Análisis

Primeras Impresiones | Aliens Fireteam Elite: en el espacio nadie te escuchará jugar

Tuvimos un acceso anticipado al nuevo juego de la saga Aliens y lamentablemente no tenemos las mejores noticias

A la hora de analizar un juego uno trata de ser lo más respetuoso posible con el estudio que lo desarrolla y con sus trabajadores. Mientras que uno no va a dejar de criticar lo que prueba, la idea es hacerlo sin faltar el respeto ni entrar en prejuicios poco felices. Sin embargo lo primero que me surgió pensar a la hora de probar Aliens: Fireteam Elite es que este era un juego muy al estilo World War Z o Left 4 Dead al cual le estamparon la skin de una de las franquicias de horror sci-fi más icónicas de todos los tiempos. Por ahora no tengo forma de saber si el proceso del desarrollo siguió este u otro camino, pero sea cual sea el trayecto que viene atravesando este juego el resultado va a ser el mismo y no es para nada alentador.

Si bien algunas de las falencias que muestra Aliens: Fireteam Elite en este acceso anticipado se podrán mejorar, la experiencia base y troncal no creo que evolucione demasiado de acá al 24 de Agosto cuando salga al mercado. Lamentablemente este nuevo título desarrollado por Cold Iron Studios parece sufrir lo mismo que muchísimos juegos hechos en una pandemia mundial: una falta de pulido atroz. Para colmo, Cold Iron Studios fue vendido por cuarta vez en 2020, demasiado para un estudio que fue fundado hace tan solo seis años.

Aliens: Fireteam Elite - Announce Trailer

En resumidas cuentas Aliens: Fireteam Elite es un shooter cooperativo que nos propone misiones dentro del universo Alien y la enorme mayoría de ellas tienen la misma estructura: respondemos a un llamado de ayuda o vamos a investigar una base o nave y tendremos que ir del punto A al punto B mientras vamos eliminando horda tras horda de xenomorfos. Eventualmente tendremos ciertas secuencias programadas en las que activar un ascensor, un motor o la excusa que sea para hacernos quedar durante algunos minutos en la misma habitación. Por lo general, tendremos alguna especie de jefe final o un enemigo un poco más fuerte de lo normal para terminar la misión y así volver a nuestra base.

El loop de jugabilidad y la propuesta general de este título se sienten extremadamente familiares y es una fórmula que ya hemos visto explotada decenas de veces. Pero eso por sí solo no debería ser una mala noticia; si este tipo de juegos se siguen haciendo de manera tan frecuente es porque rara vez uno se aburre de bajar oleadas de zombies, monstruos o el enemigo de turno junto a otros amigos o amigas. El problema es que Aliens: Fireteam Elite es la versión menos inspirada, insulsa, tosca y genérica de esa fórmula. Nada en este juego se siente del todo bien o pulido; ni disparar, ni movernos, ni las habilidades, ni las animaciones nuestras o de nuestros enemigos. Pocas veces logra momentos de genuina tensión o espectacularidad, algo fundamental para un género que pide repetir los mismos objetivos una y otra vez y que se ancla en estos momentos para pegar un cambio de ritmo y sentirse fresco.

image.png

Como shooter en tercera persona deja bastante que desear tanto si lo jugamos de manera cooperativa como en solitario. Las mecánicas de disparo no se sienten del todo ajustadas y las armas no parecen tener peso alguno. Las balas no se sienten como si realmente impactaran en los enemigos y todo resulta muy flotado. Para colmo los escenario están llenos de coberturas que no vamos a usar en prácticamente ningún momento: los xenomorfos son enemigos que te atacan cuerpo a cuerpo y en manada, por lo cual vamos a estar rodando constantemente y corriendo por nuestras vidas; lo último que nos conviene hacer es quedarnos estáticos en cobertura. Cada tanto aparece algún que otro alien que nos dispara ácido o algún elemento similar, pero la frecuencia y la velocidad con la que lo hacen no requiere que nos agachemos detrás de ninguna estructura. Como muchos aspectos en Aliens: Fireteam Elite, esta mecánica no se siente tan bien pensada ni coherente como una pieza de un todo; es un juego lleno de incongruencias que lo vuelven repetitivo y tedioso muy rápidamente.

Si jugamos por nuestra cuenta, nuestro fireteam se va a completar con bots que son más competentes de lo que parecen. Si bien a simple vista puede parecernos que nunca están bien ubicados, las estadísticas van a indicar que matan cientos de xenomorfos en cada partida. Si jugamos con otras personas, cada uno podrá elegir entre cuatro clases diferentes con distintas armas y habilidades. No son nada revolucionarias y sus nombres menos (artillero, demoledor, técnico y médico) pero lo medianamente interesante es que tienen habilidades tanto de soporte como de ataque que se van recargando constantemente cuando las usamos. Ese es un componente RPG que aunque sea distingue un poco a una experiencia que es por demás genérica.

image.png

Después de haber tenido en 2015 un juego como Alien Isolation que retrata tan bien el sentimiento y la sensación de horror de la película original, jugar algo como Fireteam Elite es una experiencia diametralmente opuesta. Pero mientras se pudo haber sentido como la Aliens de Cameron, el juego desarrollado por Cold Iron se termina pareciendo a las peores partes de Alien 3 o 4. No parece haber demasiada cabeza puesta en cómo están diagramados los encuentros ni en la inteligencia artificial de los enemigos. Cada tanto aparecen xenomorfos más fuertes que se esconden en ductos de ventilación y que volverán para atacarnos más tarde, pero nada nos logra despertar el más mínimo susto o incomodidad. Cuando por partida nos vamos a cruzar con miles de aliens, su eficacia para sorprendernos se reduce notablemente.

Un aspecto que probablemente trabajen con el feedback de los usuarios es el balance de las armas, personajes e items. Las escopetas terminan siendo prácticamente el único tipo de arma que vale la pena usar. Cualquier otro rifle o pistola me resultó muy poco preciso para la velocidad y la cantidad de enemigos en pantalla; en cambio con la escopeta era imposible fallar y su efectividad era notable incluso a distancia. Clases como la del Médico permiten poner una baliza que va curando constantemente a todos los integrantes del equipo en un cierto radio, haciendo nula la necesidad de usar medkits. Al mismo tiempo clases como la del Artillero van a necesitar un lavado de cara para resultar interesantes, ya que al lado del Demoledor que puede lanzar misiles desde una mochila en su espalda, no tiene nada muy innovador para ofrecer o divertido de usar.

image.png

Quizás la mejor decisión que toma el juego es la de introducir tarjetas a modo de modificadores para alterar las partidas. Con esas tarjetas podemos, por ejemplo, hacer que todos los enemigos exploten haciendo daño cuando los eliminamos (afectando también a los jugadores) a cambio de un boost de experiencia; otras proponen terminar la misión en una cierta cantidad de tiempo o ir disminuyendo nuestra vida constantemente pero recargándola con cada xenomorfo que matemos. Sin embargo hubo algunos casos donde las tarjetas no parecían ofrecer una situación de riesgo/recompensa, sino simplemente daban un beneficio más que marcado que parecía casi un cheat. Nuevamente, esto es algo que quizás balanceen mejor de acá a la fecha de salida.

El tiempo dirá qué destino le depara a Aliens: Fireteam Elite. Lamentablemente mi primera impresión es bastante negativa y me cuesta encontrar puntos destacables en una fórmula que si bien ha sido explotada hasta el hartazgo, en general termina siendo efectiva. Pero Fireteam no logra ejecutar bien los aspectos fundamentales de shooters cooperativos con oleadas de enemigos y termina desperdiciando una de las franquicias más queridas de todos los tiempos.

Dejá tu comentario