemigo al cual no podemos vencer.

Nour tendrá que cruzar todo tipo de obstáculos

Todos estos factores provocan que ninguna decisión sea fácil de tomar y nos va a agarrar mucha culpa si Nour pasa hambre, frío o si gente a su alrededor comienza a desaparecer. Para colmo podemos tener hasta 19 finales posibles y varios de ellos pueden terminar en tragedia o, como mínimo, con ella no cumpliendo del todo su objetivo. A pesar de tener tantas ramificaciones, siento que aquel final que nos toque por primera vez va a ser el que más nos afecte y aquel que más recordaremos. No se trata de platinar este juego o de completarlo al 100%, se trata de la conexión que podamos hacer con estos dos personajes y cómo vamos a llevarnos con todo el abanico de emociones por el que les toca atravesar.

Al final de cada intento de llevar a Nour a destino, nos aparecerá un cartel que nos dice que debemos comenzar de nuevo y explorar otras decisiones. Lamentablemente eso significa que vamos a tener que volver a leer todas aquellas conversaciones que hayamos tenido, ya que no todo lo que decidamos hacer con Nour va a ser completamente distinto. Esto es un factor que no incentiva mucho a la rejugabilidad, sobre todo con la primer parte de este viaje y más cuando ya es la tercera o cuarta vez que queremos revisar esta historia. Quizás se podria haber implementado un sistema para volver a momentos claves luego de una primera pasada, pero al mismo tiempo podría sentirse como una gamificación forzada de una experiencia que busca la inmersión constante de hacerte sentir impaciente y preocupado por el destino de un ser querido (una sensación lamentablemente muy familiar hoy en día).

Otro aspecto que podría lograr un mayor impacto todavía es el de la presentación general de este porteo. En su versión de celulares es entendible que no se preocuparan por generar fondos atractivos o un apartado visual impactante (a fin de cuentas, es una conversación de texto entre dos personas), pero al jugarlo en una consola o en una PC y estar tirado en un sillón, se queda a medio camino. A medida que Nour nos envía algunas fotos, estas se vuelven el paisaje estático que se coloca detrás de la conversación. Sin embargo no son ni muy frecuentes estas imágenes ni tampoco del todo atractivas, incluso cuando las ilustraciones están bien realizadas. Lo mismo sucede con la música dentro del juego, que se activa de una manera que parece aleatoria, aunque seguro está diagramado cuándo debe entrar. Los temas son demasiado similares entre sí y, honestamente, no me movilizó ni un cuarto de lo que lo hacía cada mensaje de texto de Nour.

Los centros de refugiados cumplen un papel importante en la historia

La versión definitiva de Bury Me My Love es aquella para dispositivos móviles y es la que aprovecha mejor al medio en el que se está jugando; es en donde más sentido tiene la dinámica de ir recibiendo mensajes y aquella que más tensión nos puede generar. Así todo y si lo tuyo no es jugar en celular, la versión de Switch y de PC siguen siendo una experiencia obligatoria para todas aquellas personas que estén dispuestas a emocionarse, a compenetrarse en una historia guionada y contada con mucha naturalidad y con mucho amor, pero también con mucha crudeza sobre la dura realidad que le toca vivir a Medio Oriente y a los refugiados. Bury Me My Love no se esconde a la hora de criticar la visión que predomina sobre este conflicto y aprovecha muy bien sus recursos para desnudar la discriminación y la xenofobia latente en esa región y en Europa. Todo esto a un precio realmente reducido y que se justifica con cada mensaje que recibimos y cada decisión que tomamos.

BURY ME MY LOVE

10/1/2019 (PC, SWITCH, IOS, ANDROID)
7.5